Ciudades

Cae una banda de cogoteros que operaba en minibuses, en El Alto

Cuatro minibuses incautados y seis detenidos, todos sospechosos de operar como cogoteros, es el resultado de un operativo que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de El Alto realizó el fin de semana.

Atrapados. Cuatro minibuses sospechosos detenidos en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de El Alto.

Atrapados. Cuatro minibuses sospechosos detenidos en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de El Alto.

La Razón / Miguel Rivas / El Alto

01:28 / 14 de febrero de 2012

El director de la FELCC, Félix Rocha, informó que los delincuentes operaban como transportistas de servicio público. “Sin embargo, todo esto está sujeto a las investigaciones ya que los aprehendidos se sometieron al derecho de silencio”. Indicó que los sospechosos podrían estar involucrados en algunos de los 60 crímenes por estrangulamiento perpetrados en 2011.

Los arrestados fueron identificados como José Pardo Gonzales Villalpando, Boris Alberto Gonzales Villalpando, Charles Cristian Gemio Arce, Nelson Javier Paco Espinoza, quienes fueron detenidos el sábado por la División de Propiedades, y Alberto Chauca Chauca y Gloria Gutiérrez Jiménez, arrestados el viernes por la División Homicidios.

El jefe policial dijo que todos fueron puestos a disposición del juez cautelar y que se encuentran recluidos en los penales de La Paz. “No se descarta que todos los hechos hayan sido cometidos por este grupo de personas, los mismos que están siendo diagnosticados”.

Captura. El viernes en la madrugada se interceptó un minibús de color plomo que circulaba por la avenida Cochabamba del Distrito Municipal 3 de esta urbe,  en actitud sospechosa. El jefe de la División Homicidios de la FELCC, Oswaldo Fuentes, dijo que en el interior del vehículo se encontraban cuatro personas, tres varones y una mujer. “Dos de ellos se dan a la fuga al percatarse de la presencia policial y al ser intervenido el motorizado al interior se encontró a las otras dos personas”.

En el registro se hallaron sombreros, mantas, aguayos y otros artículos que, de acuerdo con las investigaciones, “consideramos que es parte del trabajo que realizaron en horas de la mañana”. El sábado, señaló Fuentes, se secuestró el segundo motorizado de color blanco de propiedad del aprehendido un día anterior, Alberto Chauca Chauca. Es decir que el sospechoso operaba con dos minibuses, el de color plomo  y el blanco, para no despertar sospechas y así evitar que los afectados lo reconozcan.

La División Propiedades de la FELCC alteña detuvo, también el sábado, a otros dos minibuses, uno dorado y el otro azul, luego de allanar tres domicilios en Villa Jardín, Villa Adela y Viacha. En el último no se encontró ninguna prueba delictiva, pero fue incautado porque es de propiedad de Nelson Paco Espinoza. En el primero, se halló un retazo de chompa que se presumía era utilizado para atacar a las víctimas.  

El jefe de esta división, Willy Chipana, dijo que en este operativo se detuvo, además, a tres personas. “Se allanaron los domicilios luego de una denuncia, de que algunos sujetos dentro de un vehículo azul estarían cometiendo ilícitos. En estas viviendas se encontraron documentos y prendas”.

Una marcha pide juicios penales

Un grupo de víctimas de los cogoteros marchó ayer por la tarde hasta inmediaciones de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de El Alto para reclamar que se realicen procesos penales en contra de los detenidos. Dijeron que si fuese necesario exhumarán los cuerpos que fueron cogoteados.

Reconocen vehículos

Algunas víctimas que sobrevivieron a los ataques de estas personas reconocieron los minibuses y parte de sus objetos usados en los atracos. “A mí me agarraron a las cinco de la mañana cerca de la avenida Cochabamba, me subí y me quitaron todo lo que tenía. Soy comerciante, iba a trabajar, nunca pensé que esto me podía pasar. Tuve miedo de que mis cuatro hijas se queden solas”, sostuvo J. Q., quien identificó el minibús plomo. El jefe de la División Homicidios de la FELCC, Oswaldo Fuentes, señaló que el modus operandi de los delincuentes es el de hacerse pasar por pasajeros, chofer y voceador o voceadora.

Una vez que la víctima ingresa, recorren cierta distancia y sorpresivamente la maniatan o estrangulan y le quitan sus pertenencias. “Los que actúan directamente sobre la víctima se ubican en los asientos traseros, para que la víctima se sitúe adelante y sea más fácil rodear su cuello con algún objeto”. También mencionó que cambiaban de rutas para no ser descubiertos o identificados por los sobrevivientes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia