Ciudades

El Alto tiene 12 recicladoras legales y al menos otras 100 son clandestinas

En El Alto funcionan 12 acopiadores de basura que cuentan con licencia municipal y existe un centenar que carece de ese documento; los mayoristas venden por tonelada

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

00:00 / 14 de julio de 2014

En El Alto existen al menos 100 tiendas de acopio y reciclaje de basura que trabajan sin licencia municipal, y otras 12 que sí tienen autorización. Éstas últimas tienen convenios con empresas grandes. Lo que más buscan, en ambos casos, son botellas pet.

La ciudad genera 500 toneladas de basura por día, de las que el 7,3%, es decir 36 toneladas, sale de la Ceja. Se estima que del total de los desechos, el 40%, es decir, 200 toneladas, es plástico y papel. El restante 60%, que corresponde a 300 toneladas, está integrado por fierro, vidrio, ropa, cuero, restos de comida y otros materiales, según datos de la Alcaldía.

De acuerdo con el concejal presidente de la comisión de Infraestructura Pública y Control Ambiental, Félix Loayza, del total de basura que genera El Alto, el 56% es residuo apto para reciclar.

Es decir que de las 15.000 toneladas que se generan por mes, 8.400 son aptas para el reciclaje. “Estamos hablando de papel, plástico, vidrios, metales u otros elementos”, detalló. Éstos son recogidos del botadero municipal de la zona de Villa Ingenio, de los camiones recolectores, de los botaderos eventuales en las esquinas de esta ciudad o a través de tiendas de acopio.

Las tiendas son las que cuentan con autorización municipal. Funcionan en una habitación, que no sobrepasa los seis por seis metros, y que sirven de almacén.

De acuerdo con las declaraciones brindadas por las personas que trabajan en estos negocios, ellas compran la basura de los vecinos de las zonas en las que se encuentran instalados o de los barrios adyacentes. La adquisición es diferenciada. Si se trata de botellas pet, el kilo cuesta entre Bs 1,30 y Bs 1,50, cantidad que sube a Bs 2 cuando estos acopiadores venden estos productos a las empresas que las reutilizan.

En lo que respecta al fierro, el kilo cuesta entre Bs 2 y Bs 2,50, y cuando es revendido sube hasta Bs 1,50 por kilo.“Por lo general hacemos tratos con empresas grandes para venderles por tonelada, una vez que se acumula esa cantidad de cierto producto, llamamos a los encargados de la empresa y éstos vienen a recoger”, dijo María Lima.

El trabajo es cansador, según explicó Rosa Pusarico, porque se debe hacer una selección de diferentes materiales, que la misma gente trae, en carretillas o en taxis, como pudo observar La Razón, en su recorrido por estos sectores.

“Traigo cada que puedo y tengo basura para deshacerme, con la señora que atiende ya quedamos en que debo darle lo que ya no utilice”, explicó por su parte, Filomena Choque, vecina de Mercedario en el Distrito 3, que ofrecía desechos en la tienda.

En esos locales, trabajan generalmente mujeres, que están acompañadas por sus familiares.

“El negocio es esencialmente familiar, porque nuestros hijos y esposos nos ayudan. Efectivamente esto cansa, porque hay que sentarse y hacer un trabajo minucioso”, dijo Jenny Yujra.

Para el separado del material deben usar guantes, especialmente si en medio de los desechos hay metales. Muchas veces, comenta don Gerardo Mayta, al tratar de separar la basura se hallaron bolsas con vidrios y fierros oxidados.

Los 65 vehículos recolectores de basura de la empresa Emalt,  administrados por Tratamientos de Residuos Bolivia (Trebol) dejan los desechos en el botadero de Villa Ingenio y antes de que éstos sean compactados, al menos, una decena de personas, generalmente mujeres, recoge: botellas pet, latas y fierros, y otro tipo de material reciclable. De esta manera, empiezan su negocio hasta abrir una tienda de acopio.

Los vecinos no clasifican la basura

La Ordenanza Municipal 184/2011 instruye a los vecinos de El Alto a clasificar su basura antes de depositarla en los carros recolectores, pero nadie lo hace.Los trabajadores de la empresa de Tratamiento de Residuos Bolivia (Trebol) indicaron que la gente mezcla desechos de cáscaras, vidrios, papeles, cartones, plantas y botellas de plástico, e incluso tierra.

“Alzamos la bolsa, se siente que está pesada porque a veces la llenan de tierra. Lo sabemos porque al final ésta se rompe”, dijo a La Razón uno de los trabajadores de la empresa.

Una de las vecinas de la zona 1° de Mayo dijo desconocer la norma que obliga a separar los residuos y admitió que no clasifica la basura. Otro habitante del lugar comentó que ellos no se dan tiempo para separar los desechos domiciliarios.

Según el concejal Félix Loayza, una familia de cinco miembros genera cerca de 25 kilos de basura por día. Aseguró que se difundirá el contenido de la ordenanza para que se cumpla .

Empresas reutilizan material

Las empresas que compran los desechos a las acopiadoras reutilizan estos materiales, como: botellas pet, artículos de plástico, fierros y ropa. Los recolectores señalaron que esos productos son llevados a otras regiones del país; generalmente a las ciudades de Cochabamba, Santa Cruz y algunas veces a Oruro. Lo más requerido son:  botellas pet, latas y ropa.

‘Al principio no sabía bien lo que debía hacer’

María Lima (28).En Puerto de Mejillones“Empecé a trabajar desde febrero de este año. Mi esposo y yo lo decidimos porque había quedado sin trabajo y no había ingresos para la casa. Le dije que haría lo que sea para sacar adelante a mi familia. Él dijo lo mismo y emprendimos.

Al principio no sabía bien cómo se debía hacer la recolección y lo que es peor no sabía cómo ofertarla a las empresas, para venderlas por tonelada y comprar a los vecinos por kilo. Fui aprendiendo. En algunas ocasiones las empresas buscan quién recolecte y les venda, porque ellos hacen politubos o reutilizan las botellas de plástico o pet.

Ahora sé que tengo que ir a las empresas y decirles que estamos en este negocio. Les damos la dirección y luego vienen ellos. El trato es por tonelada, debo hacerlo de esa forma, no quieren solo kilos.

Entonces, la tienda está abierta para los vecinos que quieran vender sus botellas, sabemos que hay quienes clasifican su basura y la botan. Otras veces, no siempre, vemos algún material en la calle y nos lo llevamos hasta la tienda”.

‘Gano para sobrevivir. Ya son ocho años’

Rosa Pusarico.En la avenida Bolivia“Desde hace ocho años trabajo en este rubro. Es interesante porque no solo se trata de comprar y vender basura, sino también de separarla y lo que gano me ayuda a sobrevivir.

Si bien es cierto que la tienda no es mía, existe un dueño que administra el lugar. Me hago cargo de hacer las ventas y la compra del material que llega. Para ello debo hacer la separación que algunas personas traen, porque prefieren ganar aunque sea Bs 2 o más por kilo a botar esto y sabemos que es mejor reciclar que echarlo a los camiones.

En los ocho años, he aprendido que no todo lo que se bota es inservible: se puede volver a reutilizar. Es decir que se puede convertir en un nuevo producto, aquí no solo han venido las empresas a buscar botellas, fierros, vidrios o papel, algunas personas han venido porque dicen que son artistas, que hacen y crean cosas y para ello necesitan material.

Hace dos años le ayudé a un señor a juntar fierro, el me dijo que me pagaría y así lo hizo, me avisó que iba a construir una estatua o algo así en una zona del Distrito 5”.

‘Comencé como recolectora, en la calle’

Jenny Yujra (26).Vende en la avenida Litoral“Era recolectora en la calle o iba por las casas, algunas veces por los mercados y los basureros. Así comencé hace siete años, caminando por toda la ciudad.

Muchos piensan que este trabajo es sencillo, pero no es así, a veces hay que caminar mucho para lograr tener un kilo de algún material, sea este de fierro, plástico u otro. En otras ocasiones hay que sentarse por horas, para seleccionar todo lo que llega, pero a la vez que es cansador también es divertido. Es decir, uno se puede distraer porque halla cosas que pueden servir.

Por ejemplo, encontré muchas veces revistas, cuentos, fierros que necesitaba para hacer algo en casa, además para que los chicos hagan sus trabajos en el colegio. “Muchos piensan que el reciclaje se reduce a las botellas pet, pero no es así, hay mucho material que se puede rescatar y que es vendido a las empresas porque saben de este valor y reuso que se le da.

Creo que la gente debería venir a dejar material reciclable a estos puntos que hay en todo El Alto”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia