Ciudades

Un estudio revela que 23% de alteños utiliza bicicletas

Transporte. El bajo índice desalentó la idea de instalar ciclovías por parte de la Alcaldía

Pedaleo. Un hombre recorre la carretera a Copacabana rumbo a la Ceja.

Pedaleo. Un hombre recorre la carretera a Copacabana rumbo a la Ceja. Miguel Carrasco.

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

02:02 / 28 de julio de 2014

Un estudio realizado por la Secretaría Municipal de Movilidad Urbana y Transporte y el Registro Único Automotor (RUA) de El Alto revela que solo 23,6% de los alteños utiliza la bicicleta como medio de transporte y el restante 76,4% no lo hace.

El resultado llamó la atención de las autoridades municipales, quienes mandaron a realizar el análisis con la idea de construir ciclovías, pues ésta es una urbe plana y con intenso contacto con las provincias cercanas, cuyos habitantes están habituados a utilizar ese medio de transporte.

Pero el estudio (que encuestó a personas de entre 10 y 45 años) ofreció datos contrarios a la percepción inicial y, por ello, desalentó la instalación de ciclovías. Del 23,6% que recurre al vehículo de dos ruedas, el 64,2 lo hace por recreación y el 19,1%, por motivos laborales y de manera cotidiana.

Además, el 12,3% lo utiliza para realizar compras en los mercados,  tiendas o centros que expenden material de construcción. El restante 4,3% se sube a estos aparatos para el aprendizaje del manejo o para dirigirse a sus unidades educativas.

Experiencias. La Razón visitó barrios alejados del centro de la urbe y entrevistó a ciudadanos que consideraron que la bicicleta es un vehículo necesario en jornadas de paro y de bloqueos, pero que no los utilizan durante los días ordinarios porque es peligroso por el alto y veloz tráfico vehicular.

Sin embargo, hubo un grupo que señaló que lo emplea para trasladarse a su fuente laboral, sobre todo quienes viven en zonas alejadas, es decir, en los distritos 7, 8, y 14 del área urbana, y en el 9, 10, 11 y 13 del área rural. Incluso algunos hacen viajes hacia las comunidades con este medio de transporte, principalmente por las carreteras a Laja y Copacabana.

Casiano Chiri, de 48 años, indicó que recurre a la bicicleta desde sus 19 años, y que la utiliza para ir hasta comunidades cercanas. “He viajado muchas veces hasta Achacachi, allí tengo a mi hermano; algunas veces lo hice por falta de dinero para los pasajes y otras porque me gusta”.

Mientras que Leonardino Mayta pedalea para ir a trabajar de albañil. Consigue obras en diferentes zonas de la ciudad y algunas de ellas están lejos de su casa, ubicada en la zona Gran Poder del Distrito 4 de El Alto.

“Llevo mis herramientas  y mi overol en la parrilla trasera de la bici. Es la rutina de cuando consigo una obra en un lugar alejado, aunque debo aclarar que no siempre la llevo al laburo porque el retorno es también peligroso”, sostuvo.

Además, estos medios de transporte son usados los fines de semana para dar un paseo o dirigirse a las canchas alejadas de tierra donde se efectúan campeonatos de fútbol.Jhonatan Laura, de 16 años, confesó que cuando su papá no utiliza la bicicleta, él se la lleva para ir al colegio o sale por las tardes para dar un paseo por el barrio. “Nos juntamos con mis amigos para eso, nunca falta quien lleve una pelota de fútbol”.

También se consultó a quienes iban a pie si utilizan o cuentan con una bicicleta. De diez personas entrevistadas, siete dijeron que sí la tienen, pero que la emplean con poca frecuencia. “Lo que pasa es que tenemos que ir a trabajar después de dejar a nuestros hijos al colegio, por eso usamos minibús para ir a algún lado”, explicó Alberto Yujra, vecino de Bautista Saavedra, en el Distrito 14.

Si bien el uso de este medio de transporte no es frecuente por varias razones, el 90% apoyó su práctica permanente y aprobó la creación de ciclovías, como una alternativa para incentivar el pedaleo y así contaminar menos el medio ambiente.

Adaptó su carro a una ‘bici’

El señor Guillermo Vargas vende jugo de naranja desde hace diez años. Antes lo hacía caminando y empujando su carro lleno de frutas, pero desde hace ocho meses decidió adaptarlo a una bicicleta. Hace cinco meses trabaja pedaleando desde Lagunas hasta las zonas alteñas 16 de Julio y Chacaltaya.

Hay 18 talleres legales

En la Unidad de Actividades Económicas de la Dirección de Recaudaciones de la Alcaldía de El Alto existen registrados 18 talleres dedicados al arreglo y el mantenimiento de las bicicletas. Estos negocios se encuentran instalados, generalmente, en habitaciones de hasta seis por seis metros o casetas ubicadas en la calle, y que son parecidas a las que se utilizan para la venta de hamburguesas.

Allí generalmente trabaja una persona. “Se reparan desperfectos ocasionados por el tiempo, el mal uso o algún accidente leve”, afirmó Jaime Mamani, quien trabaja en el rubro hace cinco años, en la avenida Periférica y la Juan Pablo II. “Para lo que más vienen es para cambiar chicharras y cadenas, pero existen quienes piden parchar llantas, soldar manubrios, alinear los aros, hay mucho por hacer”, dijo.

El precio por reparación, según Mamani, varía dependiendo de la calidad de la bicicleta y de los elementos que se tenga que cambiar o mejorar. En la misma unidad edil  existen además otras 26 actividades anotadas que se dedican a la venta de bicicletas, el 80% de ellas está en la Ceja.

Los artefactos de dos ruedas que se ponen a la venta son de diferentes tamaños y precios, que oscilan entre Bs 500 y Bs 1.500. Los de último modelo son los que tienen freno en los discos y doble amortiguador. Las marcas son distintas, pero los modelos similares. Las bicicletas que más se venden son las que tienen amortiguadores y que tienen parrillas en la parte posterior.

Opiniones

‘Desde joven utilizo la bicicleta como transporte’

Marcelino Quispe, vecino de la zona de San Roque, comentó que siempre usó la bicicleta como medio de transporte. “Yo recuerdo que desde joven la manejaba, incluso viajaba hasta Achacachi para visitar a mi hermano. Antes vivía en la provincia Camacho y me iba a las ferias por la carretera para comprar algunos productos”

‘Pedalear es más fácil y práctico que caminar’

Guillermo Vargas vende jugos de naranja recorriendo las calles de El Alto; lo hace gracias a su bicicleta adaptada a un carro de dos ruedas. “Manejar y pedalear es mucho más práctico que caminar, porque uno se puede trasladar a varios lugares sin hacer grandes esfuerzos, por eso adapté mi bicicleta a este carrito”.

‘Todos los vecinos en la zona tienen bicicleta’

Juan Pedro Hilary es presidente de la zona de San Roque Alto. “Hay niños que deben ir a sus colegios distantes de sus casas, otros vecinos deben ir al trabajo que queda en la Ceja y al lado de Copacabana. La falta de motorizados es otro aspecto por el que adquirimos una bicicleta. Los días de paro nos sirven mucho”.

‘Desde mi taller veo muchos ciclistas’

Jaime Mamani es bicicletero y tiene su taller sobre la carretera a la localidad de Copacabana. “Todos los días veo cómo circulan todo tipo de ciclistas, se nota que muchos de ellos lo hacen para ir al trabajo. Las horas en que más se los puede ver son entre las 07.00, las 12.00 y las 18.00, porque van o regresan de alguna actividad”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia