Brasil 2014

La gran Colombia

Para intentar ganarle a Uruguay, Colombia deberá usar otros argumentos que los expuestos contra los rivales vencidos hasta aquí

La Razón (Edición Impresa) / Julio Peñaloza Bretel / La Paz

00:40 / 25 de junio de 2014

Concebida con sus virtudes de conductor con liderazgo silencioso por José Néstor Pekerman, el gran formador de las selecciones juveniles argentinas de los años 90, que ha sido profeta en una tierra pródiga en talento costeño para instalar a la selección colombiana en octavos de final.

Simón Bolívar soñó con la unión de Venezuela, Ecuador y Colombia para hacer de las tres una sola gran nación, cosa que finalmente no sucedió, pero guardando las distancias histórico-temáticas, la Gran Colombia del nuevo tiempo la ha concebido y concretado con sus virtudes de conductor con liderazgo silencioso, José Néstor Pekerman, que ayer, al mandar al campo a Faryd Mondragón en el minuto 84, pudo darse la licencia de generar el homenaje que se merecía este arquero de 43 años que a semejante edad —tan viejo para el fútbol, tan joven para la vida— batió el récord de veteranía en una Copa del Mundo, superando a Roger Milla de Camerún.

Sin tango y sin llanto, con la sutileza de los hombres que dirigen y mandan sin hacerse notar, el gran formador de las selecciones juveniles argentinas de los años 90 ha sido profeta en una tierra pródiga en talento costeño para instalar a la selección colombiana en octavos de final con puntuación perfecta, luego del azote propinado a Japón, rindiendo a media máquina, trabajando contraataques pausados, precisos y efectivos que permitieron el 4-1 final, con James Rodríguez manejando los hilos, y Jackson Martínez cristalizando el doblete para la goleada que había sido inaugurada en la primera etapa por Juan Guillermo Cuadrado.

Con estos antecedentes clasificatorios, y la aventura que ha significado para Uruguay llegar a la siguiente instancia, sobreponiéndose a la cachetada recibida de parte de Costa Rica en el debut, el sábado 28 se jugará en el Maracaná un partido que promete demasiado, dados los contrastados estilos de ambos protagonistas, en un escenario al que los colombianos llegan con mayor comodidad luego de ganar todos sus partidos y ratificando el porqué de su segunda ubicación en la eliminatoria sudamericana.

A propósito de las patrias grandes y chicas, observando el tablero de los cuatro primeros partidos por octavos de final, tenemos a América Latina situada en el mapa de los grandes desafíos futbolísticos propios de un mundial, desde Mexico, pasando por Costa Rica, llegando hasta Brasil y bajando hasta el sur-sur chileno, con propuestas ajustadas a las exigencias de la alta competición en la que nadie regala nada como ha podido verse en lo que va de este gran torneo en el que lamentablemente no han sido pocos los malos arbitrajes que en varios partidos han incidido lamentablemente en los resultados finales.

Para intentar ganarle a Uruguay, Colombia deberá usar otros argumentos que los expuestos contra los rivales vencidos hasta aquí, considerando, en primer lugar, cuanto trabajo defensivo será necesario desplegar para neutralizar a Luis Suárez y Edinson Cavani, y cuanto se deberán afinar los movimientos en ataque en el partido donde se advertirá más la ausencia de Radamel Falcao.

Con los imborrables y agradecidos recuerdos por lo que le dejaron a la gran historia del fútbol mundial a la cabeza del maestro Carlos Valderrama, con todo lo que han significado para el fútbol colombiano Francisco Maturana y Hernán Darío Gómez, Pacho y el Bolillo para las graderías, y con la llegada de José Néstor Pekerman al banquillo de un fútbol que exhala liviandad y alegría, volver a una Copa del Mundo para firmar el mejor desempeño de toda su historia, luego de dieciséis años de ausencia no es poca cosa.

Si Colombia logra imponerse, le tocará a continuación el enfrentamiento contra el ganador de Brasil vs. Chile, rivales a cual más complejos y difíciles de superar. Ya sabemos que culturalmente los duelos entre equipos sudamericanos tienen otro sabor porque se juegan continuamente en eliminatorias y copas América, y como se trata de una Copa del Mundo que se juega en nuestro lado del planeta, estará grabada en las cabezas de todas las selecciones de por aquí, que una selección europea jamás ha conseguido imponerse en Chile, Argentina, México y ni siquiera en Estados Unidos. Se trata, por lo tanto, de un estimulante desafío agregado que seguramente podría tener el gusto de saborear Costa Rica que de ganarle a Grecia podría tocarle enfrentar a la selección naranja de Van Gaal, si ésta supera a México, y buscar proseguir con la racha de encarar con suficiencia a fortalezas europeas como ya lo hiciera contra Italia e Inglaterra.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia