Ciudades

Flota de buses llena de algarabía a paceños y de recelo a choferes

Los paceños no midieron aplausos, flores y papeles picados para la flota de 61 buses PumaKatari. La alegría se impuso al intento de deslucir el acto por parte de choferes.

La Razón (Edición Impresa) / Guadalupe Tapia / La Paz

02:09 / 06 de enero de 2014

El 5 de enero de 2014 los ciudadanos paceños se conmovieron. Desde tempranas horas comenzó a recorrer por las vías principales de la ciudad la flota de 61 buses PumaKatari. El hecho llenó de algarabía a vecinos, pero despertó el recelo de choferes.      

Las primeras reacciones por la llegada de los vehículos, que fueron adquiridos por la Alcaldía de La Paz con una inversión de casi $us 10 millones, se vieron a las 07.00.

Mientras en Chasquipampa vecinos se preparaban para recibir a los vehículos, un grupo de choferes del Sindicato 14 de Septiembre preparaba un bloqueo entre las calles 25 de Cota Cota y  54 de Chasquipampa para obstaculizar el paso de los coches.

Los conductores, que se mostraron agresivos con sus propios afiliados, personas particulares y periodistas, justificaron su accionar al mencionar que con la llegada de los buses está en riesgo su  fuente laboral. Del hecho al menos cinco vehículos quedaron con los parabrisas rotos.

“No vamos a dejar que nos quiten el pan de la boca”. “Que el alcalde (Luis Revilla) se dedique a hacer obras”, fueron algunas de las frases que vociferaron.

Los buses PumaKatari debían llegar a las 08.30 a la calle 53 de Chasquipampa, pero no lo lograron. La medida desató la ira de la vecindad, que salió a las calles para abrir paso a los carros, por lo que decidieron hacer retroceder a los vehículos del Expreso 42 que estaban en la zona.

Los vecinos molestos gritaron a una sola voz: “Fuera abusivos”, “basta de maltrato” y “no son dueños de La Paz”, en rechazo al bloqueo de los conductores.   

A Chasquipampa llegaron apenas tres PumaKatari que, luego de quedarse unos minutos en el sector, se dirigieron a Cota Cota, donde los esperaban otros 20 vehículos, con los que se formó un convoy que recorrió las vías de Los Pinos, San Miguel hasta la calle 15 de Calacoto, trayecto que se hizo dos veces. En San Miguel, a las 09.30, se tenía previsto la parada de los buses, pero ésta se canceló y los vehículos solo pasaron por el sector, sin detenerse.

Los coches luego enrumbaron directamente a la calle 16 de Obrajes para ingresar a la avenida Hernando Siles, pues en la calle 17 los buses que estaban en Chasquipampa bloquearon.

Allí también hubo amago de enfrentamientos entre vecinos y conductores, los cuales eran observados por una veintena de policías que resguardaban el sitio.

El Alcalde debía liderar la caravana, pero por su seguridad recién se integró a la misma en la plaza Roma, de Obrajes.

Pese al accionar de los conductores se impuso la alegría de la ciudadanía. En todo el trayecto, adultos, jóvenes y niños ovacionaron y aplaudieron los vehículos, desde las aceras. Lanzaban flores, papel picado e hicieron reventar petardos. Los coches particulares dieron paso y tocaron sus bocinas en señal de apoyo.   

La caravana, que contaba con la mitad de la flota de los vehículos, continuó por la Zavaleta e ingresó a los Puentes Trillizos. La otra mitad de coches se ubicó en el Parque Urbano Central y cerca de las 11.00 se apostó en El Prado.

Los coches luego recorrieron las avenidas Libertad, Mario Mercado, Kantutani, 20 de Octubre, Pedro Salazar, Arce para llegar a la avenida 16 de Julio a las 13.00.

En ese sector, donde se programó la entrega oficial de los buses  por parte de la empresa Fabros Motors, representante de King Long Co., se dieron cita cientos de ciudadanos que aprovecharon el momento para subirse a los vehículos y tomarse fotografías.   

El Alcalde, durante su alocución, destacó que con la llegada de los buses se dignificará el transporte público.

La autoridad lamentó el accionar de los choferes y lanzó una advertencia: “Donde no se preste bien el servicio, entrará el PumaKatari. Si los choferes, los sindicatos, quieren conservar sus rutas, van a tener que ponerse a la altura de la prestación del servicio municipal”, manifestó.

La autoridad pidió a la ciudadanía apropiarse del servicio y cuidarlo. Cerca de las 15.00, la flota de buses se dirigió a Villa Salomé y finalmente a la plaza Villarroel donde permanecerá tres días.

La primera impresión sobre los buses

  • Paula ortiz. Trabajadora independiente

Me alegra que la Alcaldía haya avanzado en la adquisición de los buses, es un logro para La Paz. Por lo que estoy viendo, estos buses son muy cómodos y modernos. Yo creo que es algo que nos merecemos. Vivo en Obrajes y si pasa por allí la ruta, los utilizaré.

  • Milton Romero. Servidor público

Me parece acertada la decisión de querer implementar un nuevo servicio. Actualmente tenemos muchos problemas con las movilidades que nos dejan donde les da la gana. Por lo que noto es un vehículo muy cómodo y amplio, tenemos que cuidarlo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia