Ciudades

Artesanos alertan de relación de cerrajeros ambulantes con asaltos

Los cerrajeros son tentados por los delincuentes. La Policía no tiene datos sobre robos a domicilios donde se hayan visto involucradas personas con ese oficio

Servicio. En la plaza Marcelo Quiroga Santa Cruz, de La Paz, se instalan los llamados ‘llaveros’, que tienen una asociación que los representa.

Servicio. En la plaza Marcelo Quiroga Santa Cruz, de La Paz, se instalan los llamados ‘llaveros’, que tienen una asociación que los representa. Pedro Laguna.

La Razón (Edición Impresa) / Kattya Valdés / La Paz

00:00 / 24 de enero de 2016

La Asociación de Artesanos Copia Llaves de La Paz alertó de la aparición de cerrajeros ambulantes que, en algunos casos, forman parte de grupos delincuenciales. Por ello, pidió a la Policía boliviana volver a acreditar a quienes desempeñan este oficio. Los 14 cerrajeros asentados en la plaza Marcelo Quiroga Santa Cruz de La Paz, miembros de esa organización, aseguraron que están preocupados por la proliferación de esos trabajadores libres.

“Han aparecido los cerrajeros ambulantes,  aunque son un peligro, porque muchas veces trabajan en coordinación con delincuentes. No hay garantía y nos hacen quedar mal, porque su trabajo no es garantizado”, dijo Crisóstomo Conde, quien tiene su puesto hace 40 años en esa plaza.

“Antes teníamos hasta credenciales que la Policía nos otorgaba”, añadió. Los artesanos ubicados en la plaza Quiroga Santa Cruz no son los únicos; en la ciudad hay al menos 60, entre quienes se encuentran los que trabajan en talleres como La Paz, cuya base está en la calle Figueroa, entre otros.

“Los clientes, tienen mucha desconfianza de los ambulantes, porque entran a su casa, obtienen una copia de las llaves y luego entran a robar. Nosotros, en cambio,  realizamos un trabajo garantizado, emitimos factura y registramos al técnico que acude a una vivienda. Los trabajadores son contratados con garantía”, explicó Jimmy Ticona, de ese taller.

El director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), coronel Gary Omonte, mencionó  que no cuenta con datos actualizados del robo a domicilios en los que hayan estado implicados “llaveros”.

Respecto a la posibilidad de otorgarles identificativos, Omonte aseguró que el nuevo manual de funciones de la institución establece que ésa ya no es su competencia. “Antes hacíamos registros de prostitutas, de bares, de cerrajeros, pero ya no están dentro de nuestras competencias”. El capitán Rafael Llusco, exdirector de la División Propiedades de la fuerza anticrimen, informó que “se han presentado en gestiones anteriores”, casos en los que cerrajeros se han visto involucrados en robos a domicilios.

Tentados. Asimismo, recordó que en ciertos allanamientos a refugios de delincuentes, se encontraron  marcos  y puertas, de madera y metal, usados para practicar cómo violentarlos. “Usan patas de cabra, arietes, o hasta piedras, porque saben dónde golpear. Sin embargo, los que saben hacer duplicados y deschapar puertas son aptos para abrir domicilios ajenos”, sostuvo. Francisco Chambi, cerrajero ambulante desde hace tres años en el barrio de Miraflores, niega que haya tenido algún vínculo con grupos delictivos.

“Yo no puedo hablar por los demás, pero en mi caso, yo trabajo para sostener a mi familia. Si me llevan a alguna casa, imposible que pueda aprovechar eso para luego ir a robar o mandar a alguien después”. La necesidad de dar seguridad a los clientes de estos artesanos  dio origen hace 40 años al nacimiento de la asociación.

Entre sus tantas anécdotas Conde recuerda muy bien cuando en 1985 fue contratado para deschapar un negocio en Obrajes. “Un chango (joven) me dijo que trabajaba ahí. Era el taller de una costurera que colocaba cortinas. Le pregunté al dueño de casa (si el cliente trabajaba ahí), me indicó que sí, pero había sido mentira. Al día siguiente la propietaria encontró que el joven se había llevado todas su máquinas”.

Los investigadores acudieron a su puesto y le pidieron explicaciones. Por ello, una vez al frente de la Asociación de Artesanos Copia Llaves de La Paz, logró que la entonces Policía Técnica Judicial (PTJ) registre a todos los “llaveros” y les otorgue identificaciones.

Jorge Ramírez aseguró que esta ocupación es “de mucho cuidado”, y advirtió que es “muy peligroso llevar a casa a un cerrajero de la calle”. En sus inicios, en 1995 recuerda que estuvo a punto de ser utilizado por un ladrón.

“Cuando estaba aprendiendo en El Alto, no sabía abrir bien los autos, y una persona me contrató. No me di cuenta de que era un ratero, y como no podía abrir el vehículo, la Policía llegó y me quería detener. Por eso necesitamos credenciales”, recalcó.

Para evitarse problemas, Franco Quisbert, de 25 años, uno de los más jóvenes en este oficio, aseguró que no trabaja para cualquiera.  “Muchos nos dicen: ‘quiero que vayas a abrir mi auto, pero no quiero que hagas bulla’, o ‘a una hora específica tienes que ir’, o te dicen ‘ahorita andá, te pago lo que quieras’. Ahí desconfiamos, y por las noches no vamos. Les decimos que trabajamos con la FELCC y ese rato se escapan”. Los delincuentes, según Quisbert, también buscan piezas usadas con el fin de usarlas e ingresar a inmuebles y robar autos.

Además, les hacen propuestas para operar juntos. “Una vez se me acercaron tres changos, y me dijeron: ‘no te animas, te podemos enseñar a hacer llaves pluma’. Les pregunté qué era eso, y me explicaron que eran unas barras de acero aplanadas, soldadas con una barreta a los costados, como para hacer palanca y forzar las chapas, les respondí que no”.

Atención durante todo el día

Costos

Los cerrajeros cobran entre Bs 40 y Bs 50 por el cambio de una chapa. La apertura de una oscila entre Bs 20 y Bs 100 dependiendo del tipo de cerradura y la distancia de la vivienda a la que se tiene que acudir.

Horarios

Los “llaveros” ubicados en la plaza Quiroga Santa Cruz empiezan su jornada a las 08.00 y la terminan a las 21.00

Puntos de vista

Wilson Quisbert: ‘Reactivaremos el sindicato’

Vamos a reactivar nuestro sindicato porque contamos con estatutos. Después vamos a solicitar credenciales a la Policía, porque antes teníamos, y hacen falta para que la gente pueda estar segura de que puede confiar en nuestro trabajo. Cuando voy a abrir una puerta primero verifico que el que me pide el trabajo sea el dueño.

Juana Condori: ‘Contratamos gente confiable’

No contratamos gente sin garantía; tienen que ser personas conocidas y de confianza, y no les mandamos directamente a domicilios; tienen que estar un buen tiempo en el trabajo para conocerlos. Hemos escuchado de casos que les pasan a nuestros clientes de que los cerrajeros ambulantes se entran a sus casas, esto es preocupante.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia