Ciudades

Bebé intersexual recibirá un tratamiento de corticoides

El Alto. Mañana entregarán las primeras pruebas genéticas

Atención. El ingreso al hospital de El Kenko donde se encuentra internado el bebé intersexual.

Atención. El ingreso al hospital de El Kenko donde se encuentra internado el bebé intersexual. La Razón-Archivo.

La Razón / Miguel Rivas / El Alto

02:02 / 02 de octubre de 2013

El bebé que nació el sábado con genitales de ambos sexos en el hospital Corazón de Jesús, deberá recibir de por vida un tratamiento de corticoides (hormona), informó la directora de ese nosocomio, Rosario Campero. Mañana se conocerán los resultados del estudio genético realizado al neonato.

Campero explicó que se tomaron muestras de cariotipo, se realizaron estudios de cromosomas, de LSH y lactato deshidrogenasa (LDH). “De acuerdo con los resultados que se obtengan y se determine, de manera interna los órganos que posee, se podrá proceder a la cirugía y al tratamiento de corticoides”. Los corticoides son hormonas del grupo de los esteroides (producida por las glándulas suprarrenales) y regulan el sistema inmunitario y el metabolismo, principalmente.

El bebé, cuya madre de 14 años fue abusada sexualmente por su padre, nació con un peso de 2,9 kilogramos y con 57 centímetros de talla, y actualmente se encuentra estable.  Su madre ingresó al hospital con dolores estomacales y no sabía que estaba embarazada. Entonces, reveló a los médicos de ese hospital y posteriormente al personal de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia (DNA) de El Alto, que fue víctima de agresiones sexuales por parte de su progenitor desde los nueve años.

Pena. El padre de la adolescente, C. Quispe de 35 años, fue aprehendido por la Policía ese mismo sábado. Al día siguiente, fue sometido a una audiencia de medidas cautelares, en la que se determinó su detención preventiva en el penal de Chonchocoro.

La DNA alteña anunció ayer que ampliará la acusación por complicidad en las vejaciones en contra de la madre, pues ésta calló los hechos que conocía por voz de su hija. “La niña le contaba que cuando su padre estaba en estado de ebriedad era agredida sexualmente, le avisaba y ésta sólo le decía a su pareja (el agresor) que no la moleste”, explicó la responsable de la DNA 24 horas de El Alto, Ana María Callisaya.

La responsable de Género y Gestión Social de la Alcaldía alteña, Nelly Mamani, reveló que cuando la adolescente estaba internada en el hospital de El Kenko, su madre le llamó la atención por informar acerca de los abusos sexuales que sufría.

Un equipo, conformado por psicólogos, trabajadores sociales y abogados, realizará una valoración a la adolescente. “Este estudio servirá para conocer si la menor de edad se acerca a su hijo con cariño, lo atiende y le da de lactar. Hasta ahora eso está sucediendo; pero se hace necesario este análisis, porque en caso de agresiones sexuales las adolescentes embarazadas generalmente rechazan a sus hijos, los descuidan, no los quieren ver, o no los alimentan”, dijo Callisaya.

En caso de que el resultado sea negativo, madre e hijo podrían vivir en albergues separados, la primera para recibir tratamiento psicológico y el segundo por ser rechazado. Actualmente, el bebé intersexual recibe la vista de su madre de 14 años de edad, tres veces al día, y recibe la leche materna. La adolescente está en un albergue de la Defensoría.

Amplían denuncia

Estudio

La Defensoría de la Niñez y Adolescencia (DNA) de El Alto definirá, en las próximas horas, los términos de la ampliación de la denuncia en contra de la madre de la adolescente que fue violada por su padre.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia