Ciudades

Desagüe pluvial, amenaza para el peatón y la infraestructura vial

Incumplimiento. Pese a la normativa, propietarios de viviendas en La Paz la desacatan

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

00:00 / 05 de octubre de 2014

Cuando llueve en La Paz hay arterias por las que es imposible caminar. Chorros de agua caen desde bajantes y canaletas pluviales hacia las aceras en franca violación al decreto que norma las instalaciones sanitarias en Bolivia y a la municipal  Ley de Uso de Suelos Urbanos (LUSU).

Quedar empapado no es el único peligro. “Las canaletas y bajantes, que desde las terrazas o algún piso botan sus aguas a las calzadas y aceras, por la altura y la distancia, dañan tanto veredas como el material de la plataforma, sea asfalto o tierra”, indicó a La Razón Ramiro Burgos, director a.i. de Coordinación Territorial del Gobierno Municipal de La Paz y subalcalde del Macrodistrito Centro.

Las bajantes son las tuberías verticales que recogen el líquido pluvial proveniente de las canaletas paralelas a techos, terrazas y otros por las que escurre la lluvia.

 “Hay irresponsabilidad de las familias. Algunas tienen recursos y conocen la normativa, pero no la cumplen y creen que echando el agua a la calle han resuelto todo”, denunció.

El Reglamento Nacional de Instalaciones Sanitarias Domiciliarias, aprobado en 2011 por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA), establece las características que deben tener las instalaciones domiciliarias de drenaje pluvial hasta el punto de conexión con la red pública de alcantarillado, lo mismo que la LUSU, que rige desde 2012.

Para la Alcaldía existen tres factores detrás del incumplimiento de la norma: la falta de recursos económicos de las familias para efectuar la conexión a la red central de alcantarillado pluvial, el desconocimiento de las normas y el desinterés y la dejadez.

El fluido que chorrea de los desagües mal ubicados causa un daño colateral, porque remoja el terreno.  Con el tiempo puede tener consecuencias dramáticas, como un deslizamiento, advirtió el presidente de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB), Marcelo Badani.

“La mayoría es por negligencia de los vecinos”, agregó el representante del colegio profesional.

El numeral 7 del apartado 4.4. del reglamento del MMAyA dispone que  cuando no se cuente con un colector público de drenaje o alcantarillado pluvial, el inmueble “deberá evacuar las aguas directamente sobre la calzada, al pie del cordón de la acera”.

Según la LUSU, sin embargo, en los proyectos de construcción deben tomar en cuenta la recolección, canalización y evacuación del agua pluvial y subterránea a la red urbana hasta el drenaje público para que el gobierno local autorice las obras.

“Estas aguas no podrán verterse directamente sobre terrenos, edificaciones de propiedad pública o terceros”, se lee en el anexo VI de la norma, sobre Condiciones Generales de Edificaciones.

El drenaje del líquido pluvial en instalaciones domiciliarias “deberá, en lo posible, descargar directamente a las cunetas del sistema público de recolección del escurrimiento superficial”, dispone la norma.

La Razón efectuó un recorrido la mañana del 17 de septiembre por seis zonas de la ciudad, y pudo observar este tipo de conexiones mal hechas en San Antonio Alto, Villa Fátima, Villa Pabón, la zona del Cementerio, Faro Murillo y San Pedro.

Ya sea desde los techos, el patio, de un segundo, tercero, cuarto y hasta un quinto piso, hay bajantes hacia la calzada o la acera.

 En la avenida 9 de Abril, casi llegando al Faro Murillo, cuando llueve, el líquido que cae desde un tercer piso directamente hacia un sumidero —que está obstruido con una lámina de calamina— lo hace con fuerza y salpica toda la acera.

Los peatones deben cruzar al frente —donde no existe vereda— para ponerse a salvo. Nadie abrió la puerta del inmueble cuando este medio llamó para entrevistar al propietario.

“Se mojan mis zapatos si paso por aquí, porque el agua moja la calle, no solo la acera”, protestó una transeúnte que pasaba por el lugar.Para el director ejecutivo de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Agua Potable y Saneamiento, Edson Solares, el buen manejo del alcantarillado pluvial es competencia de los gobiernos locales.

María Luisa Kuramoto, asesora de Servicios de la Dirección de Fiscalización de Obras y Servicios de la Alcaldía de La Paz, informó que se emiten notificaciones cuando hay conexiones mal hechas en cumplimiento de la LUSU, aunque no especificó cuántas fueron emitidas desde principios de año.  

“Cuando sabemos —generalmente a denuncia— notificamos (a los dueños) para que hagan canalizar  las evacuaciones a la red correspondiente. Como municipalidad, administramos parte del sistema de alcantarillado pluvial, pero trabajamos más en la limpieza de sumideros”. “Los sistemas nuevos los administramos nosotros”, apuntó.Perjuicio. En la calle Canónigo Ayllón del barrio de San Pedro, dos bajantes de una vivienda, que cuelgan sobre la acera, están rotas. Una vecina comentó que en la época de lluvia los chorros que salen de ambos tubos impiden el paso por la vereda, que tiene poco más de un metro de ancho. “Parece como una ducha cuando sale el agua de estas tuberías, debemos cruzar a la acera de enfrente”, contó otra, Irma Laura.

La Razón intentó hablar con los propietarios de las viviendas, golpeó puertas y tocó timbres pero no tuvo éxito. “Perjudica a mi negocio, cuando llueve es grave, me hace frío en los pies. Qué vamos a hacer, tengo que vender en este lugar”, dijo Virginia Espinoza, comerciante callejera de abarrotes en la calle Zoilo Flores.

Para que sus productos no sean alcanzados por el líquido que sale de la bajante de una casa, debe colocar su mercancía sobre taburetes, ya que el tubo cuelga sobre la acera.

“Al dueño no lo conocemos (para reclamarle). Así no más tenemos que vender, encima de tarimas, tengo que ver de no resbalar; cuando la lluvia cae más fuerte, ya no puedo vender y me retiro, porque el caudal crece”, declaró Carmen Poma, otra vendedora en vía pública a la que entrevistó este diario.

Agua de los jardines

ProblemaEl presidente de la SIB, Marcelo Badani, informó que otro problema que se presenta es la falta de un sistema de evacuación del agua de los jardines. “Muchos de los domicilios tienen jardín, pero no un sistema de captación, por lo que el agua va directo al terreno y afecta a los vecinos”.Restricción El artículo 37 de la Ley de Uso de Suelos Urbanos en el municipio dispone que en aquellos sectores en los que representen un peligro a la

estabilidad, según el Mapa de Riesgos, queda restringida la implementación de áreas verdes en suelo pleno. Si existían con anterioridad se debe presentar el informe de instalación de sistemas de drenaje, recolección  de aguas e impermeabilización del suelo o similares.

En la periferia el agua residual termina contaminando los ríos

La ley no es retroactiva y no se puede hacer nada con conexiones antiguas

En las laderas y los barrios periféricos aún hay conexiones ilegales de aguas servidas que desembocan en ríos y cerros, contaminándolos y humedeciendo el suelo, comprobó La Razón en un recorrido por seis zonas de la ciudad de La Paz.

En el puente Pazos Kanki, cerca del cruce de las villas Copacabana y San Antonio, de una sola vivienda salen tres tubos que echan el líquido residual al río Orkojahuira. (Ver foto arriba).

Más abajo del puente Minasa, Villa Fátima, existen cuatro inmuebles que usan ese sistema de desagüe y cinco en la avenida 9 de Abril, casi llegando al Faro Murillo, por citar ejemplos.

“Las conexiones clandestinas son diarias, es difícil (dar una estadística), dañan el espacio público y se dan principalmente en los cinturones periféricos. La gente no tiene asesoramiento técnico y, sin darse cuenta, daña su propio espacio”, informó a La Razón Ramiro Burgos, director a. i. de Coordinación Territorial del Gobierno Municipal de La Paz y subalcalde del Macrodistrito Centro.

La Ley de Medio Ambiente prohíbe echarlas a los ríos. “Donde hay red (de alcantarillado) no es una atribución de la empresa de agua (conectarles), sino las personas deben hacerlo según un diseño de ingeniería, pero no cumplen y simplemente colocan unos tubos que van directo a la calle”, apuntó Marcelo Badani, presidente de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB).Suelo. El 18 de enero de 2012, 70.000 cubos de tierra se desprendieron de un talud de la zona de Pampahasi Bajo Central,  el antiguo escarpe (declive) del megadeslizamiento que se produjo el 26 de febrero de 2011 en la ladera este de la ciudad y arrasó a más de diez zonas. Burgos mencionó este caso como una consecuencia de las conexiones clandestinas de alcantarillado.

El presidente de la SIB destacó que existen casos en los que las aguas servidas no son expulsadas directamente a la calle, sino son reunidas en pozos, lo que produce la contaminación en el suelo y en los alrededores, y además ocasiona el humedecimiento de la superficie.

En otros casos, el sector se urbaniza incluso antes de que se haya diseñado la red de alcantarillado. ¿Cuál es la instancia que debe hacer el control? María Luisa Kuramoto, asesora de Servicios de la Dirección de Fiscalización de Obras y Servicios de la Alcaldía de La Paz, informó que esa oficina notifica a los infractores cuando las conexiones son posteriores a la aprobación de la ley. “Hay muchas conexiones antiguas que están, efectivamente, dirigidas a los ríos, en este caso no hacemos fiscalización porque son previas a la ley, ninguna norma es retroactiva; sin embargo, no permitimos que nuevas conexiones salgan a embovedados ni a los ríos”.

De 1 a 4 años de cárcel por contaminar

La Ley de Medio Ambiente, o 1313, artículo 107, dispone que quien arroje aguas residuales no tratadas a los ríos debe ser encarcelado.“El que vierta o arroje aguas residuales no tratadas, líquidos químicos o bioquímicos, objetos o desechos de cualquier naturaleza, en los cauces de aguas, en las riberas, acuíferos, cuencas, ríos, lagos, lagunas, estanques de aguas, capaces de contaminar o degradarlas, que excedan los límites a establecerse en la reglamentación, será sancionado con la pena de uno a cuatro años y con la multa del cien por cien del daño causado”, indica el artículo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia