Ciudades

Comunarios exigen el cierre de mataderos clandestinos

Ilegal. Denuncian que se faena carne de burro para comercializarla

Marcha. Los comunarios de Kella Kella pidieron a las autoridades locales y nacionales la atención a sus demandas.

Marcha. Los comunarios de Kella Kella pidieron a las autoridades locales y nacionales la atención a sus demandas. Miguel Rivas.

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

03:23 / 22 de septiembre de 2015

Comunarios de Kella Kella, del municipio de Achocalla, realizaron ayer una marcha de protesta en El Alto para denunciar la existencia de ocho mataderos clandestinos en los que se faena carne de burro. “Las autoridades vienen postergando la clausura definitiva de estos mataderos. Ya se arrestaron a algunas personas responsables, pero no hay más resultados más allá de estas acciones”, dijo el secretario de Actas de la comunidad, Elías Mamani.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) detuvo en dos oportunidades a personas que transportaban carne de burro para venderla en los mercados de El Alto. Hasta el momento, dos fueron imputadas por el Ministerio Público y acusadas por atentar contra la salud pública y trabajo ilícito, al no contar con la autorización correspondiente.

Los comunarios realizaron un mitin en puertas de la FELCC y la Fiscalía, en la avenida Franco Valle de esta urbe, y exigieron que se apliquen acciones penales. Posteriormente, la columna recorrió otras calles y amenazaron con trasladarse hasta la plaza Murillo de La Paz y los ministerios de Salud y Medio Ambiente.

Contaminación. Los comunarios denunciaron el descuartizamiento de los animales, lo que provoca daños ambientales, ya que los trabajadores de los mataderos clandestinos dejan los restos de los animales cerca de los riachuelos y sembradíos.

“Es un problema de salud pública grande, que las autoridades están dejando crecer sin control. Las vísceras las dejan en las vertientes y por la noche queman los huesos”, relató Mamani.

Según el dirigente, al menos 70 cabezas de burro hallan en el sector cada semana. El comunario considera que la carne está destinada principalmente a mercados de El Alto. Afirmó que incluso una parte de estos productos ilegales sería comercializada en La Paz y Achocalla.

El 25 de junio de este año, la Policía detuvo a un hombre de 49 años, identificado como Germán L., cuando trasladaba en dos sacos carne de burro para venderla en la feria de Senkata; fue descubierto e intentó escapar. El aprehendido afirmó que fue contratado como chofer para trasladar la carne sin saber lo que llevaba en su maletera, por lo que fue liberado.

El 10 de julio, otras dos personas fueron sorprendidas faenando burros en la localidad de Kella Kella, con la intención de venderla como carne de consumo en las ciudades de El Alto y La Paz. Los dos hombres identificados como Guido C. y Adolfo C. fueron aprehendidos por la FELCC. El caso de estas dos últimas personas está en el proceso investigativo. Mientras los comunarios aseguran que insistirán en pedir sanciones contra estas personas.

Sin permiso del Senasag para vender

Policía

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), coronel Félix Rocha, dijo que al no contar con una autorización del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria (Senasag), las personas detenidas con esta carne son pasibles a sanciones penales por atentar contra la salud pública

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia