Ciudades

Afectados de Valle de las Flores apartan a 5 ‘infiltrados’

Desastre. Al menos 73 personas permanecen cerca de sus casas

Aferrados. Un vecino cuida sus pertenencias en su casa destruida; unos 73 no están en las carpas.

Aferrados. Un vecino cuida sus pertenencias en su casa destruida; unos 73 no están en las carpas. Wara Vargas.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

03:56 / 09 de junio de 2015

Damnificados de Valle de las Flores depuraron de la lista provisional a cinco personas que intentaban pasar por afectadas. En el campamento, 77 desplazados tratan de volver a la normalidad, pero 73 permanecen cerca de sus casas.

“Nos conocemos entre nosotros y había cinco vivos que querían colarse”, dijo Teresa Loza, dirigente de la comisión elegida por los afectados para representarlos, en referencia a víctimas del megadeslizamiento de 2011 que fueron beneficiados con viviendas en El Alto y que querían aprovechar el drama para lograr más beneficios.

La rotura de una tubería de la Empresa Pública Social del Agua y Saneamiento (EPSAS) la noche del 3 de junio causó destrozos a 26 casas que fueron evacuadas.

Hay 150 afectados según la comisión de damnificados del desastre en Valle de las Flores, pero de acuerdo con Mauricio Fernández, de la Comisión de Logística del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, 77 personas habitan en las 13 carpas. Los restantes 73 están resguardando los bienes que aún quedan en sus casas. El domingo, el campamento fue cercado con calaminas como medida de seguridad para los niños y ante la presencia de ladrones, informó Junior Rodríguez, del equipo de logística de la empresa.

Necesidades. A unos metros del playón donde están instaladas las 13 carpas, se halla un precipicio, por lo que se espera que la valla sirva de protección a los niños que entrada la noche aún juegan allí.  A la labor de seguridad se suman policías apostados a unos 100 metros de las casas afectadas, ante la eventualidad de que antisociales roben los bienes que aún están sepultados bajo el lodo.

En tanto, con la instalación de una cocina semiindustrial de tres hornallas se tiene previsto que desde esta jornada los damnificados puedan cocinar sus alimentos en una olla común. “Se les proporcionará verduras y otros productos”, agregó Rodríguez. Hasta ayer, la empresa les entregó raciones de alimentos.

Pero aún hay otras necesidades. Teresa lavó ayer por tercer día consecutivo la ropa que rescató del lodo, pero el barro aún no sale. “Necesitamos bañadores, ace y jabón”, sostuvo la damnificada. Mientras tanto, era conectado un tubo PVC a la red alcantarillado, a unos centímetros de la cañería de alta presión que reventó la semana pasada, informó Iván Miranda, jefe de Infraestructura de EPSAS. Los albañiles empezaron el trabajo el domingo.

El refugio cuenta con una batería de baños y hoy se tiene previsto instalar duchas. El censo de los perjudicados, por otra parte, aún se hace esperar. “Hemos llegado a un acuerdo con un ingeniero civil, pero esta mañana (ayer) lo esperamos y ahora no responde a su teléfono celular. Creo que hasta el jueves o viernes vamos a tener una lista oficial”, dijo Loza.

EPSAS se comprometió a indemnizar a los perjudicados por la destrucción causada a sus viviendas y por la pérdida de equipos, mobiliario, ropa y enseres. Sin embargo, en el caso de los inmuebles, las víctimas deben presentar un informe técnico con la descripción de los daños elaborado por un ingeniero civil. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia