Brasil 2014

Alemania, o cómo golear caminando

Parecía un amistoso previo, pero fue por el Mundial. Dos cosas quedaron claras tras el primer compromiso del grupo H: a Alemania le sobra, a Portugal le falta.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Barraza / La Paz

00:31 / 17 de junio de 2014

Se esperó un partido más equilibrado, pero no. Los alemanes demostraron que les sobra y previas evaluaciones ratificaron que son candidatos; a los portugueses les falta y les costará obtener puntos. Müller, casi bostezando, lleva tres goles y ya anotó ocho en dos mundiales.

Casi sin transpirar, caminando, guardando en el banco reservas oro (Schweinsteiger, Schürrle, Klose, Podolski), Alemania le pasó la escoba a Portugal y de paso le avisó al resto, como el león que lanza un rugido para que toda la selva escuche y tiemble: 4 a 0. Parecía un amistoso previo, pero fue por el Mundial. Dos cosas quedaron claras tras el primer compromiso del grupo H: a Alemania le sobra, a Portugal le falta.

Esperábamos un choque más proporcionado, no lo hubo. Al no haber equivalencias, se trunca el análisis. Alemania respondió a las evaluaciones previas: es candidato. A Portugal le va a costar horrores obtener puntos frente a Estados Unidos. Para peor, se quedó sin Coentrao y sin Pepe. Cristiano Ronaldo tuvo una tarde fantasmal.

Thomas Müller, casi bostezando, hizo tres goles y ya lleva 8 en dos mundiales (este recién empezando). Y con solo 24 años. Ya en Sudáfrica, en el primer partido, se vio la enorme categoría del volante-delantero.

AGARRÓN ES PENAL. El primer gol alemán llegó vía un penal que cometió Joao Pereira a Mario Gotze. En muchos medios se discutió la falta, pero no puede existir la menor duda. El portugués intentó de todas formas sofrenar al joven del Bayern. Y tras varios manotazos, finalmente lo sujetó lo suficiente como para hacerlo caer. Sin el impedimento, Gotze hubiese podido rematar al gol. Si el impedimento es ilícito, hay penal. Cabe felicitar al juez serbio Milorad Mazic. No dudó un instante y sancionó. La FIFA, además, alertó de que se pondría énfasis en los agarrones. El hincha —y sobre todo la prensa— debe acostumbrarse a que lo ilícito es punible. Si los jueces dejan pasar el agarrón, el fútbol habrá perdido una batalla importante: luego habrá decenas en cada pelota parada.

PEPE, AFUERA. Mazic tuvo otro gran acierto: expulsar a Pepe. Primero le tiró un manotón a Müller, luego, cuando éste cayó, lo fue a amedrentar. Pero acá no está en España, no lo protege la camiseta. Y vio la roja. Brillante. El fútbol está hastiado de las agresiones y el matonismo de Pepe.

ADECENTAR EL JUEGO. Maxi Pereira, el combativo lateral uruguayo expulsado ante Costa Rica, también debiera recibir un castigo ejemplar. Pegó una patada salvaje cuando ya el 3-1 en contra era irremediable. El atacante costarricense no lo provocó de ninguna forma. Pereira pegó de impotente. Hay que limpiar el Mundial de estas actitudes.

UN ACIERTO: EL AEROSOL La implantación (a nivel universal desde esta Copa), del aerosol para delimitar la distancia en las barreras, es un avance magnífico del fútbol. Está probado: da resultado. Los jugadores no se pasan de la raya y esto acrecienta la posibilidad de ver goles de tiro libre. Los adelantamientos de las barreras nos han robado miles de goles a lo largo del tiempo. Muy positivo.

UN TÉCNICO A LA DERECHA.  Alejandro Sabella, DT de Argentina, reconoció en la conferencia de prensa post Bosnia su falla en la formación del equipo: “Fueron errores míos”. Pero no alcanzó. Los hinchas trinaron en las redes sociales por el temor insólito que mostró ante un rival que merece toda la consideración, pero no jugarle con tantas precauciones. La prensa lo criticó con dureza, pero el peor palo lo recibió de sus propios jugadores. Messi, Mascherano, el arquero Romero, todos le bajaron un mensaje tajante: “Los rivales merecen respeto, pero Argentina debe pensar más en sí misma. Así no debemos jugar más”. La autoridad futbolística del entrenador quedó totalmente menoscabada. El miedo no factura nunca.

COPAMIENTO. De los 74.378 espectadores que pagaron ingreso en el Maracaná para ver Argentina-Bosnia, más de 40.000 eran argentinos. Fue impresionante. “Y ya lo ve... y ya lo ve... somos locales otra vez...”, cantaban. Un diario carioca tituló: “O Maraca e deles”. Y en Lance se preguntaron “¿Cómo hicieron para conseguir tantas entradas?”. Otro caso de copamiento fantástico lo protagonizaron los hinchas colombianos el sábado último en Belo Horizonte. De los 57.154 boletos, el 90% serían cafeteros, pues todo en las tribunas era amarillo.

¡MENOS MAL QUE GANÓ! “La celebración del Mundial dejó 3.000 riñas, 9 muertos. Así no es”, escribió el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, en su cuenta de Twitter. Fue lo que desató la victoria 3-0 sobre Grecia. Y anunció que prepararán un plan preventivo para el jueves, cuando Colombia enfrente a Costa de Marfil. Además, se registraron otros 100 heridos con arma blanca, 15 con armas de fuego, accidentes de tránsito, bloqueos, etc., según informó El Espectador. “Y eso que regía ley seca, pues el domingo hubo elecciones presidenciales en Colombia”, completa Juan Cruz Borbón, periodista cafetero que nos acompaña en el Centro de Prensa.

NI CERCA DEL GOL. El Mundial venía extraordinario: 12 partidos, ningún empate y 41 goles (3,42 por juego, lo mejor desde Suecia 1958). Hasta que jugaron Irán y Nigeria (0 a 0). Lejos, lo peor del torneo. Confirmaron por qué nadie quería entradas para ese partido. De los iraníes no se esperaba mucho, pero de los africanos hace 30 años venimos escuchando que son la potencia del futuro. No lo compartimos. Se trata de un fútbol puramente físico, a ratos emocional, pero no inteligente, por eso nunca se les advierte una táctica. Y aparte carecen de fundamentación técnica. No dominan la pelota, la atropellan, carecen de precisión, corren como alocadamente. La limitación técnica la reflejan, sobre todo, en el remate, casi siempre son defectuosos. Camerún debió ser goleado por México, Nigeria no mostró nada y Ghana batalló frente a Estados Unidos, aunque sin brillar. Costa de Marfil, en cambio, gustó frente a Japón. Pero, claro, Yaya Touré y Didier Drogba son marfileños. Con apenas dos cracks así ya se puede intentar algo mejor. Y Argelia debuta esta tarde con Bélgica. Cinco plazas directas para África obedecen más una cuestión política y demográfica que futbolística.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia