Brasil 2014

El ‘amor de la torcida’, ¿a favor o en contra?

Los brasileños quieren ver sí o sí campeona a su selección en su casa

Fanaticada. Los hinchas brasileños serán locales y esperan ver a su selección alzar la Copa del Mundo.

Fanaticada. Los hinchas brasileños serán locales y esperan ver a su selección alzar la Copa del Mundo. AFP.

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Río de Janeiro

00:46 / 16 de mayo de 2014

La hinchada de Brasil está dispuesta a matar por su selección en este Mundial, una pasión clave para ganar el título en casa pero que podría caer como una espada de Damocles sobre la “verdeamarela” si no consigue la sexta estrella. Dada su condición de favorito, la presión contra Brasil es dura, con un “torcedor” que tendrá cero tolerancia al error.

La humillación celeste en la Copa del 1950 —Uruguay venció al anfitrión Brasil por 2-1 en la final— aún pesa, aunque Brasil conquistó cinco títulos después. El brasileño no está dispuesto a aceptar otro resultado que no sea alzar la Copa por sexta vez.

En los últimos cuatro años, el brasileño promedio pasó de no apostar un peso en el equipo nacional —”va a ser una vergüenza”, decían— a una entrega y confianza absolutas: la Copa de 2014 se queda en casa.

El triunfo de Brasil en la Copa Confederaciones en junio pasado claramente ayudó a recobrar el amor de la “torcida” por la selección nacional.Brasil se coronó con goleada ante nada más y nada menos que la campeona mundial España (3-0). Y el público, que tiñó las tribunas de verde y amarillo, ciertamente hizo su parte.

Para el Mundial no debe ser diferente. “Tenemos hoy algo que otras selecciones no tienen en Brasil que es el duodécimo jugador. Nuestra selección tiene hoy 200 millones de hinchas que aunque no estarán dentro del campo, estarán junto a nosotros”, dijo el entrenador Luiz Felipe Scolari la semana pasada.

Lo que sucedió en la Confederaciones fue memorable. El “Brasil, un sueño intenso, un rayo vívido, de amor y de esperanza a la tierra desciende...” del himno nacional era cantado a toda mecha desde las tribunas y seguía a capela después que acababa la música en los parlantes. En plenas protestas callejeras por mejores servicios públicos, la hinchada desbordaba patriotismo y hoy pasa lo mismo.

El mensaje para el rival era claro: si en el campo no la vas a tener fácil, mucho menos desde la tribuna. Y al coronarse campeón en el legendario Maracaná —el mítico estadio que quiere olvidar ese “maldito” 16 de julio de 1950— solo retumbaba un repetido “¡El campeón volvió!” mientras el capitán Thiago Silva levantaba el trofeo el año pasado.

Eran unos 73.000 hinchas que se convencían de que el sueño de la sexta estrella era posible y que ellos podían ayudar. “La fuerza de nuestra hinchada es uno de los puntos más importantes para la moral de un grupo”, dijo recientemente a la AFP Jairzinho, campeón con la “canarinha” en 1970 y único futbolista en marcar un gol en cada juego de una Copa del Mundo.

Pelé sueña con la revancha  de 1950

Pelé aseguró ayer que sueña con una final entre Brasil y Uruguay en el Mundial que comenzará el 12 de junio y poder así tomar revancha de la derrota en 1950, cuando la Celeste se impuso en el partido final en el Maracaná, mismo escenario de la decisión programada para este año.

“Si tuviese fuerza divina para decidir, colocaría a Brasil y Uruguay en la final. Quiero mucho esa revancha. Sé bien que el pueblo también. Recuerdo cuánto sufrimos en aquel Mundial del 50. Vi a mi padre llorando, mi familia triste. Me gustaría mucho ver al pueblo feliz y el alma lavada”.

El exjugador, quien realizó estas declaraciones durante un acto promocional en Río de Janeiro, se refirió así al famoso “Maracanazo”, cuando Uruguay derrotó por 1-2 a los locales y dejó en silencio a unos 200.000 espectadores.

Pelé siempre recuerda que en 1950 vio a su padre, el exfutbolista Dondinho, llorar por la derrota ante Uruguay y él, con escasos nueve años de edad, le prometió que le daría a su progenitor y al país la primera Copa del Mundo, como efectivamente ocurrió en Suecia 1958 cuando Brasil conquistó el Mundial con el joven astro de 17 años.

O Rei se refirió también a las protestas que ayer han sacudido algunas de las ciudades del país contra los gastos del Mundial y reiteró que “los jugadores no tienen culpa de la corrupción”.

“Esos movimientos son legítimos y entiendo bien. Todos podemos protestar, pero sin confundir. No debemos mezclar las cosas. Las personas necesitan entender que los jugadores no tienen culpa de la corrupción, no tiene nada que ver con los problemas políticos del país”, comentó.

La recta final rumbo a la Copa

Eslogan

La FIFA anunció que el eslogan que llevará el autobús de la selección chilena durante su participación en el Mundial será el ya conocido: “Chi Chi Chi - Le Le Le, viva Chile!”.

Columnista

El exastro Zico, uno de los jugadores más talentosos que pasó por los mundiales de fútbol, tendrá una columna de opinión durante la Copa en el The Guardian inglés.

736 jugadores serán inscritos para la fase final del Mundial que se celebrará en Brasil. Cada una de las 32 selecciones participantes tiene un cupo máximo para 23 futbolistas.

Un ‘secreto’

Nadie revela la verdadera razón por la cual el goleador y campeón de Juventus de Italia, el delantero argentino Carlos Tevez, quedó afuera del Mundial Brasil-2014.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia