Ciudades

En El Alto existen 70 lavaautos legales y un sinnúmero de ilegales

Precariedad. Varios utilizan las calzadas y las orillas de los ríos para prestar el servicio.

Servicio. Un lavador de autos en un garaje, en el Río Sek’e, en El Alto, utiliza grúas hidráulicas. Foto: Alejandra Rocabado

Servicio. Un lavador de autos en un garaje, en el Río Sek’e, en El Alto, utiliza grúas hidráulicas. Foto: Alejandra Rocabado

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / La Paz

03:50 / 21 de abril de 2014

En El Alto existen 70 garajes dedicados a lavar autos de manera legal, es decir, con autorización municipal. Hay otra cantidad de ilegales, cuyo número se desconoce y que están asentados en las orillas de los ríos y en las avenidas. También hay mecánicos que ofrecen el servicio.

El jefe de la Unidad de Actividades Económicas de la Alcaldía, René Durán, explicó que en dos años este tipo de actividades legales se incrementó de 65 a 70. “Pero estamos hablando de las legales, aquellos que se hallan en domicilios; los otros que están en las calles son asentamientos, como en los ríos, por ejemplo”.

Los talleres mecánicos que lavan coches no cuentan con autorización para realizar esa tarea, ya que su  permiso les da la facultad de arreglar el sistema eléctrico o el funcionamiento del motor, pero no dedicarse a la limpieza de los motorizados. Los denominados “asentamientos” tampoco cuentan con aval edil y la Comuna no tiene una cuantificación de los trabajadores en este rubro.

La Razón hizo un recorrido por los talleres de El Alto y evidenció que hay por lo menos cuatro tipos de lavaautos: los que se hallan cerca de  los ríos y aprovechan sus aguas o los líquidos de los pozos; los que están instalados en las viviendas particulares, es decir, los garajes; los que son mecánicos y que ofrecen como cortesía un aseo del motorizado atendido; y los que prestan el servicio en las calzadas de cualquier vía.

En los lavaderos ubicados en los domicilios, generalmente se instalan rampas de fierro o de cemento. Tienen entre dos y tres elevadores, algunos de ellos son mecánicos.

Precios. En éstos se cobran entre Bs 20 y Bs 40, de acuerdo con el tamaño del vehículo, que generalmente son minibuses y particulares. Los camiones deben pagar hasta Bs 90 para el aseo, como en el taller que visitó La Razón en la carretera a Viacha.

La cantidad de motorizados que se lavan por día es 15 por puesto. Es decir que en una jornada buena podrían atender hasta 45 motorizados, lo que representaría un ingreso de Bs 1.800 diarios, si se considera un precio promedio de Bs 40.

En estos sitios, de acuerdo con sus trabajadores, se gastan unos 20 litros por motorizado, es decir, 900 litros de agua potable en las jornadas con mayor afluencia.

Estas empresas que operan en domicilios también ofrecen fumigado y trabajan con máquinas aspiradoras.

El otro grupo de lavadores está conformado por un sinnúmero de trabajadores independientes, que cuentan con uno o dos empleados como máximo y que se asientan en cualquier calle. Hay un importante número en la avenida Bolivia, pero se los ve en toda la ciudad.

Ellos tienen una característica, colocan letreros de tela pintada con la inscripción: “Se lavan autos”. En algunos lugares, como detrás del Aeropuerto Internacional, éstos pusieron rampas de fierro movibles para facilitar su trabajo. Otros solo tienen una especie de cuña de metal para elevar un poco el motorizado, y algunos un balde de agua y un trapo.

Éstos generalmente cobran entre Bs 20 y Bs 30, pues los coches que atienden son minibuses y taxis. “Sí puede ser hasta 15 (autos por día), quizás un poco más, pero eso no es seguido, no es de todos los días”, explicó Heriberto Apaza.

En la zona Alto de la Alianza, los lavadores instalaron sillones y un techo, sujetado por cuatro palos a los costados para que los clientes esperen escuchando música, mientras su vehículo es limpiado; en otros solo esperan sentados en la acera.

También están los que se instalaron al borde del río, como en el Sek’e, donde se los ve desde las 06.30 y especialmente atienden a camiones. Utilizan agua de pozos que ellos mismos cavan, o del mismo afluente, que atraen mediante bombas portátiles. También hicieron zanjas para poder lavar debajo de los vehículos. Sin embargo, el problema es que se sienten malos olores.

Uno de los centros de lavado de autos más grandes de El Alto, ubicado en la carretera a Viacha.

Demora. Los camiones pagan Bs 45 y los minibuses Bs 15, aunque son pocos los de este último tipo que llegan a estos lugares. “Hay que revisar cada parte del camión, llegan sucios porque viajan al interior del país e incluso al exterior”, dijo Agustín Catacora, al señalar que demoran entre 15 y 30 minutos en estos motorizados.

“Me dirijo siempre a los Yungas, de allí paso al Beni llevando mercadería, los caminos son de tierra”, comentó Eddy Vaca, quien hacía asear su motorizado en el río Sek’e.

El último grupo está conformado por los talleres de cambio de aceite y de llantas, que también ofrecen el servicio de limpieza. “Esto es como una cortesía que hacemos al cliente por haber acudido a nosotros, claro, primero le preguntamos porque hay quienes llevan prisa”, sostuvo el mecánico Martín Quispe.

 Estos personajes también usan las calzadas para echar el agua.

Todas las personas que trabajan como lavaautos coincidieron en que las condiciones en las que laburan no son óptimas. Se quejaron porque se resfrían con frecuencia y sobre todo porque sufren dolores musculares.

“Lo que ganamos no sirve para ir al médico. Nos duelen las manos, se adormecen la espalda y las piernas, generalmente porque nos pasa el frío, después de cada jornada tomamos té caliente con limón”, indicó Marcela Quispe.

Ellos no cuentan con seguro médico y trabajan sin protección, pues no se los ve con guantes y, a veces, no llevan botas de agua.

Norma edil prevé prohibir el uso de agua potable en los lavaderos

Miguel Rivas

La Alcaldía de El Alto prepara una norma con la que pretende prohibir el uso de agua potable para lavar autos, crear una playa exclusiva con ese fin y retirar estos negocios de las cercanías de los ríos, informó el secretario municipal de Calidad Ambiental y Mejoramiento Integral de Zonas, David Apaza.“Estamos trabajando en esa normativa que nos permita regular el uso de agua potable, ya que los lavadores de vehículos gastan una cantidad considerable”, detalló.

De acuerdo con las declaraciones de los lavadores de automóviles, cada uno de ellos lava por jornada hasta 15 coches, y en cada motorizado gastan 20 litros, es decir que  utilizan unos 300 litros por día. Pero los garajes tienen entre tres y cuatro puestos, es decir que el uso llegaría a 1.200 litros. Si esa cantidad es multiplicada por 70 garajes legales, el despilfarro llegaría a 84.000 litros día, en las jornadas con más clientes. Esto sin tomar en cuenta a los que no cuentan con autorización municipal.

La autoridad edil añadió que también se debe hacer un cálculo de la cantidad de motorizados en la ciudad, ya que cada propietario  asea su auto por lo menos dos veces por semana y utiliza aproximadamente diez litros en cada ocasión.

El jefe de la Unidad de Actividades Económicas de la Alcaldía, René Durán, sostuvo que en esta ciudad existen al menos 85.000 vehículos registrados. “Si cada uno lava su coche por lo menos dos veces por semana y utiliza por lo menos diez  litros, la cantidad de agua potable usada en domicilio es de 1,7 millones de litros en una semana”.

Reutilización. De acuerdo con los planes ediles, la norma podría incluir la obligatoriedad de reutilizar el agua usada en los lavaderos, con un mecanismo de recirculación, con el objetivo de generar menor consumo. “Además se pretende que se abran pozos”, dijo Apaza.

En el estudio se analiza la factibilidad de aplicar el sistema de recirculación, que está diseñado para remover del agua los desechos sólidos, aceites y grasas y otros elementos derivados de la limpieza de los motorizados. “Lo que pasa es que hay que adecuarse a las nuevas tecnologías, pero pensando en el medio ambiente, no es difícil acordarse de que los trapos, baldes y cepillos van acompañados de una manguera que sale de los grifos y allí se gasta el agua, porque existe la idea de que mientras más agua se utilice más limpio queda el motorizado. Es claro que no es así”.

Para la Alcaldía esto representa un perjuicio, porque estos centros no solo proliferan sin autorización sino que gastan mucha agua, cuando persiste el racionamiento del líquido en los domicilios.

Según Apaza, si se crean espacios específicos para lavar los motorizados será mucho más fácil controlarlos, se podría prohibir el lavado en las aceras y los choferes se verían obligados a llevar a estos lugares sus coches. La normativa contempla éstos y otros aspectos de regulación y podría ser concluida en mayo. “Posteriormente debemos revisar los detalles para ponerla en vigencia lo más pronto posible”. Se pretende sancionar a los infractores con multas e incluso con clausuras de negocios o sanciones a los motorizados.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia