Brasil 2014

El Día llegó: hay Mundial

La única certidumbre es que se juega el primer partido, quién sabe si el último

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Barraza / La Paz

01:23 / 12 de junio de 2014

En otro momento, hace 20, 30 o 40 años, hubiésemos firmado a ciegas que Brasil, en su casa, era campeón. Además, éste no es el Brasil de otras épocas, necesita de un comportamiento perfecto en el campo, ser un equipo compacto para garantizarse el título.

Las críticas, las huelgas, las (no) obras, los estadios (casi) terminados, las protestas sociales, las broncas, las denuncias de corrupción, los congestionamientos de tránsito, el (no) clima de Mundial, tendrán a partir de esta tarde el destino de un expediente ministerial: comuníquese, publíquese y archívese. Eso y noticias como: “Inspecciones de la FIFA”, “Blatter advierte...”, “Romario fustiga...”, “Pelé asegura...”, “Dilma garantiza...” y muchas otras pasan hoy a un riguroso segundo plano, a un ínfimo recuadrito de cinco líneas debajo de todo de la página.

Hoy entra en movimiento el juguete posiblemente más vendido y venerado de la historia de la humanidad: la pelota. Y ahí empieza otro capítulo: el Mundial propiamente dicho, el juego, la emoción, la angustia, el deseo, la premonición, el vibrante galope de los corazones. A partir de hoy lo que acontezca detrás de las tribunas dejará de gravitar y desde mañana no hablaremos más que de fútbol. Al cabo, para eso vinimos, aunque el periodista no puede soslayar el contexto en que se desenvuelve ni dar la espalda al humor ciudadano. Sobre todo cuando los reclamos son tan válidos.

Cuatro años esperando este momento. Y el momento llegó. Los mundiales nos transportan a un estado de gracia emocional único. Es posible que, a nivel de juego, las competencias de clubes —en especial la Champions League— hayan puesto la vara muy alta, sin embargo, el Mundial representa exactamente eso: lo universal. Cualquier gol o incidencia memorable va directo a la historia. Éste es el escenario máximo. No hay más. Futbolísticamente hablando, nada reporta gloria más grande ni más imperecedera.

En otro momento, hace 20, 30 o 40 años, hubiésemos firmado a ciegas que Brasil, en su casa, era campeón. El fútbol se ha emparejado tanto que la única certidumbre es que juega el primer partido, quién sabe si el último. Además, éste no es el Brasil de otras épocas, necesita de un comportamiento perfecto en el campo, ser un equipo compacto para garantizarse el título. Ya no hay monstruos sagrados. Pelé, Garrincha, Didí, Gerson, Tostao, Rivelino, Jairzinho, Zico, Falcao, Junior, Romario, Ronaldo, Ronaldinho son próceres pretéritos, están para salir en los billetes de 100 reales o para engalanar cuadros en las paredes. El ahora es Neymar, un chico al que, muy forzadamente, lo han convertido en astro, más afuera que dentro del rectángulo. “No siento la presión para nada, sé que soy el '10' de Brasil, pero si no me lo dicen ni lo recuerdo”, confiesa él. Y en un punto es absolutamente cierto: con la verdeamarilla juega desenvuelto, confiado, mejor que con la azulgrana del Barça.

Pero no es Superman. Y tiene apenas 22 años. Doscientos millones de compatriotas le exigirán que gane el título, la corona que lave las críticas a la organización, a los atrasos.

Le dijeron que es un dios de la pelota y él no lo desmintió; ahora tendrá que corroborarlo. Si lo consigue, no alcanzará el bronce para tantas estatuas. Si no, el escarnio puede ser duro. Neymar tiene cero miedo escénico. Es un divo tipo Cristiano Ronaldo, cuanto más focos y más parafernalia en derredor, mejor se siente. Es natural en él. No obstante, nadie es inmune. Tuvo una primera temporada floja en Barcelona y millones de internautas ya se preguntan, ¿para qué vino...?”.

La mano experta y triunfadora de Scolari promete una seleçao eficiente, fuerte, firme atrás y potente adelante. Tiene varios, muy buenos jugadores: Thiago Silva, Paulinho, Óscar, Ramires... El mismo Fred es un futbolista sin lucimiento, pero con gol. No está solo Neymar.

La feliz y contundente actuación en la última Copa Confederaciones proporcionó tranquilidad a la torcida, hay confianza e ilusión, aunque reina la prudencia. En una encuesta realizada por O Globo, el 52% de los consultados opinó que Brasil conseguirá “una victoria apretada”. Y no son pocos los que creen que podría perder: 17%. En cambio, el 18% pronostica “un triunfo fácil”.

A Croacia lo analizaremos después del debut. No seguimos la eliminatoria europea como la sudamericana. Pero vale tener en cuenta que el fútbol balcánico tiene mucha tradición y siempre ha dado buenos jugadores. Caso Modric y Rakitic, que estarán ante Brasil, no así Mandzukic, que se pierde el estreno por tener una fecha de suspensión acumulada en la clasificatoria. Además, vale recordar siempre el tercer puesto de Croacia en el Mundial  ‘98, incluida una gran actuación ante el campeón, Francia. Y el olfato de Davor Suker para ganar el Botín de Oro en ese torneo. Siempre hubo excelentes futbolistas croatas.

En su columna habitual en Folha de Sao Paulo, el gran Eduardo Gonçalves de Andrade, Tostao, muestra optimismo con su selección, aunque dispara una crítica velada hacia el conservadurismo de Scolari, y se pregunta, como cierre: “La víspera de la final del Mundial ‘98, Zagallo dijo que Brasil solo podía perder consigo misma. Días atrás, Marín (presidente de la CBF) declaró que apenas una fatalidad podía arrancar la Copa a Brasil. Parreira ya ha dicho que Brasil tiene una mano en la Copa. Arnaldo Ribeiro, de la ESPN, aseguró que Brasil es súper favorito. ¿Alguien pensó en la posibilidad de que Brasil no gane la Copa...?”.

Entre la pelota y la amabilidad nunca discutida de los brasileños, su bellísimo enfoque de la vida, alegre, sereno, resignado, disfrutaremos, estamos persuadidos, de un gran Mundial. A eso vinimos. Lo que no se hizo ya está, queda en la conciencia de quienes sobrefacturaron o mintieron. Ahora es la hora del juego. Y estamos convencidos de ver, desde el juego, un Mundial inolvidable.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia