Ciudades

Plan de Emergencias identifica los 5 ríos más peligrosos de La Paz

Aprontes. Hay Bs 14,9 MM para la época de lluvias y crean siete nuevas subbases

Labor. La sala de monitoreo de Semgir, desde donde se vigila los 364 ríos de la urbe paceña.

Labor. La sala de monitoreo de Semgir, desde donde se vigila los 364 ríos de la urbe paceña. Luis Salazar.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

02:32 / 04 de noviembre de 2015

Irpavi viene del aymara irpawi (que te lleva) y junto a otros cuatro ríos de la zona Sur son los más peligrosos en La Paz. Ante la época de lluvias, la Alcaldía dispuso Bs 14,9 MM para el Plan de Emergencias 2015-2016 a fin  de realizar el control de 364 ríos. 

“El río Irpawi, como dice su nombre real, es el que te lleva, por eso siempre debes tener cuidado con él”, sentenció Reynaldo Yujra, antropólogo andino, respecto a ese afluente considerado por la Secretaría Municipal de Gestión de Integral de Riesgos (Semgir) como uno de los de mayor peligrosidad, porque sus ondas punzantes u olas crecen en la época de lluvias en la urbe paceña. 

Desde ayer, el municipio ingresó en alerta naranja hasta por lo menos la primera quincena de abril de 2016. “El fenómeno (climatológico) de El Niño llegará con mucha fuerza a fin de año e inicios del próximo”, alertó el alcalde Luis Revilla. No por nada el plan de emergencias se llama “El Niño llega con fuerza y La Paz responde con ñeq’e” (fuerza).

La municipalidad dispuso de Bs 14,9 MM para el Plan de Emergencias 2015-2016 porque la sede de gobierno es vulnerable a deslizamientos, derrumbes, inundaciones, desbordes y sifonamientos.

Monitoreo. Desde el edificio de monitoreo, que el Semgir estrenó en Alto Obrajes, y rodeado por siete cámaras que controlan en tiempo real los ríos de la urbe paceña, el director de Planificación y Análisis de Riesgos, Javier Pacheco, identificó y explicó los cinco afluentes de mayor cuidado.

“Están principalmente en la zona Sur y estamos hablando primero del río Irpavi y Achumani”, señaló el experto para después referirse al Huayñajahuira, que pese a que en aymara significa río seco es traicionero porque crece y sus ondas pulsantes pueden pasar el metro y medio de altura. Otros ríos que serán vigilados las 24 horas son el Huayllani y el Kellumani que están en Achumani. “Las ondas pulsantes se dan más en los ríos de la zona Sur por sus pendientes y por el material de arrastre que llevan”, indicó.

No sucede lo mismo con el Choqueyapu y el Orkojahuira, que no tienen pendientes ni saltos. La pasada semana, el río Canchispata, que desciende desde una quebrada en Callapa (Sur), dañó con el material de arrastre al menos a unas seis viviendas de la zona. De los 364 ríos y riachuelos en La Paz, los que están canalizados ya son vigilados las 24 horas y los siete días de la semana con sensores, cámaras de video vigilancia y pluviómetros (miden la lluvia).

Refuerzos. El antiguo Retén de Emergencias (avenida Camacho) era la única instancia que respondía a los eventos de riesgo, ahora existen seis bases de operación que serán reforzadas con otras siete subbases. “Este año se sumarán otras siete y serán 13 las bases de operación para atender con eficiencia las emergencias”, refirió el alcalde Revilla. A ellas se sumarán otros siete equipos de Personal Operativo de Control (POC).

Las seis bases existentes están en la Dirección de Atención de Emergencias de Alto Obrajes; en el Centro, en la avenida Loayza, en la zona Norte, avenida Montes;  calle 16 de Obrajes, en la zona Sur, calle 20 de Los Pinos y en Miraflores ubicado en la final Gerónimo de Soria. Las siete nuevas están en: Emaverde (en el ingreso a Playa Verde), Jokoni (zona del megadeslizamiento), Achumani (avenida The Strongest), Kellumani  (zona del mismo nombre), Huayñajahuira (calle 13 de Calacoto), Ovejuyo (zona del mismo nombre) y en la Empresa Municipal de Vías y Asfaltos (Limanipata).

El Semgir ha dispuesto que 180 funcionarios estén día y noche atentos a cualquier evento. A ellos se sumarán otras 100 personas de distintas unidades. En tanto, habrá 197 equipos mecánicos.

El responsable del Semgir, Vladimir Toro, insistió ayer en que la presencia de pozos sépticos en las laderas es una “verdadera bomba de tiempo”, debido a que remojan la tierra y pueden causar eventualmente deslizamientos. Recomendó a los vecinos revisar sus instalaciones, limpiar los sumideros y si tuvieran alguna emergencia llamar a la Red 114 de Emergencias de la Alcaldía.

Advierten que habrá otras tres mazamorras

Al menos unas tres mazamorras más, como la que sucedió en Callapa la pasada semana, se presentarán en La Paz, alertó ayer el responsable de la Secretaría Municipal de Gestión de Integral de Riesgos (Semgir), Vladimir Toro.  “Se producirán al menos tres mazamorras, eso estimamos, porque la distribución que se ha generado con estos escombros a lo largo de la cuenca no se puede limpiar”, señaló Toro, al referirse al arrastre de materiales en el río Canchispata que provocaron la mazamorra del jueves 29 de octubre en esa zona de la ciudad.

El experto en riesgos agregó que “el material arrastrado está en el fondo del río”, lo que dificulta la labor. La Alcaldía hizo trabajos de limpieza en la cabecera del Canchispata. Toro explicó que unas 20 volquetas trabajaron en Callapa la pasada semana, no obstante no se puede asegurar que el sitio ya está fuera de peligro porque la temporada de lluvias recién comenzó.

La Alcaldía, a través del Semgir, propuso a los vecinos reforzar las cabeceras del río, pero aquello todavía es evaluado por los pobladores. La pasada semana, Toro denunció que algunos malos vecinos estaban incluso lucrando permitiendo que algunas volquetas dejen escombros en la cabecera del Canchispata.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia