Brasil 2014

Al menos fue dando batalla

Bolivia comenzó mal, pero cuando se recompuso logró complicar el juego chileno

Segundo. Alexis Sánchez (10) ya mandó el cabezazo haciendo inútil la estirada de Sergio Galarza, mientras mira Wálter Veizaga (6). Fue la segunda anotación del conjunto chileno.

Segundo. Alexis Sánchez (10) ya mandó el cabezazo haciendo inútil la estirada de Sergio Galarza, mientras mira Wálter Veizaga (6). Fue la segunda anotación del conjunto chileno. EFE.

La Razón / Ramiro Siles / La Paz

02:37 / 12 de junio de 2013

Bolivia mostró anoche dos caras: por una parte, fue un rival fácil y entregado, y de esa forma iba camino a recibir una paliza; por otra, cuando enderezó sus líneas, y lo hizo a tiempo, le complicó a Chile, y produjo una rescatable batalla —que duró casi todo el segundo tiempo—, aunque no pudo evitar perder (3-1) en su visita a Santiago, y quizás fue inmerecido recibir la tercera conquista.

La Verde ya no tiene nada que hacer en estas eliminatorias, sólo le resta jugar por cumplir y tratar de hacerlo lo mejor posible, algo que no pudo desarrollar anoche durante la primera mitad, en la que Chile, jugando mejor, le hizo rápido dos goles y dio la sensación de que se la podía llevar por delante y que la cosa podía ser peor.

Los roles estaban cantados desde antes de que se iniciara el encuentro: el local iba a salir con todas sus armas a tratar de asegurarse desde temprano el resultado, y así lo hizo; y la visita iba a procurar aguantar con  una pose defensiva que en el caso de Bolivia fue muy metida en su campo, lo que facilitó la tarea de los jugadores chilenos.

De esa manera —con una clara superioridad de la Roja, mientras a la Verde le pasaba factura su incomodidad en la cancha— era cuestión de tiempo que llegara la apertura de la cuenta, porque Chile ya había tenido varias ocasiones en el primer cuarto de hora.

Los chilenos necesitaron dos minutos para poner la historia a su favor: Vargas hizo el primero a los 16’, después de un mal rechazo de Ronald Raldes y Sánchez anotó el segundo (18’), tras otra falla en la defensa, esta vez de Luis Gutiérrez.

Los dos tantos tranquilizaron de alguna manera las aguas del lado del plantel chileno y Bolivia, con sus limitaciones, trató de salir, y a la larga consiguió el gol del descuento (31’) mediante una jugada iniciada por Martins —que quitó la pelota— y terminada por él mismo después de una magnífica devolución de Mojica.

De una línea de tres abierta, para la segunda mitad Bolivia cambió a una de cuatro, y casi no pasó sustos, controló bien a Chile, ya no le permitió entrar tan fácil en su área y más bien le obligó a rematar desde fuera del área. Le incomodó, además, cuando de tanto en tanto procuraba algún contragolpe.

Las jugadas más peligrosas generadas por el local las atajó el portero Galarza, aunque no pudo evitar que Vidal convirtiera el tercero a los 92’.

Destacado - Sergio Galarza

Fue el mejor jugador boliviano y, más allá de los tres goles que recibió, sus buenas atajadas evitaron al menos otro tanto.

El árbitro - bien

El uruguayo Darío Ubriaco estuvo atento, muy cerca de las jugadas. El partido se hizo a ratos entretenido y no tuvo tendencia a cortar.

Los datos

El primero

Partió de un centro, Raldes no pudo despejar y Vargas sólo tuvo que empujar la pelota.

El segundo

Gutiérrez se confió y no marcó bien, así provocó una jugada que, tras el rebote, la capitalizó Sánchez.

El descuento

Fue el mejor gol de la noche: Martins robó la pelota, se la tocó a Mojica y éste le devolvió en profundidad para que convirtiera.

El último

Vidal recibió un centro medido en el segundo palo y venció de cabeza.

Azkargorta dice que hubo apatía al comienzo

El director técnico de la selección nacional, Xabier Azkargorta, señaló que el equipo estuvo “apático” en los primeros minutos del compromiso y que eso le ayudó a Chile a marcar diferencia.

“En los primeros 20 minutos del partido hemos estado medio apáticos, sobre todo en el segundo gol, en el que hubo un error por excesiva confianza que le sirvió a Chile”, indicó Azkargorta, quien  añadió que “cuando marcamos el 2-1 creo que las circunstancias han cambiado y hemos empezado a apretar más”. Aseguró que cuando Bolivia estaba buscando el gol del empate, el combinado trasandino marcó el tercero y se cerró el cotejo.

“No dejamos a Chile desarrollar su juego y pretendíamos salir de contragolpe, en algunos momentos se intentó, pero no se pudo y creo en definitiva que Chile se midió con un rival importante, un contrincante al que le ha costado muchísimo ganar. Estoy orgulloso de este equipo”.

La opinión de:

Ronald Raldes: ‘Fueron cinco minutos fatales’

“Bolivia hizo un buen partido, pero nuevamente nuestros errores nos perjudicaron y perdimos. Fueron cinco minutos fatales de desconcentración en los que llegaron dos goles de ellos. Pero después reaccionamos y se hizo muy parejo el juego, incluso estuvimos cerca de empatar el partido”.

Jorge Sampaoli: ‘Chile dominó en el primer tiempo’

“Chile en el primer tiempo mostró un mejor volumen de juego, tuvimos más ocasiones  de gol, creo que unas 15 opciones a lo largo de ese periodo y sólo marcamos dos goles. La distancia que marcamos en la cancha no la supimos aprovechar en definición”.

Óscar Dorado Vega: Digno en la derrota

El partido pintaba para desastre. Cuando Chile, en un abrir y cerrar de ojos, sacó dos goles de ventaja pareció que la estantería se caía de modo estrepitoso. Sin embargo, Martins se apropió de un balón (error de Pizarro) en terreno propio, recibió una gran asistencia de Mojica y definió con categoría. Ese tanto aplacó el ritmo del local. Bolivia capeó el vendaval y el rival entró en un pozo que, llamativamente, se prolongó durante buena parte del complemento.

El cuadro rojo —en un contexto paradojal— se desgastó debido al empleo errático de la pelota. El visitante ganó en confianza. También en orden y marca efectiva.

La solvencia de Raldes. La rehabilitación de Galarza (después de fallar en el gol de Vargas se levantó con varias intervenciones importantes). La solvencia de Mojica. El esfuerzo permanente de Chumacero antes de lesionarse y la jerarquía de Martins. Puntos altos de un elenco que en el complemento mostró su mejor faceta e incomodó a un seleccionado que —en opinión de este cronista — subestimó a la Verde, más aún después del éxito parcial. El tercero del dueño de casa   —obra de Vidal asociado con Beausejour— sobró en un trámite parejo durante el segmento final.

Bolivia se liberó de la presión. Creció en serenidad y si bien es cierto que no dispuso de demasiadas ocasiones para igualar, encontró la manera de silenciar a una multitud que paralelamente reclamó el accionar, deslucido, de los dirigidos por Sampaoli, obligado a operar cambios para recobrar ideas y contrarrestar, por ejemplo, lo que representó el ingreso de Cardozo.

Fue, entonces, una noche de matices cambiantes. Y en el plano del positivismo no puede ignorarse la actitud que el conjunto nacional exhibió en el momento justo. Los errores no lo desmoronaron. Y, al margen, hizo ver mal al gran favorito. Por ello, a pesar del contraste, su expresión de juego, en términos generales, se encaramó por sobre la que ofreció el último viernes, cuestión que abre, de cara a lo que resta, la opción de un análisis más detenido. Tampoco puede perderse de vista la imperiosa necesidad de obtener réditos, porque eso de despedirse anticipadamente de la clasificación no es cosa nueva ni mucho menos y revela, cómo no, que algo, o más de algo, no anda bien.

Óscar Dorado Vega es corresponsal en Bolivia de Fox Sports.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia