Ciudades

Estación de Hampaturi está al borde del colapso

Un diagnóstico municipal sugiere trasladar la EIP a un suelo más estable

Reparación. Obreros de EPSAS realizan trabajos para reponer una tubería de agua potable al final de la avenida Saavedra, en la zona de Miraflores, la semana pasada.

Reparación. Obreros de EPSAS realizan trabajos para reponer una tubería de agua potable al final de la avenida Saavedra, en la zona de Miraflores, la semana pasada. Foto: Víctor Gutiérrez

La Razón / Guadalupe Tapia

00:00 / 23 de diciembre de 2012

El Diagnóstico de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado—elaborado para el Gobierno Municipal de La Paz por Víctor Rico, exgerente general de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS)— alerta sobre la necesidad de reubicar la Estación Interruptora de Presión (EIP) que está situada en un suelo inestable en Hampaturi.

“Se debe hacer notar que la EIP presenta asentamientos diferenciales progresivos desde la fecha de su puesta en marcha. La estructura requiere una urgente solución en un plazo perentorio mediante la reubicación”, señala el diagnóstico.

La EIP tiene 20x20 metros y una altura de tres metros. En la época de estiaje, la estructura almacena la mitad de su capacidad. El agua que llega hasta este punto alimenta la Planta de Tratamiento de Pampahasi, que a su vez distribuye el líquido a la zona Sur y a parte de la ladera oeste.  

La estación interruptora fue emplazada —hace 15 años— en un área de riesgo, en la que cada año se producen movimientos geodinámicos. La estructura actualmente tiene grietas de más de cinco centímetros de ancho. El interior de la estación fue recubierta con una capa de geomembrana para evitar las filtraciones.

El 30 de noviembre, en la Resolución Administrativa Regulatoria 50/2012 de la Autoridad de Agua Potable y Saneamiento (AAPS), se detallaron 16 anomalías en las áreas de infraestructura, administrativa, financiera-comercial y técnica de EPSAS.

Entre las observaciones de infraestructura se alerta del posible colapso de la Estación Interruptora de Presión de Hampaturi.

El 7 de septiembre, el aún gerente general de la empresa William Marca confirmó las dificultades que tenía esa estructura. Los técnicos alertaron que los problemas en la estación se harían más notorios durante la temporada de lluvias.

“Estamos tomando previsiones. Lo más pronto posible reforzaremos la capa de geomembrana, que sustituye en cierta forma el material de concreto de la estructura; además es un material flexible”, anunció Marca en ese entonces.

El coordinador de Programas del Gobierno Municipal, Alberto Ferrufino, manifestó que el diagnóstico recomienda realizar los trabajos antes de que colapse la estructura y para ello se puede utilizar una conexión provisional que fue acondicionada cuando se dañó una tubería de aducción en enero de 2008.

Alcaldía propone 3 empresas

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, pidió  en reiteradas oportunidades al Gobierno nacional que tome medidas para ejercer el control de EPSAS  y la creación  de tres empresas de agua. Una del Ejecutivo, que se encargaría de captar el recurso hídrico, y dos firmas distribuidoras del líquido, una en la ciudad de La Paz y otra en El Alto, que también estarían encargadas del mantenimiento de las redes de alcantarillado.

Conexiones ilegales se triplicaron en 2011

Durante la gestión 2011 las conexiones clandestinas de alcantarillado y agua potable se triplicaron tanto en la ciudad de         La Paz como en El Alto respecto a 2010, según datos contenidos en el Diagnóstico de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado, que fue elaborado para el Gobierno Municipal de La Paz.

En 2010, las conexiones ilegales de alcantarillado reportadas en las dos urbes sumaron 117, de las cuales se confirmaron 80.

En 2011 la cantidad de denuncias subió a 589, de las cuales 407 se comprobaron, es decir que los casos de la pasada gestión se multiplicaron por cinco.

En el caso de las conexiones de agua potable, en 2010 se reportaron 471 casos, de los cuales 198 se confirmaron. En 2011, sin embargo, se presentaron 1.200 denuncias, de las que 524 se comprobaron, lo que casi triplica la cantidad del año anterior.

Sin datos. Este diario intentó conocer los casos de conexiones ilegales que se registraron este año, pero la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS) no pudo proporcionar la información.

El 26 de noviembre, el burgomaestre de La Paz, Luis Revilla, pidió a la firma cortar el suministro de agua potable a los edificios de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), Centro Boliviano Americano (CBA) y la familia Flores porque sus conexiones clandestinas estarían saturando el talud de la Avenida del Poeta.

El subalcalde del Macrodistrito Centro, Ramiro Burgos, informó que en la avenida Arce existían 21 predios que tenían conexiones ilegales de alcantarillado, de los cuales sólo en 14 casos sus dueños  regularizaron la situación.

Cuatro predios deben ser inspeccionados y tres, que son del CBA, la FAB y la familia Flores, incumplieron las conminatorias.

Para el coordinador de programas del gobierno local, Alberto Ferrufino, las conexiones clandestinas pueden ocasionar problemas como el hundimiento de la plataforma, como ocurrió en la Avenida del Poeta. “Nos hubiera gustado tener los datos de este año para hacer comparaciones, sin embargo, la relación entre la Alcaldía y EPSAS es cerrada. Esperamos coordinar a futuro estos temas”, dijo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia