Ciudades

En Mariscal Sucre dicen que cada mes hallan dos cuerpos

El Alto. Vecinos piden que se instalen luminarias cerca del río

Peligroso. Debajo de esta infraestructura peatonal se hallaron cuerpos de personas asesinadas.

Peligroso. Debajo de esta infraestructura peatonal se hallaron cuerpos de personas asesinadas. José Lavayen.

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

03:38 / 30 de enero de 2015

Por mes, al menos dos cadáveres son hallados al borde del río Sek’e o entre los escombros de basura y tierra en la zona Mariscal Sucre de El Alto, según la denuncia de los vecinos, quienes piden a la Alcaldía que coloque luminarias en el sector.

De acuerdo con el relato de los vecinos, en el lugar se producen peleas entre pandilleros, estudiantes de colegio, asaltos y violaciones. Además, indicaron que, alguna vez, se dejan cuerpos envueltos en yutes o bolsas de plástico tirados en el río o en los basurales.

“El último cuerpo que levantaron fue el domingo, allí (mientras señala con la mano) muy cerca de donde lavan autos. Cuando pensamos que en las noticias saldría algo sobre lo ocurrido, vemos con preocupación que la Policía no informa sobre estos hechos”, sostuvo la responsable de la calle Néstor Taboada, Alicia Taco.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), coronel Félix Rocha, dijo que revisará las estadísticas de casos que se presentaron en el lugar. “Antes de brindar alguna versión sobre este tema se deben revisar las estadísticas y, en función a ellas, podremos dar un criterio”.

Noches. Según la versión de los habitantes de este barrio del Distrito 14, los hechos delictivos suceden generalmente por la noche. Ellos deben pasar necesariamente por un costado del río que se halla a diez metros debajo del nivel de las viviendas. Contaron que por allí nadie escucha cuando alguien grita en busca de auxilio.

Las casas se hallan a 30 metros de distancia del precipicio, desde cuyo  borde se puede observar el río y una sola pasarela, que es el paso obligado de los vecinos que van o llegan desde la zona Tahuantinsuyo.

“Vamos allí porque es el único lugar donde hay una parada de minibuses. Hace un mes, por la noche, violaron a una cholita, pero no nos dimos cuenta porque la geografía del lugar impide que escuchemos lo que sucede allá abajo. Luego encontraron su cadáver cerca de unas rocas”.

Los vecinos quisieron demostrar a La Razón lo que denunciaron y enviaron al fondo del río a una persona y le pidieron que grite. Arriba, ni ellos ni el periodista de este medio de comunicación pudieron oírla.

La proliferación de pandillas, apostadas al borde del río, también es otra preocupación de las personas que viven en esta urbanización. “Se sientan en las rocas o en la muralla de contención del canalizado y allí beben. Una vez que se han emborrachado, comienzan los problemas, pues molestan a las jovencitas, se pelean entre ellos e incluso se enfrascan en grescas mayores con otros grupos que llegan al área”, sostuvo Dorotea Huanca.

Los vecinos solicitaron que se construya una pasarela o gradas para descender del nivel de las viviendas hasta el del río, donde se halla actualmente el paso peatonal. Igual exigieron el colocado de luminarias en el sector y la dotación de efectivos policiales, además de la construcción de un módulo para los uniformados.

“La Policía se halla a media hora de este punto; cuando vamos a pedirles que intervengan, simulan estar ocupados y nunca llegan”, dijo Rodrigo Luna, un joven del sector.

De acuerdo con Rocha, los patrullajes nocturnos que realizan en la ciudad incluyen a este barrio. “Son recorridos preventivos que hacemos con diferentes unidades policiales y no solo en esta zona, debemos cubrir los más de 600 barrios”. La autoridad policial pidió a los vecinos que coordinen con ellos y la Alcaldía estos temas de seguridad.

Falta centro de salud

Sin atención

Entre las necesidades de Mariscal Sucre, según los vecinos y dirigentes, se halla la construcción de un centro de salud, ya que el más cercano está a por lo menos 45 minutos a pie; y cuando sufren dolencias por las noches, solo pueden recurrir a remedios caseros.

El borde del río Sek’e es un basurero

El borde del río Sek’e, colindante con la zona Mariscal Sucre y con otros barrios aledaños, se ha convertido en un basurero. El presidente de la junta de vecinos de Mariscal Sucre, Vicente Mamani, consideró que hacen falta políticas y proyectos municipales de mejoramiento de barrios. “Es cierto que la gente bota su basura en todo el recorrido del río, ellos se ponen a pensar y se preguntan dónde lo harán si los carros basureros no pasan frecuentemente y no se han colocado contenedores cerca”, argumentó.

Los vecinos consultados por La Razón se quejaron porque quienes viven en el sector dejan sus bolsas en el río Sek’e. “En vez de depositarlas en un solo lugar, lo que hacen es botar los desechos donde caigan y luego vienen los perros callejeros y lo dispersan todo”, acotó Alicia Taco, dirigente de calle.

A 30 metros por debajo de la calle Joaquín Acosta, se ve el cauce del río Sek’e y a su alrededor se hallan montones de basura y escombros que fueron botados por camiones. El agua que va por el río es sucia y arrastra bolsas de basura y perros muertos. En algunos sectores los olores son insoportables.

De acuerdo con Mamani, los empleados de la empresa de recojo de basura Trébol llegan a la zona dos veces por semana, lo que consideran insuficiente. Pero además, dijo, ellos no limpian los escombros y basura arrojados a las orillas del río, que se convierten en focos de infección y en basurales al aire libre.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia