Ciudades

Educadores urbanos buscan mejorar el aspecto de la Ceja

El Alto. Son artistas que usarán sus destrezas para cambiar hábitos.

Innovación. Los pasos cebra artísticos pintados en una de las calles de la Ceja de El Alto. Foto: Eduardo Schwartzberg

Innovación. Los pasos cebra artísticos pintados en una de las calles de la Ceja de El Alto. Foto: Eduardo Schwartzberg

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / La Paz

09:40 / 02 de julio de 2014

Desde hoy, 17 educadores urbanos intentarán aliviar el congestionamiento vehicular y peatonal y acabar con la suciedad de la Ceja. Lo harán con enseñanzas a través de representaciones artísticas, con la finalidad de cambiar hábitos de la gente.

El proyecto se llama Programa de Educación Urbana y forma parte del plan municipal Ceja nuevo centro urbano Nayra Punku (primera puerta). Los educadores utilizarán el arte, como las dramatizaciones, los chistes, entre otras técnicas.

“Lo que se pretende, en síntesis, es transmitir y recuperar valores urbanos y ciudadanos a través de la creación artística de estos educadores”, explicó la coordinadora del programa Nayra Punku, Shareska Vásquez.

El congestionamiento, el asentamiento de comerciantes, el uso de vías como mingitorios, la circulación de peatones por las calzadas y el irrespeto a los semáforos son las principales deficiencias detectadas por un diagnóstico elaborado por el programa y que sirve de sustento para el plan de educación ciudadana.

De acuerdo con el plan Nayra Punku, por la Ceja circulan al día cerca de 35.000 vehículos y al menos 110.000 peatones. En ambos casos, entre el 70% y 80% infringe las normas de tránsito y las urbanas.

Centro. La Ceja, donde se aplicará el plan educativo, comprende desde el peaje de la autopista hasta la Cruz Papal por la avenida Juan Pablo II y hasta el cruce a Viacha y calle 11, por la avenida 6 de Marzo; además de la avenida Antofagasta hasta la plaza Juana Azurduy, en la zona Villa Dolores.

Según Vásquez, existen puntos específicos en ese sector donde algunas faltas son más evidentes. Hay más acumulación de basura en la calle 2 de la zona 12 de Octubre, Plaza del Lustrabotas, avenida Tiahuanacu, el sector del Reloj y el puente distribuidor vial; esto por el asentamiento de los comerciantes.

El atolladero de vehículos está en la avenida 6 de Marzo, desde las calles 1 hasta la 11, en el ingreso a la Naciones Unidas y en la Juan Pablo II.

“Todas las señales de tránsito son vulneradas en todas la calles, lo mismo que la falta de uso de pasarelas y de aceras”, agregó Vásquez.

De acuerdo con un sondeo realizado por La Razón a 15 personas que ayer caminaban por la Ceja, la principal causa de esos males es la falta de educación en colegios y en hogares.

“Definitivamente somos los ciudadanos los que no aprendemos, por más que hagan baños en este lugar, así pongan guardias viales, semáforos o basureros, no vamos a cumplir, eso es porque en la casa nadie enseña y en el colegio tampoco”, dijo Roberto Paredes, vecino de Villa Dolores.

Lo más molestoso para las mujeres es ver a los hombres orinar en las calles. “Si hay algo que de verdad es incómodo y hasta causa repulsión es ver a personas utilizar las calles como baño, y los que más incurren en esto son los varones y algunas comerciantes que llevan a sus hijos a hacer sus necesidades biológicas en cualquier parte”, se lamentó Carmen Chipana.

Los educadores urbanos fueron seleccionados por sus aptitudes artísticas a través de un casting, realizado por la unidad de Cultura de la Alcaldía. “Lo interesante de todo esto es que en la calle se podrá ver la iniciativa artística, que nos digan que no debemos botar la basura en las calzadas, no pasar la calle cuando esté en luz verde, si se trata de peatones o roja para los choferes”, aseveró Vásquez.

Complementó que el programa de educación urbana será reforzado con el pintado de murales, pasos de cebra y la limpieza permanente de vías, mercados y otros lugares del centro de la ciudad; además con operativos para retirar carteles.

Chorros de agua de 2 metros de alto

Miguel Rivas

Dos fuentes de agua, con chorros impulsados a una altura de hasta dos metros, serán colocados en el sector del peluquero para mejorar la cara de la Ceja en El Alto.

Los manantiales estarán construidos sobre un área de 200 metros cuadrados, entre el ingreso al distribuidor vial y la avenida Juan Pablo II, 300 metros antes de llegar al peaje de la autopista.

“Tendrá chorros de agua sincronizados impulsados hacia arriba y por la noche serán de colores por las luces que se colocarán en el entorno, las cuales también serán sincronizadas”, dijo la coordinadora del programa Nayra Punku, Shareska Vásquez.

La funcionaria aseguró que sobre el área también se instalarán luminarias para que la obra quede resguardada y no sea objeto de robos o daños por parte de los peatones o malentretenidos.

El costo aproximado de esta obra será de 600.000 bolivianos. Añadió que este proyecto es solo uno de los muchos que se pretende realizar en la Ceja.

“El programa contempla la construcción de la Pasarela del Arquitecto, dos mingitorios en la avenida 6 de Marzo y pasos peatonales de la Luna, el Sol y de los Hombres Águila, y la mejora de aceras, el colocado de luminarias, entre otros proyectos”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia