Ciudades

FELCC recibe cinco denuncias de víctimas de ‘pildoritas’ al mes

La Policía de La Paz recibe al mes un promedio de cinco denuncias contra las y los “pildoritas”, asaltantes que usan somníferos para adormecer a sus víctimas. De los 50 casos reportados, destaca el de la familia Segales, que narcotizaba a fraternidades íntegras.

Víctima. Somníferos y alcohol, mezcla peligrosa en minutos, como muestra esta producción. Foto: Ángel Illanes.

Víctima. Somníferos y alcohol, mezcla peligrosa en minutos, como muestra esta producción. Foto: Ángel Illanes.

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

00:00 / 22 de diciembre de 2013

La Policía de La Paz recibe al mes un promedio de cinco denuncias contra las y los “pildoritas”, asaltantes que usan somníferos para adormecer a sus víctimas. De los 50 casos reportados, destaca el de la familia Segales, que narcotizaba a fraternidades íntegras.

“En la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz tenemos un registro mensual de cinco casos de uso de sedantes. De enero a octubre hubo 50 denuncias”, informó el coronel Gróver Mercado, director nacional de la FELCC.

Las y los “pildoritas” operan en grupos de tres o más integrantes, primero ganan la confianza de sus víctimas, luego les ofrecen algún alimento o bebida en el que han disuelto un somnífero y en cuanto se duermen o pierden la conciencia, les quitan dinero y sus objetos de valor.

No importa el modo, pero los ladrones se dan formas para introducir sedantes en los refrescos envasados,   aunque también los colocan en la comida y en bebidas refrescantes caseras como la de mocochinchi.

¿Dónde actúan estos ladrones especializados en dopar a sus víctimas y conseguir fármacos que sólo se venden con receta? En las fiestas y dentro de los buses de transporte interdepartamental o interprovincial, sobre todo los fines de semana.

Su objetivo es hacerse de teléfonos móviles o dinero, pero si su objetivo es sustraer cosas de mayor valor, como joyas, asisten a eventos de fraternidades y convites de entradas folklóricas, como la de Gran Poder.

Éste es el caso de la familia Segales. En agosto se aprehendió a seis de sus miembros, tres hombres e igual cantidad de mujeres, que asistían a locales de las avenidas Apumalla, Callampa y de Villa Victoria haciéndose pasar por invitados.

Para ganarse la confianza de los bailarines, llevaban una caja de cerveza en botellas, que ya contenían los fármacos. Vaso a vaso invitaban la bebida hasta que sus víctimas se quedaban dormidas.

“Así dormían comparsas enteras y les sustraían aretes, topos y anillos de oro. Operaron durante este año”, contó el jefe policial.Tenían un minibús con el que asistían a prestes y celebraciones.

 Cuando fueron aprehendidos, los investigadores encontraron somníferos en pastillas y bebidas ya preparadas dentro del motorizado. Actualmente toda la familia se encuentra con detención preventiva.

“Siempre detrás de una mujer hay por lo menos dos hombres. Una vez que ella lo hace dormir, los otros actúan”, advirtió el coronel Mercado,  recomendación dirigida sobre todo a quienes llevan a sus “nuevas conquistas” desde los locales de diversión, donde los conocen, a sus viviendas.

Con relación a las flotas de transporte, el coronel Abel de la Barra, comandante del Organismo Operativo de Tránsito de La Paz, informó que este año se investigaron tres casos.

Uno legaba de Guanay a La Paz y otro de Caranavi a la sede de gobierno. “Buscan el dinero o pertenencias que traen a La Paz, ya que son zonas auríferas”, explicó.

También hubo casos en la carretera La Paz-Cochabamba y viceversa. Al principio de este mes, una mujer fue engañada por un hombre, quien le invitó un refresco para calmar su sed. “Se suben a los buses grandes, el pasajero es estudiado en la misma terminal”, apuntó.

El director regional de la FELCC de la zona Sur, coronel Pedro Ramos, advirtió que este modus operandi es usado para robar autos.

Según Policía, los fármacos que más usan las y los “pildoritas” son: benzodiazepinas (depresores del sistema nervioso central) como el clobazam, clonazepam, clorazepate, diazepam y lorazepam.

 El Instituto Nacional Sobre el Abuso de Drogas de los Estados Unidos dice que las benzodiazepinas se usan para el control de ataques (clobazam, clonazepam, clorazepate, diazepam y lorazepam), ansiedad, contra el alcoholismo (chlordiazepoxide, clorazepate, diazepam y oxazepam), el insomnio, como relajantes musculares (diazepam), para desórdenes de pánico (alprazolam y clonazepam) y como agentes preanestésicos.  

Riesgos. Una sobredosis ocasiona confusión continua, convulsiones, sopor severo o coma, temblores, ritmo cardíaco lento, reflejos lentos, dificultad al hablar, tambaleos, dificultad para respirar y debilidad severa.  

Las benzodiazepinas vienen en grageas, comprimidos, gotas y ampollas. Cuando son mezclados con alcohol, se potencia su efecto depresor del sistema nervioso central y causa una depresión respiratoria a los 10 o 15 minutos de ingerido.

Todos son medicamentos que se venden con receta médica. “Los pildoritas los mal utilizan y las personas pierden el conocimiento”, advirtió Claudia Paredes, presidenta de la Asociación de Profesionales Propietarios de Farmacias (Asprofar) de La Paz.

La FELCC también recibió denuncias de que estos ladrones trabajan en complicidad con radiotaxis, dueños y meseros de centros nocturnos de diversión.

Paredes dijo que su venta es libre en el mercado ilegal y que existen delincuentes que falsifican las recetas. “Se pueden encontrar en la ciudad con facilidad”, afirmó Mercado.

La presidenta de Asprofar indicó que los lugares donde se identificó su venta libre son la calle Eloy Salmón y la avenida Periférica. La Razón trató de adquirir diazepan, pero de 15 farmacias situadas en estos puntos, nueve no las tenían a la venta y el resto exigió la prescripción.

Coqueteo, conquista y caída

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen informó que entre el 15 y 16 de junio la Policía capturó en La Paz a cinco mujeres dedicadas a esta actividad delictiva. Dos robaron más de Bs 8.500 y objetos personales a dos varones en un local de la zona de Sopocachi. También aprehendió a dos administradores del lugar. Las otras tres sedujeron  a un hombre para quitarle Bs 500 en una fiesta en el barrio de Miraflores.   Algunas de las aprehendidas tenían antecedentes policiales.

Hay quienes callan por vergüenza o por temor

Hay un subregistro de los robos efectuados por los delincuentes que narcotizan a sus víctimas, “pildoritas” en la jerga delictiva, porque no todos son denunciados por vergüenza o miedo a ser reconocidos, informó la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz.

Este silencio se da sobre todo entre los hombres casados, quienes temen que sus parejas descubran que se fueron de juerga, que alternaron con otras mujeres y que se dejaron seducir, explicó el coronel Gróver Mercado, director nacional de la fuerza anticrimen.

“Tenemos una lista negra que no se denuncia para que no se descubra cierta infidelidad o por cubrir la honorabilidad. Los machistas no aceptan haber sido engañados”, prosiguió.

El coronel Abel de la Barra, comandante del Organismo Operativo de Tránsito, señaló que en el caso de los pasajeros de buses que fueron robados por “pildoritas”, se da la misma situación.

“No vienen a la Policía por vergüenza. Más son los varones y muy rara vez hacen conocer, por lo que no podemos ingresar estos hechos a nuestra base de datos”.

Cuando estos delincuentes son aprehendidos, se les procesa por el delito de atentado a la salud, pero a veces las víctimas no logran identificarlos debido al efecto de las drogas.

Sobredosis de narcóticos puede causar la muerte

El alcohol potencia los efectosLa Policía informó que el joven de 23 años que falleció tras ser narcotizado por asaltantes, pudo haber consumido diazepam diluido en su vaso de cerveza.

Este medicamento sólo es recetado a las personas que tienen ansiedad o nerviosismo. El fármaco mezclado con alcohol puede causar que alguien se duerma hasta por seis horas.

Consejos para no caer  en la trampa

1 No reciba bebidas, pueden contener sedantes: Las personas que vayan a consumir alcohol nunca tienen que recibir bebidas de extraños. Y si viajan, tampoco deben comer los alimentos que les proporcionan otros.2 Deje el vaso vacío si se levanta de la mesa: Si está en un local o fiesta con desconocidos en la misma mesa y debe levantarse, deje su copa vacía o advierta a sus amigos para que estén atentos.

3 No acepte coqueteos de hombres o mujeres: Es aconsejable que eviten o al menos desconfíen de los coqueteos de una mujer u hombre atractivo, pues pueden formar parte de un grupo de delincuentes.

4 Cuide sus objetos, los ladrones siempre vigilan: Se recomienda a quienes estén en fiestas o de viaje que cuiden sus objetos, eviten llevar cosas de valor y no expongan su dinero, ya que las/los “pildoritas” están atentos.

5 Pida ayuda si siente los efectos: Si va en un bus interprovincial o interdepartamental y consume algo que le produce malestar, alerte inmediatamente al chofer para que se comunique con la Policía.

6 No invite a extraños a su departamento: No lleve a una mujer u hombre que acaba de conocer a su departamento, puede ser una trampa; cuando despierte los delincuentes se habrán llevado sus pertenencias.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia