Ciudades

Al menos cinco departamentos están en crisis por la escasez del agua

Los gobiernos subnacionales trabajan planes de contingencia para paliar, como sucede en La Paz, el corte de suministro de agua. En otras regiones se alista un plan de de contigencia a la par del Ejecutivo, que este lunes declaró "emergencia nacional".

Un grupo de vecinos de La Paz reciben agua de cisternas. Foto: GAMLP

Un grupo de vecinos de La Paz reciben agua de cisternas. Foto: GAMLP

La Razón Digital / Rubén Ariñez / La Paz

12:06 / 21 de noviembre de 2016

Cinco de los nueve departamentos del país soportan los efectos de la escasez de agua y están en crisis. Las ciudades de La Paz y El Alto son las más afectadas por un plan de racionamiento que ha provocado protestas vecinales y una alerta sanitaria por la falta del líquido en centros de salud y unidades educativas. Los gobiernos subnacionales trabajan planes de contingencia y el Ejecutivo declaró "emergencia nacional".

Todo comenzó intempestivamente el 7 de noviembre, cuando el rumor de que el agua escaseaba en La Paz inquietó a sus habitantes. Un día después, la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS) comenzó a aplicar un plan de racionamiento que se endureció progresivamente al punto de fijar este domingo cortes de servicio de 72 horas con solo tres para la dotación de agua en 94 barrios de la urbe.

En muchos casos, el cronograma no se cumplió lo que provocó la queja de los vecinos, que ahora hacen largas colas en los barrios afectados a la espera de los pocos camiones cisterna que hay disponibles en la urbe.

En las últimas horas el plan de suministro también se ajustó en otros barrios de La Paz y de la ciudad de El Alto.

Vecinos de la zona de Chasquipampa (La Paz) hacen filas para recolectar agua de cisternas. Foto: Redes Sociales.

Mientras tanto, hay alerta en 90 unidades educativas de la ladera este y el Macrodistrito Sur de la sede de gobierno, las primeras zonas afectadas. A ellos se suma la alerta en 22 centros de salud que han paralizado algunas prestaciones justamente por falta del líquido. Algunos dispensarios no tienen tanques para almacenar agua y hay riesgo sanitario.

La Paz no solo soporta la crisis por la escasez de agua. Una huelga de trabajadores de la empresa recolectora de basura derivó en un nuevo conflicto que ha provocado que las calles de la urbe se llenen con desperdicios ante una nueva alerta, esta vez por los focos de infección. El gobierno edil destinó personal para paliar esa contingencia.

En Cochabamba, la semana pasada vecinos de la localidad Sacaba bloquearon rutas interdepartamentales para exigir la dotación de agua proveniente de la laguna La Merced ante la escasez de agua en la región por el cierre de válvulas.

La policía gasificó a los manifestantes, pero luego se instaló una mesa de negociación para resolver el conflicto.

Vecinos de Sacaba (Cochabamba) bloquean una vía en demanda de dotación de agua. Foto: Fernando Cartagena.

En Potosí la situación también es compleja pues el recurso también escasea en algunas zonas de la capital. La semana pasada, la Gobernación entregó 18 tanques de gran capacidad para el emplazamiento de puntos fijos de distribución de agua. La Alcaldía potosina reforzará la dotación con dos cisternas de agua.

Es un plan muy similar al que dispuso la Alcaldía de La Paz para dotar el agua en 44 zonas de la urbe donde se instarán tanques públicos.

En el departamento potosino, la crisis del agua también ha generado una pugna entre mineros que laboran en la región del norte potosino y comunarios que se dedican al agro.

En Sucre, el gobierno edil autorizó a la Empresa Local de Agua Potable y Alcantarillado Sucre (ELAPAS) encarar medidas de racionamiento para evitar una crisis similar al de la sede de Gobierno. El plan se presentará al Concejo edil para su evaluación.

Si bien en la capital de Oruro el abastecimiento de líquido es normal, el Servicio Local de Acueductos y Alcantarillado (SeLA), firma encargada del acopio y distribución de agua, evalúa nuevos proyectos para enfrentar futuras contingencias.

La situación no es la misma en el área rural, principalmente en las zonas aledañas al lago Poopo, que por efecto de la sequía redujo considerablemente su espejo al punto de prácticamente desaparecer. Un afecto similar resiste el lago Uru Uru.

La región, al momento, padece los efectos de una contundente sequía que la Gobernación atiende con un plan de emergencia.

Dos comunarios revisan un lugar que antes era bañado por las aguas del lago Poopo. Foto: La Razón.

Este lunes, el Gobierno declaró “emergencia nacional” por la sequía que aqueja a varias regiones del país tras un gabinete de emergencia que fue convocado por el presidente Evo Morales, quien llamó a los bolivianos a “estar preparados para lo peor”.

Lea también: Gobierno declara emergencia nacional por la sequía y pide ‘estar preparados para lo peor’

Morales dijo que, con esta normativa, alcaldías, gobernaciones y el propio gobierno nacional “tienen la obligación de movilizar recursos económicos para atender un derecho humano, que es el agua”.

Paralelamente, el Ejecutivo activó equipos ministeriales para atender la emergencia y contrarrestar una de las peores sequías de los últimos 25 años.

“La desinformación solo genera confusión. Trabajemos juntos para enfrentar los problemas del calentamiento global. #CuidemosElAgua”, exhortó el mandatario a través de su cuenta de Twitter. (21/11/2016)

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia