Ciudades

Alcaldía identifica 55 bares para ser clausurados definitivamente

El Alto. Son locales reincidentes en transgredir las normas municipales

OBSERVADO. Uno de los locales que está en la mira de la Intendencia. Foto: Miguel Rivas

OBSERVADO. Uno de los locales que está en la mira de la Intendencia. Foto: Miguel Rivas

La Razón / Miguel Rivas / El Alto

00:00 / 12 de agosto de 2013

La Alcaldía de El Alto identificó a 55 bares y cantinas que serán clausurados de manera definitiva por reincidir en faltas en más de cuatro ocasiones. Todos ellos se encuentran ubicados en la Ceja, donde se encuentra el 80% de este tipo de negocios de esta ciudad.

El intendente alteño, capitán Rafael Cáceres, dijo que algunos propietarios de estos negocios, a los que se ha identificado como reincidentes, ahora optan por cambiar de administración, nombre del local y de personal como una estrategia para evitar la clausura definitiva.

“Se ha visto esto, por ejemplo, en un bar que se encuentra detrás de las casetas de la avenida Tiwanaku, que antes funcionaba como el Nuevo Continente y ahora es el  Nuevo Galeón, con una nueva administración. Este lugar ha sido reincidente en faltas a las normas municipales por más de cinco veces, pero ahora sigue funcionando y como no hay nuevos permisos, lo hace de manera ilegal”, manifestó la autoridad.

Son tres las calles en la Ceja donde se concentran este tipo de bares ilegales, reincidentes y evasores de las normas municipales: Jorge Carrasco, Franco Valle y Raúl Salmón.

Todos los bares que cambian de administración son ilegales, puesto que las normas ediles prohíben al Gobierno Municipal de El Alto la otorgación de nuevas licencias de funcionamiento a este tipo de negocios, debido a la proliferación. Defensa. Sin embargo, los administradores de estos negocios de venta de alcohol declararon que cuentan con todos los papeles y que nunca antes sus locales fueron cerrados. “Los gendarmes y la Policía vienen a molestarnos con el único fin de quedarse con nuestras cosas, sillones, sillas, mesas o para pedirnos dinero”, aseguró  un empleado de estos locales, que pidió no identificarse por razones de seguridad.

A partir de abril de este año, la Intendencia puede cerrar de manera definitiva los bares reincidentes en transgredir la norma, antes sólo podía clausurarlos de manera temporal. De modo que tras un cierre se podía encontrar a estos locales abiertos nuevamente. Entonces, volvían los gendarmes, pero los bares y cantinas reabrían, y así hasta el extremo de que existen sitios cerrados en 20 ocasiones y reabiertos nuevamente.

Pero en abril, el Ejecutivo municipal emitió la Resolución Técnica Administrativa (RTA) 467/2013 que autoriza el cierre definitivo de estos establecimientos de venta de bebidas alcohólicas. A partir de entonces, la Intendencia levantó una lista de 55 bares y cantinas que deben ser clausurados sin derecho a reapertura.

Diez de ellos ya fueron intervenidos por la Alcaldía, pero uno de aquellos, que visitó La Razón, volvió a abrir sus puertas pese a no tener derecho a hacerlo. El local clausurado definitivamente por la municipalidad es el Nuevo Galeón, ubicado en la avenida Tiwanaku; pero sigue abierto, ahora, con el nombre de Gran Galeón. De este modo, se inicia una nueva batalla de la gendarmería de El Alto por controlar la proliferación de estos locales.

La Razón recorrió cinco de los bares y cantinas que se hallan en la lista de negocios reincidentes y que serán clausurados de manera definitiva para ver las condiciones en las que trabajan. A solicitud del Intendente, los nombres de éstos no serán revelados. “Si decimos sus nombres, se pondrán alertas y van a escapar, o a hacer las maniobras para evitar su clausura, no queremos que eso pase”.

Una característica común de éstos es que están ubicados en un segundo piso; a ellos se ingresa por un callejón que no tiene más de un metro de ancho; en el interior se ven mesas para cuatro personas pero con ocho ocupantes; las bebidas que consumen son cerveza, singani o ron; cuentan con pantallas gigantes para la difusión de videos musicales; y el pasillo libre en medio del salón se convierte en una pista de baile para regocijo de los visitantes.

En dos de estos bares se vieron mesas y sillas viejas; manteles sucios y quemados con cigarrillo. Los ambientes son cerrados, es decir sin ventilación, y están ubicados en casas adaptadas para el negocio, por lo tanto no cuentan con salida de emergencia ni extintores ni botiquines.

A los bares clandestinos es difícil ingresar, pues sólo abren a los clientes conocidos. En estos sitios, las mesas están totalmente destrozadas, las sillas son maderas largas sostenidas por ladrillos, troncos o llantas.

La principal queja de los vecinos de estos locales son los escándalos constantes por riñas y peleas.

Hay Bares cerca de colegios

proximidadSe identificaron bares y cantinas y otros negocios de expendio de bebidas alcohólicas que están ubicados a menos de 200 metros de distancia de unidades educativas, como Juan Capriles, Eva Perón, Adolfo Kolping, Cedein, 16 de Julio.fin de añoLa Intendencia anunció que hasta fin de año clausurará los bares ilegales o reincidentes que vulneran la norma  de atención    al cliente.operativoLa Resolución Técnica Administrativa (RTA) 467/2013 determina la clausura definitiva a aquellos bares que incumplen las normas y fueron cerrados en más de tres oportunidades. La Intendencia anunció la realización de operativos sorpresa para clausurarlos definitivamente.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia