Ciudades

EPSAS admite que dejó abiertas entre 200 y 250 zanjas en La Paz

La Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS) admitió ayer que dejó abiertas entre 200 y 250 zanjas en la ciudad, las que se constituyen en un peligro para peatones y vehículos. La empresa dijo que contratará otra firma para agilizar los trabajos de reparación.

Cuatro baches en un mismo lugar dejados por EPSAS en la Avenida del Ejército. Foto: A. Illanes.

Hoyos. Cuatro baches en un mismo lugar dejados por EPSAS en la Avenida del Ejército. Angel Illanes

La Razón (Edición impresa) / Micaela Villa / La Paz

02:41 / 30 de noviembre de 2012

“(Son) de 200 a 250 sólo en La Paz. Día a día las zanjas aumentan, cada día tenemos reparaciones. Hemos tenido algunos tropiezos. Estamos cerrando poco a poco los baches, incluso con personal de la empresa”, indicó Adolfo Argandoña, gerente técnico de EPSAS. Según la Alcaldía de La Paz, estas zanjas son peligrosas debido a que en la época de lluvias se llenan de agua, lo que humedece la tierra, y pueden dañar construcciones aledañas.

Por otra parte, al no tener señalización fosforescente, en las noches pueden ocasionar accidentes de tránsito;  incluso es un riesgo para los peatones distraídos. La Razón efectuó el martes 27 un recorrido por la urbe y encontró nueve baches y zanjas de todo tamaño y profundidad, que perjudican el tráfico vehicular e incluso convierten calles de dos carriles en vías de uno solo.

Landaeta. Un problema grave se da en la avenida Landaeta, a la altura de la calle Bernardo de Rojas. El boquete abierto debido a una fuga de alcantarillado, estaba siendo rellenado por personal de EPSAS, pero volvió a abrirse la tarde de ayer y dejó un hoyo mayor, alertó el vecino Alberto Téllez.

David Mollinedo, jefe de la Unidad Especial de Atención de Emergencias de la Alcaldía, informó que el arreglo le corresponde a la empresa de agua. “Hemos ayudado a rellenar y compactar, ellos deben hacer una cámara; la Alcaldía no tiene ninguna responsabilidad porque no es un problema de bóveda”, indicó.

Este diario recorrió las calles Canónigo Ayllón, Rigoberto Paredes, Ingavi y la 21 de Calacoto, además de las avenidas Landaeta, Esteban Arce (Bajo San Antonio), la Capitán Castrillo, la Costanera y la del Ejército. “El hueco (en la Esteban Arce) está más de un mes, creo que cambiaron el alcantarillado y lo dejaron así (con escombros)”, señaló un vecino. “Hace dos semanas se abrió esto (Av. del Ejército), hay cuatro huecos”, indicó Martha M., empleada en un parque.

Adolfo Argandoña, gerente técnico de EPSAS, explicó que “la norma SAB (Sistema de Administración de Bienes y Servicios), con la cual nosotros hacemos contratos, no es adecuada a este tipo de emergencias”. “Los procesos menores salen en dos semanas. Hay contratos mayores que deben pasar por gerencia”, agregó.

Al principio de la calle Canónigo Ayllón, en San Pedro, hace más de dos semanas que hay una zanja abierta que “es perjudicial para todos”, ya que mide más de un metro de longitud. Otra que está abandonada hace más de un mes se encuentra en la calle Rigoberto Paredes, en la misma zona.

Rosmery Pari denunció que los vecinos  llamaban “todos los días” a EPSAS para que la rellenen. “Después de tanto insistir lo taparon, pero nos dijeron que para el asfaltado tenemos que esperar a que haya más lugares similares para hacerlo todo a la vez, porque éste es pequeño”, denunció.

Esto se debe a que los proveedores no tienen suficiente cantidad de áridos para el rellenado, aseguró Alfonso Oblitas, jefe de la Unidad Especial de Infraestructura Vial del gobierno edil, entidad que viene insistiendo en que EPSAS rellene las zanjas que abre y reponga el asaltado.  En la avenida Castrillo, el conductor Wilmar Flores se quejó por el boquete no atendido en esa avenida, que está así desde octubre, y advirtió que puede producir accidentes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia