Ciudades

Familiares de desaparecidos en El Alto marchan por ayuda

Temor. Algunos no se presentaron por miedo a sufrir represalias

Clamor. Los parientes de tres desaparecidas marchan hacia la FELCC de El Alto para exigir acciones.

Clamor. Los parientes de tres desaparecidas marchan hacia la FELCC de El Alto para exigir acciones. Miguel Rivas.

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

01:26 / 25 de septiembre de 2014

Al menos 80 personas, entre familiares y amigos de tres mujeres de- saparecidas, realizaron ayer una marcha en El Alto. Recorrieron desde la avenida Alfonso Ugarte hasta las puertas de la FELCC y exigieron a las autoridades que investiguen y esclarezcan estos casos.

Esta movilización fue impulsada por el movimiento ciudadano “Hoy puedo ser yo”, que fue organizado tras la de- saparición de Pamela Álvarez. La invitación estuvo abierta a todos los parientes de personas que no volvieron a sus hogares. Pero solo se presentaron los de tres mujeres: Linda Aliaga (16),  Juliva Nina (19) y María Eugenia Roque (41). Otros decidieron no estar en la caminata, según los asistentes, por temor a sufrir represalias de los captores de sus seres queridos.

Solo en el primer semestre de este año, la Policía de esta ciudad registró 79 denuncias de trata y tráfico y 362,  de personas desaparecidas.

A las 12.45 de ayer, los familiares y amigos de las tres personas extraviadas se concentraron entre las avenidas Juan Pablo II y Alfonso Ugarte. Llevaban pancartas y letreros en los cuales habían escrito: “Estamos cansados de inseguridad”, “enseñe a sus hijos a no citarse por internet”, “no ayudas si te callas” y “denuncia la trata”.

También mostraban las fotografías de las desa- parecidas.  Caminaron hasta las puertas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) alteña.Linda Kelly Aliaga Ventura, de 16 años de edad, desapareció el 3 de abril. Su mamá, Julia Ventura, asegura que un hombre se la llevó y afirmó que lograron identificarlo. Dieron parte a las autoridades policiales, pero hasta la fecha no tienen pistas de su paradero.

“Mi hija desapareció cerca del mediodía. Un joven de nombre Gabo alquiló un local aquí en la Ceja, que sirve para captar señoritas. Hay pistas de que él la llevó a Cochabamba. Hemos puesto la denuncia y hasta ahora no declara este señor”, indicó la progenitora de la menor.

La mañana del 10 de julio, Juliva Nina de 19 años de edad se despidió de su madre y quedaron en verse más tarde, pero nunca más regresó, contó entre lágrimas su madre Lidia Ramos. “Se fue a la universidad a pasar clases en la carrera de Psicología, pero no llegó allá y no volvió a la casa”.

María Eugenia Roque, de 40 años de edad, trabajaba en la Unidad de Medio Ambiente de la Alcaldía de El Alto. El 30 de julio salió de su oficina a las 18.15 rumbo a su domicilio, pero no llegó hasta ahora. Ayer su madre,  Nieves Huancani, estuvo en la marcha. “Nunca llegó, nadie nos da una pista. Solo nosotros la buscamos. La Alcaldía no nos apoya, pese a que era una de sus funcionarias”, protestó.

“Existe siempre miedo, incluso entre nosotros, pero no vamos a claudicar ni desistir. Queremos a nuestras hijas, hijos, hermanos o hermanas de regreso a casa y vamos a luchar hasta lograrlo”, declaró Manuel Roque, hermano de María Eugenia.

Los manifestantes dijeron que sienten temor de que los tratantes de personas se infiltren en las protestas para obtener información de los parientes y de la misma Policía, que realiza las investigaciones.

Temen que se infiltren

Tratantes

Familiares de personas desa- parecidas en El Alto manifestaron ayer su temor de que los tratantes de personas se infiltren en las movilizaciones para obtener datos de la búsqueda y de la acción de la Policía.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia