Los médicos no tienen perdón del pueblo. Mercaderes de la salud, son los únicos privilegiados que no trabajan las 8 horas de laburo que todo mundo cumple. Se roban insumos médicos, se roban equipamiento de hospitales públicos y, lo principal, se roban la vida de la gente.

— Gisela López Rivas (@giselalopez68) 12 de diciembre de 2017