Ciudades

Excesos marcan paro de choferes, que piden Bs 0,50 de alza tarifaria

En la jornada de ayer, al menos una persona resultó herida y ocho conductores fueron aprehendidos por la Policía. Los transportistas analizarán hoy sus próximos pasos

La Razón / Guadalupe Tapia / La Paz

02:28 / 04 de junio de 2013

La de ayer fue una jornada de excesos. Choferes sindicalizados, libres y cooperativistas de La Paz bloquearon las arterias con sus vehículos, pincharon llantas, apedrearon motorizados y azotaron a quienes quisieron trabajar, para garantizar el éxito de su primer paro por tarifas.

Los abusos dejaron al menos un herido y ocho transportistas arrestados, quienes recuperaron la libertad antes del anochecer. Los conductores dejaron en claro que sus medidas de presión apuntan a obligar a la Alcaldía paceña a autorizar un incremento de Bs 0,50 a los pasajes de buses, micros, minibuses, carrys y trufis.

El gobierno local, a su vez, reiteró que este tema no está en discusión y anunció que no negociará mientras los choferes mantengan en pie sus medidas de presión. Debido a la violencia ejercida y a la falta de transporte, el Servicio Departamental de Educación suspendió la actividad educativa en la urbe. Hoy, a las 10, el sector movilizado determinará sus próximos pasos.

La movilización de ayer comenzó cerca de las 05.00, cuando cientos de vehículos —entre minibuses, buses, carrys y taxis— bloquearon al menos una veintena de puntos, entre ellos la avenida Pasos Kanki, el estadio, el nudo Vita, la plaza Eguino, la calle 17 de Obrajes, la 22 y 27 de Achumani, la Costanera a la altura de la 28 y 25, los ingresos a Cota Cota y a Los Pinos, el cruce de las villas Copacabana y San Antonio, la avenida Busch, el acceso a Villa Fátima.

“Estamos unidos. Hasta los lustrabotas han incrementado su servicio y a nosotros no nos quieren nivelar, como si no tuviéramos gastos”, protestó el conductor Óscar Limachi.

Abusos. La autopista La Paz-El Alto también fue bloqueada, pero un contingente policial despejó el paso con el uso de agentes químicos. Sin embargo, los transportistas comenzaron a apedrear a los agentes, ataque que acabó con la aprehensión de dos de los cabecillas, informó el comandante general de la Policía, general Alberto Aracena.

El jefe policial anunció que las placas de los vehículos que los choferes emplearon en obstaculizar el paso fueron anotadas para que el Ministerio Público inicie las acciones penales que correspondan. En la rotonda de la avenida Zavaleta (ingreso hacia Villa Armonía) en las calles 12, 15 y  21 de Calacoto; y en la 9 de Achumani, sobre la avenida General Lanza, se instalaron grupos de choque que atacaron a los choferes que violaron la consigna y decidieron trabajar rompiéndoles los parabrisas de sus coches o pinchando las llantas.

Cerca de las 10.00, en la calle 15, un caldina blanco con placa de control 1774-PTB, de la empresa de radiotaxi Speedy, fue forzado a detenerse por conductores armados de piedras y palos, que arremetieron contra el chofer Emilio Rodríguez, a quien le rompieron el tabique.

“Como no había coches, mi compadre nos estaba transportando, cuando de la nada aparecieron los choferes que nos agredieron”, contó María de Rubio, que acompañaba a la persona herida.  La Policía arrestó a seis conductores que portaban piedras, palos y objetos punzantes usados para pinchar llantas, a los que condujo a celdas del Distrito Policial 4 por escándalo en vía pública y agresiones físicas, informó el comandante de la Unidad de Conciliación Ciudadana, coronel Franz Gonzales.

“La persona quedó con el tabique fracturado. Lamentablemente, hasta este momento (17.30) los agredidos no se presentaron a realizar la denuncia”, agregó. En Achumani, el vehículo que trasladaba a periodistas de este medio sufrió la rotura de uno de sus faroles y abolladuras en el capó por el ataque, con palos y piedras, de unos 15 choferes apostados en la calle 9.

Los agresores no quisieron hacerse responsables de los daños y se negaron a decir a qué sector pertenecían, aunque después La Razón averiguó que eran afiliados a la cooperativa Trufi 1 Progreso. En Villa Fátima, los abusos llegaron a los transeúntes, a quienes tampoco se les permitió la circulación, denunciaron vecinos vía telefónica a radio Panamericana.

El paro fue acatado por los choferes sindicalizados, cooperativistas, libres y radiotaxistas, quienes crearon una supraentidad para encarar la medida de presión y lograr que el Gobierno Municipal dé luz verde al reajuste tarifario de Bs 0,50, revise el reglamento de sanciones y les garantice sus áreas de trabajo.

La Alcaldía congeló en Bs 1,50 (minibuses y carrys) y Bs 1,00 (micros y buses) los pasajes en tramos cortos, y elevó la tarifa para los trayectos largos —ladera a ladera y del macro Sur al Centro— en Bs 0,30 (buses y micros) y Bs 0,10 (minibuses y carrys). También fijó en Bs 0,50 el recargo nocturno en las cuatro modalidades que rige entre las 21.30 y las 06.00.

El 27 de mayo, ante la elevación de facto de Bs 0,50 dispuesta por los choferes, aprobó las tarifas para los taxis de ruta fija (trufi), que congeló en Bs 3,00 el pasaje en recorridos largos, en Bs 2,00 el de los cortos y creó los trayectos zonales de Bs 1,50. 

Perjuicio. Si bien los conductores bloquearon los principales accesos a los barrios paceños, las avenidas Costanera, Kantutani, Los Leones, Saavedra, Arce, 16 de Julio, Hernando Siles y 14 de Septiembre (desde la calle 16 de Obrajes) se mantuvieron expeditas al tráfico vehicular e incluso la televisión local mostró el congestionamiento de motorizados.

Los pobladores más perjudicados con la medida fueron los que residen en el macrodistrito Sur, quienes tuvieron que utilizar el servicio de algunos motorizados que cobraron Bs 5 por trasladarlos hasta la calle 16 de Obrajes. Quienes iban al centro se vieron obligados a tomar otros vehículos que ofrecían su servicio sólo hasta la Plaza del Estudiante o la San Martín (triangular).

Entre los puntos de bloqueo, motociclistas aprovecharon para transportar pasajeros, cobrándoles Bs 5, lo mismo que en Villa Fátima. “Hemos tenido que caminar desde la calle 8 de Calacoto porque no quieren llegar a Obrajes. El Alcalde ha pedido que caminemos un poco más, pero él seguro que se movilizó en su coche”, protestó Roberto Mayta, funcionario gubernamental. 

A media mañana, el director de Gobernabilidad de la Alcaldía, Pedro Susz, calificó a la medida como “parcial, fracasada y violenta”, y abrió la posibilidad de dialogar siempre y cuando se levanten las  amenazas de nuevas medidas de presión.

“No hay discusión sobre las tarifas, que han sido establecidas bajo estudios técnicos. Hasta la fecha no hemos encontrado ninguna contrapropuesta técnicamente fundamentada que diga que estas tarifas no cubren las necesidades de los transportistas”, apuntó Revilla. El ejecutivo de la Federación de Choferes de La Paz, Julián Manzaneda, dijo desconocer los excesos de sus afiliados. “Mañana (hoy) todos los sectores analizaremos las próximas acciones”, anunció.

Revilla dice que el paro se origina en líos internos

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, acusó ayer a Julián Manzaneda, dirigente de los choferes urbanos, de promover un reajuste de las tarifas del servicio público y medidas de presión para evitar que sus seguidores, unos 18 sindicatos, le dejen y  retornen al seno de la Federación Departamental 1° de Mayo, liderada por Ismael Fernández.

La Razón intentó contactarse con el aludido, quien se encontraba ocupado. Sin embargo, Vicente Villarroel, otro dirigente de la organización, restó veracidad a las palabras del Alcalde. Revilla recordó que hace dos meses el sector de Manzaneda planteó congelar las tarifas de minibuses en Bs 1,50 para tramos cortos, petición recogida por el gobierno local e incluida en el tarifario del transporte público,

Acusación. “Hace diez días el señor Manzaneda vino a mi oficina y me dijo: ‘Ya no estamos de acuerdo con el congelamiento de tarifas, ahora queremos subir en Bs 0,50, porque estamos perdiendo espacio político en la Federación, hay sindicatos que están yendo donde otro dirigente’... No podemos estar sometidos a problemas internos de choferes y sus chantajes”, advirtió el Alcalde. 

El 21 de diciembre de 2012, los dirigentes de unos 18 sindicatos de La Paz crearon la Federación de Choferes de La Paz y desconocieron a la Central Única de Transporte Urbano de Pasajeros (CUTUP), liderada en ese entonces por Gonzalo Millares.

Manzaneda dijo que esa escisión tuvo su origen en que la dirigencia de la CUTUP y de la Federación 1° de Mayo estuvieron siempre en manos de los sindicatos de la ciudad de El Alto, que velaron sólo por sus intereses y no por los transportistas que operaban sólo en la ciudad sede de gobierno. Villarroel manifestó que la versión de Revilla es falsa.

“Ahora todos estamos unidos y creemos que ha comenzado la lucha por los ajustes, por eso se han unido más sindicatos. El Alcalde está mintiendo y con esas mentiras no va a llegar a nada”, advirtió el sindicalista.

Bus chino llegará a La Paz

Sitram

El prototipo de bus con el que se implementará el Sistema Municipal de Transporte (Sitram), destinado a las laderas, llegará en los próximos días a La Paz para ser probado, informó el alcalde de La Paz, Luis Revilla. “El vehículo se encuentra en Iquique. Una vez que llegue se harán pruebas, en coordinación con especialistas de la UMSA e ingenieros”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia