Ciudades

Coroma y Quillacas se dan la mano y deciden iniciar diálogo

Encuentro. Los rehenes y el tractor fueron intercambiados

Conflicto. Pobladores de Quillacas muestran sus puños desafiantes por el problema; fue el viernes.

Conflicto. Pobladores de Quillacas muestran sus puños desafiantes por el problema; fue el viernes. Foto: Víctor Gutiérrez

La Razón / Williams Farfán - Wilacota (Oruro)

22:51 / 03 de marzo de 2012

Los mallkus de Coroma y Quillacas se encontraron ayer por primera vez en la historia, según ellos mismos, y se dieron la mano y pidieron perdón a la Pachamama por las agresiones mutuas. Hoy iniciarán el diálogo para intentar resolver el conflicto limítrofe que los enfrentó desde la Colonia.

El encuentro fue posible por la mediación de la ministra de Autonomías, Claudia Peña, que está en el lugar del último enfrentamiento producido el martes con el saldo de, al menos, 48 heridos producto de pedradas y dinamitazos.

Ella trasladó desde Challapata a uno de los rehenes que aún estaba en manos de los orureños de Quillacas para devolverlo a los comunarios de Coroma, que el viernes en la noche habían hecho lo propio con el que habían secuestrado.

La entrega se realizó ayer a mediodía y quedó pendiente para más tarde el canje de los otros dos rehenes que estaban en manos de los orureños y del tractor en poder de los potosinos. El canje debía realizarse en el punto del conflicto, en Wilacota.

Luego de la primera entrega, los mallkus de Coroma, Emilio Pérez, y de Quillacas, Constantino Quispe, se reunieron en el punto limítrofe, en Wilacota, bajo la mirada de las autoridades, la Ministra de Autonomías, y los gobernadores de Potosí y Oruro, Félix Gonzales, y Santos Tito, respectivamente, y rodeados por policías.

Se dieron la mano y se arrodillaron para pedir perdón a la Pachamama por los constantes enfrentamientos entre ambos pueblos. Entonces comenzó a llover y tuvieron que refugiarse en una ambulancia particular para conversar.

Sin la participación de autoridades, ambos mallkus decidieron llegar a un acuerdo y firmaron un acta de entendimiento, mediante el cual se comprometieron a respetar las decisiones del diálogo que emprenderán hoy y que tiene la finalidad de esclarecer dónde es la línea demarcatoria de ambas poblaciones.

Para Coroma es Wilacota, para Quillacas, está dos kilómetros más adentro hacia el territorio potosino.

Ambos acordaron respetar el resultado del diálogo, en el cual intentarán demostrar con papeles y argumentos cuál es el límite que los separa. En el conversatorio, que se instalará hoy a las 08.00, participarán las autoridades nacionales.

La zona de conflicto es fértil para la producción de quinua y, según la Ministra de Autonomías, el alza del precio de ese alimento desató la última pelea. Por allí existen pocas viviendas, unas dos de adobe a ambos lados del enfrentamiento, pero sí hay largas extensiones de sembradíos del producto andino.

El acceso al punto es difícil, debido a que la carretera está en pésimas condiciones, con baches, lagunas y pedrones. Para ingresar se requiere de un motorizado 4x4.

Pese a esto es una de las rutas del tráfico de autos ilegales o chutos. La Razón vio que decenas de estas movilidades transitan por esas carreteras todos los días, a la vista de los escasos policías que rondan la zona.

Comcipo decide ir al paro

El Comité Cívico Potosinista (Comcipo) decidió ayer en un Consejo Consultivo realizar un paro de 24 horas el martes 6 en protesta por el “avasallamiento” en el límite entre Potosí y Oruro.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia