Ciudades

Bs 410.000 para mejorar parques de Pura Pura y Alto Auquisamaña

En 2011, el municipio de La Paz tenía 2,42 metros cuadrados (m2) de áreas verdes urbanas por habitante, lejos de los 9 o 12 m2 per cápita que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, ese indicador es más del doble del promedio de 2009, de 1,17 m2.

Senderos invitan a pasear en Auquisamaña. Foto: Oswaldo Aguirre

Senderos invitan a pasear en Auquisamaña. Foto: Oswaldo Aguirre

La Razón (Edición Impresa) / Guadalupe Tapia

00:00 / 11 de mayo de 2014

En 2011, el municipio de La Paz tenía 2,42 metros cuadrados (m2) de áreas verdes urbanas por habitante, lejos de los 9 o 12 m2 per cápita que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, ese indicador es más del doble del promedio de 2009, de 1,17 m2.

Desde 2007, el gobierno local trabajó en la reforestación y repobló 232 hectáreas con árboles. Actualmente el habitante de la urbe puede gozar del canto de las aves, del ruido de los árboles sacudidos por el viento, de los paisajes primaverales u otoñales sin salir de la ciudad. Solo basta dirigirse al Parque Ecológico Recreacional de Pura Pura o al bosquecillo de Alto Auquisamaña, en los que este año la Alcaldía invertirá Bs 410.000 en hacer mejoras.La comuna busca consolidar ambos espacios —que albergan especies animales como lagartos, vizcachas o incluso serpientes— como sitios de distracción y refugio, sin que eso implique poner en riesgo la conservación del medioambiente, explicó el alcalde de La Paz, Luis Revilla.

“Estos dos espacios son los bosques más grandes que tiene la ciudad, son sus pulmones. Su preservación reviste importancia, sin que ello signifique que no se pueda disfrutar de esos lindos espacios”, agregó.

El Parque Ecológico Recreacional de Pura Pura, de 21 hectáreas, se halla dentro del bosquecillo del mismo nombre, que tiene 196 hectáreas. Fue inaugurado en julio de 2009.

Cuenta con una laguna artificial, un puente colgante de 60 metros, dos canchas con césped sintético, lugares recreacionales para niños, un tobogán de fibra de vidrio, módulos de maderas, pahuichis, entre otros.

No obstante, el último año se buscó la manera de adecuar el bosquecillo para la realización de deportes extremos. Por ello es que ahora se pueden practicar la bicimontaña, rapel (descenso con cuerda en superficies verticales) y el skate, deporte urbano que se practica con el uso de una tabla con ruedas o patineta.

El director de la Unidad de Calidad Ambiental, Rubén Ledezma, informó que se invierten Bs 270.000 en la mejora de los senderos y los espacios habilitados para acampar.

El año pasado, la Alcaldía creó el primer grupo de 12 guardaparques para resguardar el espacio. Este año su trabajo se centrará en el control y monitoreo de la flora y la fauna, y en la promoción de campamentos para  que grupos de personas o instituciones quieran acercarse a la naturaleza.

Circuito. “Hay también un circuito ecoturístico de 2,87 kilómetros, que tiene senderos de fácil identificación y baja dificultad, por el cual se puede apreciar la diversidad de la flora y la fauna”, dijo Ledezma. El plan de esa dirección edil incluye el cultivo en 25 parcelas de especies arbóreas y en cuatro de especies arbustivas. “Se hará la reforestación con especies nativas, control fitosanitario de los árboles “.

Actualmente, cada fin de semana, aproximadamente 7.000 visitantes buscan refugio en este espacio verde situado al norte de la ciudad.  La municipalidad además puso su atención en el bosquecillo de Alto Auquisamaña, de 101 hectáreas, aunque solo cuatro tienen áreas de equipamiento, juegos, pahuichis y sitios habilitados para acampar.  Al sector se llega por Auquisamaña, subiendo una vereda tras pasar el  último puente que une ese barrio con la avenida Costanera. El ascenso para quienes no tienen vehículo puede tomar unos 20 minutos. El desafío del caminante es vencer la alta pendiente de las Colinas de Santa Rita.

El camino, que se encuentra empedrado, tiene deformaciones. Por la calidad del suelo, casi al llegar a la cima se pueden observar las cárcavas abiertas en la vía. En lo alto de las colinas hay una especie de explanada, que cuando llueve se convierte en un barrizal. Metros más allá se pueden observar los árboles y las sendas que invitan a caminar.

“Vamos a reparar los senderos dañados y se ampliarán los sitios de equipamiento”, explicó el director.

En este sector también se hará el control y monitoreo de la biodiversidad y la conservación de la flora y fauna. Se prevé que cuatro guardaparques resguarden el área los fines de semana para informar sobre las actividades recreativas y promover el camping, dando seguridad a los acampadores.

También se incentivará la práctica del taichí y yoga.

“Estamos mejorando las áreas para acampar y hay un circuito turístico para disfrutar de la naturaleza”, apuntó Ledezma, quien precisó que la inversión asciende a Bs 140.000.

“Estamos trabajando en el armado de las sendas para las caminatas. Estos pasillos tendrán barandas de madera y áreas de descanso. Además, se habilitará espacio para los campamentos, se reconstruirá el área infantil y se mejoran los pahuichis.  Estas obras no romperán el ecosistema del bosquecillo”, aseguró.

Esta área verde es el hábitat del zorro andino, la vizcacha, entre otros animales; tiene una variedad de especies arbustivas y cactáceas, y viven allí 64 clases de aves y reptiles.

El Alcalde, quien reconoció que el acceso al bosquecillo de Alto Auquisamaña no es fácil, adelantó que luego de que se hagan las mejoras, se procurará que los fines de semana un vehículo pueda trasladar a quienes estén interesados en conocer este nuevo espacio recreativo.

La ciudad contará con bosquecillos urbanos

El Gobierno Municipal de La Paz dotará a la ciudad de bosquecillos urbanos como parte de su Plan de Conservación y Medio Ambiente, el que prevé la plantación de árboles e intervención masiva en sus áreas forestales, informó el director de la Unidad de Calidad Ambiental, Rubén Ledezma.

El objetivo es lograr un equilibrio entre la naturaleza y el área urbanizada, mejorar la calidad de vida de las personas, reducir la contaminación y desarrollar consciencia ambiental.

“Hay varios lugares en los que queremos promover la conservación del medio ambiente. Este año, por ejemplo, se trabajará en Challaloma (Cotahuma), que tiene una superficie de 17 hectáreas. Es un trabajo complejo que requiere intervenciones serias, por lo que se calcula que se trabajará una por año”.

En ese sitio se proyecta plantar eucaliptos, cipreses y pinos,   característicos de La Paz.

 Según el gobierno local, hasta hace tres años se habían identificado en La Paz 27 áreas forestales —Pura Pura, Auquisamaña, Bolognia, Achachicala, Cotahuma, Llojeta, Obrajes y otros—; sin embargo, es posible que hayan disminuido por las intervenciones en la cuenca Hampaturi. “Es probable que se hayan afectado áreas forestales pequeñas, por eso estamos buscando intervenir en áreas grandes”.

Otro sitio que la Alcaldía planea convertir en un bosquecillo es el parque La Integración, al frente de Pura Pura, y las partes altas de Villa San Antonio, en la ladera este. “Estamos planificando ganar cada año más espacios verdes, sobre todo en las partes altas de las laderas”, añadió.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia