Brasil 2014

La irreverente Costa Rica

Costa Rica se ha metido en octavos por la puerta grande. Primero propinándole una lección de humildad a Uruguay y luego dándole una lección de fútbol a Italia.

La Razón (Edición Impresa) / Julio Peñaloza Bretel / La Paz

01:23 / 21 de junio de 2014

Italia fue sorprendida por el fútbol de anticipación y manejo en medio terreno que propuso con inteligencia y casi sin equivocarse Costa Rica. En el “grupo de la muerte” la primera clasificada es esta selección centroamericana que ha pulverizado pronósticos y subestimaciones previsibles.

Los ticos exhiben orgullosos sus credenciales como democracia más antigua del continente y como uno de los países vanguardistas en materia de defensa del medio ambiente con programas innovadores relacionados con el cambio climático y el turismo ecológico. Con algo más de cinco millones de habitantes, algunos de sus vecinos los consideran “los porteños de Centroamérica” porque, dicen, miran por encima del hombro a nicaragüenses, hondureños, salvadoreños, dominicanos o guatemaltecos. Su índice de pobreza es del 20 por ciento, y la pobreza extrema ha sido reducida a un 6 por ciento de la población total.

En San José, la capital costarricense, pueden respirarse los aires de una sociedad situada muy por encima del promedio latinoamericano en materia de desarrollo humano, pero en el fútbol andaban de capa caída —cuando el cruceño Carlos Saucedo fue contratado por el Saprissa a nadie en Bolivia le pareció significativo— ya que su última participación en copas del mundo data de 1990 (Italia) cuando se impuso a Suecia y Escocia para clasificar a octavos de final y contaba en la portería con el actual entrenador de arqueros de su selección, el recordado Luis Gabelo Conejo.

En diciembre pasado ya dijimos que el Grupo D era el más interesante y peliagudo por los pergaminos de los tres campeones mundiales que convergían en la llave, pero ni el más optimista y bien intencionado podía imaginar que las siete copas del mundo ganadas entre Italia, Uruguay e Inglaterra no iban a ser suficientes para achicopalar a esta selección de la Concacaf que ha hecho historia, y que ha tirado contra las cuerdas a tanos y charrúas que deberán matarse en el último partido para intentar clasificar a octavos de final.

Costa Rica no ganó desde la garra, el sacrificio sobrehumano, o cualquier otro rasgo emparentado con el coraje. El equipo dirigido por el brioso colombiano Jorge Luis Pinto, utilizó muy bien su fortaleza anímica para imponerse a Italia desde la calidad futbolística en todos sus aspectos, comenzando con la sorpresa que ya significaba el haberse apropiado del medio terreno aislando a Andrea Pirlo y tocando la pelota con la precisión de los equipos con oficio.

El 5-3-2 planteado en los papeles que generaba la sensación de una propuesta defensiva se convirtió en la demostración que el dibujo, antes de un partido, es nada más que un conjunto de trazos, porque en el Arena Pernambuco de Recife, la supuesta cenicienta, enloqueció con sus variantes de manejo de balón, que iba desde en el medio hacia adentro combinando incursiones por las bandas con envíos largos al área italiana como el de Junior Díaz para que Bryan Ruiz cabeceara y pegara en el travesaño para meterse en el arco, asunto debidamente comprobado a través de verificación tecnológica validada por el chileno Enrique Ossis que un minuto antes no había sancionado una falta de Giorgio Chieliini contra Joel Campbell ingresando al área grande.

Los momentos en que Italia pudo hacerse del control del esférico fueron rifados por Mario Balotelli, que tuvo la posibilidad de concretar, pero una mala definición primero y una buena intervención del portero Keylor Navas pusieron en evidencia que el controvertido ariete afroitaliano no estaba para convertirse en factor decisivo de su equipo que acusó un bajón comparado con su desempeño frente a Inglaterra, pues la iniciativa y la rapidez de Costa Rica marcaron las pautas dominantes del partido, más el calor de Recife que hizo lo suyo porque a los azzuri se los advertía rendidos hacia los minutos 20-25 de la segunda etapa.

Costa Rica se ha metido en octavos por la puerta grande. Primero propinándole una lección de humildad a Uruguay y luego dándole una lección de fútbol a Italia. Los que parecen nada convencidos con la victoria de una selección “secundaria” sobre una poderosa son algunos  geniales personeros de la FIFA que enviaron al control antidoping a siete jugadores ticos (?) contra dos italianos, un verdadero récord para buscar alguna aguja en un pajar inexistente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia