Ciudades

El Alto cuenta con un criadero que tiene 18.000 alevines de trucha

El Alto tiene desde el año pasado un criadero de truchas, donde  actualmente viven 18.000 alevines o crías de esa especie. Éste consta de tres lagunas ubicadas en Alto Milluni y administradas por los comunarios del sector.

Novedad. La laguna Jank’u Q’uta, una de las tres de Alto Milluni. En ellas se crían 18.000 alevines de trucha dotados por la Alcaldía de El Alto. Miguel Rivas

Novedad. La laguna Jank’u Q’uta, una de las tres de Alto Milluni. En ellas se crían 18.000 alevines de trucha dotados por la Alcaldía de El Alto. Miguel Rivas

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

00:01 / 29 de diciembre de 2015

El Alto tiene desde el año pasado un criadero de truchas, donde  actualmente viven 18.000 alevines o crías de esa especie. Éste consta de tres lagunas ubicadas en Alto Milluni y administradas por los comunarios del sector.

El gobierno local invirtió más de Bs 170.000 para instalar el criadero, que inició sus actividades en noviembre del año pasado. El objetivo fue que la comunidad cuente con ingresos económicos para mejorar su calidad de vida y que el proyecto sea autosostenible.

Fueron los técnicos de la Secretaría Municipal de Desarrollo Económico y Productivo, con personal especializado en la crianza de truchas, quienes aplicaron el proyecto en las tres lagunas.

En este primer año, controlaron el crecimiento de los alevines y ahora éstos están listos para ser comercializados.

El encargado municipal del criadero de truchas, Marcos Quispe, explicó que la primera venta de los animales acuáticos se realizó en la Feria de la Trucha, organizada por la Alcaldía el 22 de noviembre de este año.

De acuerdo con Quispe, en el lugar había solo una laguna de 40 hectáreas de extensión. Y los munícipes crearon otras dos artificiales, cada una de tres hectáreas de diámetro. Lo hicieron con excavaciones de tierra.

De los 18.000 alevines que compró el municipio, 13.000 se hallan en la laguna Jank’u Q’uta,  otros 2.500, en Pata Q’uta y el resto en Llaylluni.

Los animales reciben alimentos balanceados, que fueron comprados por el municipio de La Paz con el presupuesto inicial del proyecto.

Esta dotación se acabará en un mes más, como informaron los administrativos, a partir de cuando los comunarios tendrán que financiar el mantenimiento de los peces con la venta de los mismos.

El criadero comenzó con cerca de 8.000 alevines y luego se efectuó la reproducción controlada hasta llegar a los 18.000, con los que cuenta actualmente. Algunos ejemplares, de los que no se precisó la cantidad murieron por la falta de experiencia de los comunarios en la crianza acuática.

Los peces comenzaron con un tamaño de dos a tres centímetros y ahora miden hasta 32 centímetros y pesan 250 gramos. “Son truchas jóvenes que están listas para su comercialización. Ahora depende de los comunarios para hacer efectivo este proyecto para que logren beneficios para la localidad”, expresó Quispe.

Miriam Condori, una de las representantes de los comunarios, informó que la comercialización de estos animales comenzó en noviembre, con la realización de la Primera Feria de la Trucha de El Alto. Ahora, proseguirá el comercio, pero inicialmente dentro de la comunidad. “Es para nuestro consumo, pero debemos pagar por ello”.

Condori aseguró que el proyecto tiene la finalidad de mejorar las ventas en El Alto y La Paz, para lo cual se tiene previsto ofrecer truchas cocinadas o crudas. Apuntó  que por el momento no se pueden llevar a cabo estos planes por falta de un vehículo para el traslado de los pescados.

En las proyecciones, también figura la creación de un centro de control y laboratorio de truchas para analizar el crecimiento y poder nutricional de esta especie.

“La idea de la Alcaldía es crear un complejo integral piscícola y turístico”, agregó Quispe

Las lagunas son alimentadas con afluentes de la cordillera, y las truchas viven libremente, pero se  pondrán jaulas flotantes para capturarlos fácilmente. Y para facilitar el control de la reproducción para no sobrepoblar las lagunas, ya que esto podría provocar el canibalismo entre los peces.

Piden un vehículo para distribuir

Para los comunarios de Alto Milluni, la principal limitación y necesidad es un motorizado para el traslado de las truchas a los mercados, porque en el lugar no hay transporte público.

Los representantes de este sitio pidieron a las autoridades municipales y nacionales que les apoyen con la dotación de una camioneta para llevar a los pescados a El Alto.

“Una camioneta sería ideal para mover las truchas frescas a otros puntos como El Alto, que es nuestro primer objetivo”, manifestó María Condori, una de las representantes.

El vehículo sería utilizado como repartidor del producto entre vendedoras de mercados, tiendas, restaurantes y otros establecimientos.

Los comunarios también apuntan a que el sector necesita de promoción para la llegada de los turistas. “Hace falta promocionar lo que nos rodea, y hay mucho que mostrar. Con más visitantes podríamos pensar en vender más. Ahora lo hacemos dentro de la comunidad”, dijo.

Dotaron redes y botes

La Alcaldía de El Alto, además de llenar las lagunas con alevines de truchas, dotó a la comunidad de Alto Milluni botes, redes y remos, para que puedan desplazarse en las tres lagunas y realizar la pesca. La laguna más grande, Jank’u Q’uta, está sobre una extensión de 40 hectáreas, aproximadamente, mientras que las otras dos sobre tres hectáreas cada una de ellas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia