Brasil 2014

Suárez, un crack de cualquier época

El goleador volvió de una operación de menisco con el Mundial encima y le demostró al DT y a Inglaterra: 2 a 1 con dos goles suyos. Tremendos golazos. Siempre mostrando su clase, su viveza, su fuerza mental y física. Estamos frente a un jugador notable.

Celebración del cuadro uruguayo. Foto: Xinhua

Celebración del cuadro uruguayo. Foto: Xinhua

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Barraza es periodista argentino, columnista de La Razón durante el Mundial.

00:10 / 20 de junio de 2014

Suárez tiene que demostrar”, chicaneó Roy Hodgson el martes en conferencia de prensa. “Puedes ser un gran jugador en tu liga, pero para ser un jugador de talla mundial tienes que brillar en esta Copa”, siguió el técnico de Inglaterra, muy desenvuelto. ¡Ay,  Hodgson,  Hodgson...! El ABC del fútbol dice que nunca debes azuzar a un rival justo antes de enfrentarlo. Un error elefantístico del entrenador británico. ¡Picanear a Luis Suárez...! ¿Cómo un DT veterano y mundialista puede cometer tal desatino...? ¿Quiso achicarlo..., ponerlo nervioso...? ¿No está enterado del temperamento de este fenómeno...? ¿Dónde vive Hodgson... no es en el mismo lugar donde Suárez destaca cada domingo...? Además, Roy es olvidadizo: ya en el Mundial anterior el punta uruguayo deslumbró y Uruguay terminó cuarto.

El goleador volvió de una operación de menisco con el Mundial encima y le demostró al DT y a Inglaterra: 2 a 1 con dos goles suyos. Tremendos golazos. Siempre mostrando su clase, su viveza, su fuerza mental y física. Estamos frente a un jugador notable, crack de todos los tiempos, que aparece puntual en el momento cumbre. Porque volvía de la lesión, porque era frente a Inglaterra, país con el cual tiene una peculiar historia (donde hasta han pedido expulsarlo de la Liga). Y porque Uruguay parecía eliminado y necesitaba de su rescate. Si parece un cuento... Que a nadie le vendan ficciones: Suárez era crack en los '60, en los '80 o en el tiempo que fuera. Su genio y su figura traspasan los tiempos. Empezó de chico en Nacional, pero no es un jugador de cantera, de laboratorio, es un producto de potrero, de barrio, tiene toda la astucia, la picardía que se adquieren en la despareja superficie de la calle, en la áspera disputa con otros bravos. Lo suyo no se enseña, se tiene.

NO ME SAQUÉS... NO ME SAQUÉS...! “Uruguay aparece en el partido límite”, Suele decir Diego Lugano, ausente ayer por lesión. Y ese partido era éste: Inglaterra. Si perdía, se volvía para el paisito. En esta hora, también, nos zumba el oído la frase recurrente del ‘Maestro’ Tabárez: “Para Uruguay ningún partido es fácil... pero ninguno es imposible”. ¡Verdad inmensa como el océano...! Siempre que se precisa dejar el alma, Uruguay la deja. ¡Qué notable...! ¡Cómo metieron pierna esos once...! En un choque con Sterling, Álvaro Pereira recibió un rodillazo (involuntario) en la sien derecha. Cayó desvanecido. Con la desesperación del caso, entraron el médico y los auxiliares. Se puso en pie, tambaleante. “Tenés que salir”, le dijeron, mientras le hacían señas a Tabárez de que lo reemplazara. “¿Qué...? No salgo, no salgo...”, gritaba. Lo encaró feo a Tabárez, lo fulminó con la mirada: “No me saqués, eh... no me saqués...!”. Al técnico no le quedó otra que rebobinar; se volvió a sentar en el banco. Al minuto, Pereira fue a trabar con todo frente a Sturridge y despejó la bola con rival y todo. Una garra de fábula. Cuando se juega así, es difícil perder. Es el milagro del carácter.

INOLVIDABLE CHOQUE. Uruguay 2 - Inglaterra 1 es otro de los sensacionales juegos que nos está entregando el Mundial. Ya, sin átomo de dudas, el mejor que vimos. Fue de una intensidad excepcional, jugado con tal velocidad y entrega que es una postal del fútbol actual: todos dejando todo por la victoria. Nada de especular, a fondo. En ese contexto, muy parejo, la Celeste lo gana por el oportunismo casi increíble de Suárez. En el segundo gol, al principio sospechado por fuera de juego, estaba en regla pues el cabezazo hacia atrás que lo habilitó fue de su compañero en el Liverpool Steven Gerrard.A propósito: ¿qué sentirán hoy los hinchas liverpoolianos...? Ellos aman a Suárez y son hinchas de su selección. Sentimientos encontrados.

UN ROONEY MAGNÍFICO. Rooney marcó su primer gol en los Mundiales. Un futbolista magnífico, el mejor inglés que hayamos visto desde Bobby Charlton hacia acá. (Charlton fue fenomenal, entendía el juego como Wayne). Rooney no tiene la suerte de un ladero que interprete su idea de toque y triangulación. Por eso siempre rinde menos en la selección que en el United. Vaya una mención especialísima para Gary Cahill, un frontón que paró cantidades de avances charrúas con una firmeza y una entrega colosal. No merecía perder. Como no lo merecía Gerrard, otro gladiador que rayó en alto nivel. En Uruguay, fuera de Suárez, todos ganaron una nota alta. Formidable actuación global.

LA PRIMERA VEZ DE COLOMBIA. Con la excepción de Ecuador, los sudamericanos vienen dulces en la Copa. Brasil está virtualmente en octavos, Argentina ganó (y Messi mostró un estado y una ambición prometedores), Chile es el mejor de todos, y ayer fue el turno victorioso de Uruguay y Colombia. La selección de Pekerman enhebró su segundo éxito al hilo, esta vez ante un rival tremendo como Costa de Marfil, que todavía puede decir mucho en este torneo. Es el mejor de los cinco africanos. No brilló el equipo amarillo, tuvo algunas deficiencias defensivas, no obstante, mostró clase y oficio para sacarlo adelante. Es la primera vez que Colombia gana dos partidos seguidos en un Mundial. No es un dato menor. Se va fortaleciendo, dejando sus dudas, encontrando el mejor funcionamiento.

QUINTERO, LA LLAVE. Le faltaba creatividad a Colombia, muchos pases y pases, nada de penetración, poco desequilibrio individual, que es el que genera la situación de gol. En el minuto 53 Pekerman hizo ingresar a Juan Fernando Quintero, la máxima promesa del fútbol de su país, un joven de 21 años con una zurda de lujo, un diez de antes, elegante, profundo. Él le cambió la cara al equipo, le dio claridad, se juntó con el otro zurdo crack —James Rodríguez— y marcó con categoría el segundo gol, a la postre del triunfo. No es preciso memorizar el nombre, lo escucharemos muchísimo en los próximos años. Es un jugador de tres mundiales más.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia