Ciudades

Expertos ven difícil la convivencia entre cooperativistas y asalariados

Colquiri. Consideran que la estatización total del yacimiento minero es la solución.

La Razón / JIMENA PAREDES / La Paz

00:00 / 23 de septiembre de 2012

Expertos en el tema minero ven    difícil la convivencia de trabajo entre cooperativistas y asalariados en el distrito minero de Colquiri por diferentes razones. Consideran que el Estado debe hacer respetar su derecho sobre el yacimiento que fue nacionalizado el 20 de junio.

El exministro de Minería Dionisio Garzón indicó a La Razón que si el Gobierno pretende que en el yacimiento minero de Colquiri convivan los socios de la Cooperativa 26 de Febrero y los trabajadores de la empresa estatal, los problemas se ahondarán porque siempre estará en disputa la explotación de la veta Rosario que se encuentra en este yacimiento.

“Ninguno va a ceder. Los cooperativistas tienen ahí por decreto una parte de la veta y la otra parte, entonces va a haber problemas de operación, conflictos incluso de tipo personal. Por lo tanto, si ésa es la salida que le daría el Gobierno, va a haber más problemas que soluciones”, consideró Garzón.

Sin embargo, indicó que si el Ejecutivo decidiera hacerse cargo de todo el distrito minero, incluyendo la veta Rosario, tendría que revisar en principio el contrato de arrendamiento que la Cooperativa 26 de Febrero suscribió con la empresa Sinchi Wayra, que tenía a su cargo —vía concesión— la explotación del yacimiento antes del 20 de junio.

Aunque señaló que el contrato de arrendamiento entre Sinchi Wayra y la cooperativa puede o no ser legal, sostuvo que el Estado, a través de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), “puede anular el documento”, tal como lo hizo con la concesión de la compañía de capitales suizos.

Posterior a la anulación del contrato, explicó que la Comibol deberá analizar con qué cantidad de gente puede operar en la Empresa Minera Colquiri (EMC) para que no tenga a futuro problemas de tipo social y económico que afecten sus ingresos.

“Creo que la mejor solución es asimilar a la gente que estaba en la cooperativa al momento del conflicto”, manifestó el exministro Garzón.

Por su parte, Jorge Lema Patiño, experto en temas mineros, expresó que la única solución en Colquiri es que el Estado otorgue a la cooperativa los diques de cola (residuos de las plantas de tratamiento que aún tienen minerales) que existen en la zona para que puedan explotar ya sea con el apoyo de inversionistas o no. “No pueden meterse las cooperativas al yacimiento de Colquiri porque van a enfrentarse como se han enfrentado en Huanuni”, sostuvo Patiño.

Rolando Jordán, analista en temas mineros, expresó que el yacimiento de Colquiri debe ser “trabajado con tecnología e inversión y no de manera artesanal”, como lo hacen las cooperativas, en este caso la 26 de Febrero que se disputa la veta Rosario.

Las cooperativas sólo pagan regalía minera

De los tres impuestos que deben pagar todos los sectores mineros que operan en el país, los cooperativistas sólo contribuyen con la regalía minera, según señala un estudio publicado en la página web del Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib). Además de este tributo, la minera privada y la estatal aportan con el Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE) y con la alícuota adicional al IUE.

De acuerdo con la investigación realizada por el Cedib, el porcentaje que se cancela en el caso de las regalías es variable según el mineral explotado y los precios de éste. El pago está entre el 1% y 7% del valor de producción. Todos los sectores aportan: el estatal, el privado y el cooperativista.

Sin embargo, respecto al pago del IUE, que representa el 25%, y la alícuota a este impuesto, que es del 12,5% sobre utilidades (cuando los minerales tienen buenos precios), no ocurre lo mismo, ya que de estos gravámenes están exentas las cooperativas por su “carácter social”, tal como lo establece la Constitución Política del Estado. Ante las ganancias que puede recibir el Estado por impuestos, el investigador del Cedib Vladimir Díaz sugiere “la nacionalización” del distrito minero de Colquiri, que desde hace tres semanas se encuentra en conflicto por la disputa entre cooperativistas y asalariados de la veta Rosario.

Díaz agregó que alrededor de la mitad de las concesiones mineras otorgadas desde 2008, vigentes hasta abril de este año, fueron entregadas a las cooperativas.

La veta Rosario aguantaría para explotar 40 años

El secretario de Vivienda del sindicato de la Empresa Minera Colquiri (EMC), Fortunato Tito, informó que de las cuatro vetas importantes que operan en el yacimiento, la veta de Rosario es la principal porque es la más rica en concentrados de estaño y zinc. Su explotación duraría al menos 40 años, añadió el dirigente.

“De acuerdo con las exploraciones se ha visto que aguantaría 30 a 40 años hasta donde hemos trabajado con la diamantina (equipo de perforación), pero aún así la veta sigue adentro, es decir, daría para más”, añadió Tito.

El expresidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) Héctor Córdova indicó a La Razón que la vida útil del yacimiento podría tener esa duración, “dependiendo de cómo se lo explote”. Dijo que si se lo operaría como lo hacen los cooperativistas, “tal vez no aguantaría mucho”.

Con base en el tiempo calculado, Tito señaló que la veta daría empleo a otra generación, pues los mineros que trabajan en la actualidad también se jubilarán, ya que antes laboraron para la empresa Sinchi Wayra, que explotaba el yacimiento tras un contrato de arrendamiento con la Corporación Minera de Bolivia (Comibol). El gerente de la EMC, Héctor Arandia, dijo que no tiene información respecto al tiempo de duración de la veta, puesto que Sinchi Wayra se llevó la documentación e información del distrito minero cuando ésta pasó a manos de la Comibol.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia