Ciudades

Fuertes vientos dañan 18 viviendas en Luis Espinal

El Alto. El fenómeno causó temor en la población y derribó muros, una habitación y decenas de techos

Peligro. Jhovana Pusarico muestra el sitio donde estaba una habitación que se desplomó.

Peligro. Jhovana Pusarico muestra el sitio donde estaba una habitación que se desplomó. Miguel Rivas.

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

01:10 / 25 de noviembre de 2014

Fuertes vientos, que llegaron a una velocidad de 60 kilómetros por hora, dañaron, el domingo a las 19.00, al menos 18 viviendas de la zona Luis Espinal del Distrito 3 de El Alto. Se cayeron los muros perimetrales de dos casas y de otra se desplomó una habitación de un segundo piso.

Era un domingo tranquilo, hasta que a las 18.30 comenzaron a arreciar los vientos y cayó algo de lluvia. Minutos después, la fuerza del ventarrón comenzó a crecer y empezó a levantar ropa, objetos de plástico y calaminas.  Esto provocó pánico en los vecinos que habitan entre las calles Capinota, Carrasco y Huari de la zona Luis Espinal, al lado del enmallado del Aeropuerto Internacional de El Alto.

“Estaba empezando a oscurecer y nos encontrábamos en la puerta de calle. De pronto escuchamos un ruido fuerte, entonces les dije a mis hijos que entren a la casa, porque vimos que por el aire había varios objetos y nos dio mucho miedo. Por eso huimos y ni nuestra ropa logramos recoger”, relató Margarita Ramos.

De acuerdo con el reporte del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de El Alto, al menos 20 viviendas fueron afectadas. Pero en el lugar, los vecinos dijeron que fueron 18 inmuebles: 12 perdieron parte de las calaminas de sus techos; de tres el viento se llevó objetos como baldes, bañadores y ropa; y tres resultaron afectados en su estructura, como la caída de sus muros e, inclusive, la habitación de un segundo piso.

Jhovana Pusarico narró que en el momento en que sucedió el fenómeno natural, ella, su madre y su hija de dos años salieron a comprar, cuando regresaron vieron que el cuarto donde estuvieron minutos antes se había desplomado.

“Por suerte no estábamos en el inmueble, íbamos a quedarnos, pero por alguna razón fuimos a comprar con mi mamá, después ya vimos que todo estaba destruido”, se lamentó y añadió que ahora buscan un lugar para dormir porque temen que se produzcan más desplomes en esa morada.

Esa noche durmieron en la habitación que se encuentra debajo de la que se derrumbó, en el primer piso. Allí se puede apreciar un techo con huecos, parte del cual cayó sobre la cama y el piso de cemento. En la esquina entre las calles Capinota y Carrasco, al menos tres metros del muro de cerco de la casa de Juan Apaza Quispe se cayeron por la fuerza del ventarrón.

Por las referencias de los vecinos, el viento llegó desde el noroeste de la ciudad. “Fue con mucha fuerza, las calaminas comenzaron a desprenderse y de repente  se cayó el muro. Una parte de las cosas que volaban por los aires fue retenida por la malla que rodea el aeropuerto”, indicó Quispe. Su inmueble tiene su muro perimetral sostenido por dos pilares de adobe y troncos de árboles para evitar que se desplome.

Trinidad Ramos aseguró que los vientos son constantes en este sector debido a que se hallan cerca del aeródromo. “Como es un gran espacio vacío, el viento toma fuerza e impacta con nuestras viviendas”. La Alcaldía realizó ayer el trabajo de limpieza de los muros derribados por el ventarrón. El jefe del COE, Jaime Estaca, anunció que el gobierno local ayudará a los damnificados con el arreglo de algunos techos y muros.

Los afectados también colaboraban ayer en el retiro de los escombros. Tanto habitantes como autoridades municipales realizaban, además, una evaluación de los daños.  “Hasta mañana por la tarde tendremos un recuento general de los daños. Por ahora hemos desplegado dos cuadrillas de obreros para ayudar a los afectados y limpiar los escombros”, dijo el jefe de Emergencias. Los vecinos denunciaron que esa noche no recibieron ayuda ni de la Policía ni de Bomberos ni de la Alcaldía, pese a los insistentes pedidos de auxilio.

Vecinos buscarán ayuda

Afectados

Los vecinos de la zona Luis Espinal anunciaron que buscarán ayuda de las autoridades municipales y que pedirán la intervención del Brazo Social de El Alto para reponer las pérdidas.

Denuncia

También denunciaron que algunos que no sufrieron ningún daño la noche del domingo, aprovecharon   la oportunidad para hacer retirar escombros que estaban en sus predios desde hace tiempo.  Pidieron además la reposición de los medidores de luz antiguos.

El Senamhi registró vientos de hasta 60 km por hora

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) registró el domingo, a las 19.00, vientos de hasta 60 kilómetros por hora en la zona Luis Espinal de El Alto. Esto causó daños en  18 casas, como el desplome de muros, el desprendimiento de calaminas y la pérdida de objetos de los vecinos de ese barrio.

La jefa de la Unidad de Pronósticos del Senamhi, Marisol Portugal, dijo que cuando se presenta una nubosidad suceden este tipo de hechos. “Estos vientos provienen de una nube convectiva que ocasionó estos fenómenos, incluida la precipitación de granizo”.

Según Portugal, en El Alto, en un día normal los vientos llegan a una velocidad de entre 10 y 20 kilómetros por hora. Por eso, catalogó de veloz y fuerte al que se registró el domingo.   Anunció que entre el jueves y  viernes se producirán tormentas eléctricas en esta ciudad, lo que puede derivar en lluvias y vientos fuertes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia