Ciudades

Flotas de ‘surubíes’ compiten por trasladar pasajeros hacia Yungas

Riesgo. Tránsito dice que estos coches no son aptos para ir por la ‘ruta de la muerte’

‘Surubíes’. Unidades de una de las empresas que prestan el servicio se preparan para partir, ayer en la calle San Borja.

‘Surubíes’. Unidades de una de las empresas que prestan el servicio se preparan para partir, ayer en la calle San Borja.

La Razón / Micaela Villa / La Paz

02:06 / 23 de octubre de 2012

Unos 300 “surubíes”, como se denomina a los vehículos marca Toyota, modelos Ipsum y Noah, trasladan pasajeros a los Yungas. El Organismo Operativo de Tránsito alertó ayer que estos coches no son aptos para circular por la llamada “carretera de la muerte”.

La Razón visitó ayer el barrio de Villa Fátima y comprobó que siete sindicatos ofrecen viajes diarios en este tipo de vehículos a Caranavi, Palos Blancos y Guanay, tanto de día, como de noche. Los sindicatos de buses, afectados por la competencia, denuncian a su vez el exceso de velocidad. Estas vagonetas no fueron diseñadas para ofrecer el servicio de transporte público de pasajeros y su sobrenombre está asociado en Oruro y Cochabamba a letales accidentes de tránsito.

“Desde la nacionalización de vehículos indocumentados (entre julio y noviembre de 2011), la gente ha traído los Ipsum para servicio público. No están en condiciones, es un peligro, yo me he opuesto”, dijo el coronel Carlos Gutiérrez, comandante del Organismo Operativo de Tránsito.

La velocidad que los conductores imprimen a este tipo de vehículos —añadió—, es otro factor que incrementa su peligrosidad, aunque la Patrulla Caminera hace los controles. El viaje de La Paz a Caranavi  normalmente le toma a un bus seis horas y a un minibús cuatro, sin embargo, los “surubíes” llegan a destino en tres horas e incluso en dos horas y media por la velocidad con la que manejan los choferes, mencionó Eduardo Calle, del sindicato de buses Trans Totaí.

La semana pasada cerró con el despeñamiento de una Ipsum en la ruta La Paz-Caranavi, a la altura de Alto Choro. Sus siete ocupantes perecieron; se presume que la causa fue la excesiva velocidad.  

Si los conductores de estos vehículos continúan cometiendo estas infracciones, Tránsito los arrestará o suspenderá, advirtió Gutiérrez. Los sindicatos de “surubíes” son: Gentileza, Tropical, Integración Regional, Sindicato de Taxis a Caranavi, Villalobos, Simtab y Palos Blancos.

La Razón intentó hablar con sus dirigentes, pero se negaron. Sólo un chofer alegó que corren porque lo exigen los pasajeros y para eludir el cierre de la vía—de 06.00 a 18.00—, por las obras en el puente de Santa Bárbara.

Los choferes de buses también se quejan por la polvareda  que causan los “surubíes”, que dificultan la visibilidad; los choques de que son víctimas sus unidades y la captación de pasajeros en la noche sin respetar horarios de trabajo. Froilán Silva, dirigente de Veloz del Norte, indicó que el pasaje que cobran los Ipsum de La Paz a Caranavi es Bs 50 o Bs 60 y mientras la tarifa de los buses es de Bs 20.

Resolución de la ATT, les da el aval

Detalle

La Autoridad de Transportes y Telecomunicaciones (ATT) aprobó la Resolución Administrativa Regulatoria ATT-DJ-RATR 0183/201,  que aprueba los requisitos para que las vagonetas para siete pasajeros tipo Minivan o surubí presten el servicio de transporte de pasajeros interdepartamental e interprovincial.  Esta resolución es el respaldo de los “surubíes” que incursionaron en el servicio hacia los Yungas.

La Gobernación plantea imponerles restricciones

La Gobernación de La Paz trabaja en una normativa para que los “surubíes” presten el servicio a poblaciones que estén a menos de 80 kilómetros para resguardar la seguridad de los pasajeros, informó Javier Cornejo, director Departamental de Transportes.

“La Resolución Ministerial 142, del Ministerio de Obras Públicas, (de 2011), autoriza a los ‘surubíes’ a prestar el servicio, pero contradice la Ley 165 (General de Transportes) de que no deben llevar parrilla o tener tanque de gas en el interior”, indicó.

“No son de los más aptos en rutas de más de 150 kilómetros, más si la carretera es accidentada, como la de los Yungas. Estamos sacando una normativa para determinar que a ciertos vehículos se los restrinja a menos de 80 km/h, siempre y cuando cumplan con los estándares de calidad, seguridad y comodidad. Llegarían hasta antes de Coroico”, apuntó. También dijo que en controles sorpresa a estos vehículos se verificó que no cuentan  con buenas condiciones mecánicas, sus parabrisas presentan rajaduras, su sistema de  luces es inadecuadas, entre otros.

Surubíes, versiones a favor y en contra

Duermen pocas horas: Ruddy Fernández, chofer de Trans Totaí

A las 05.00 se ve que están durmiendo dentro de sus vehículos, por pocas horas, una o dos; esperan pasajeros temprano para volver a salir. En cambio nosotros descansamos todo el día y tenemos turnos. Además, la mayoría es de sus localidades y no tiene experiencia.

Manejan como en la Autopista: Amado Apaza, sindicato de Volantes a Yungas

Son el colmo, imprimen excesiva velocidad, debería haber control de la velocidad, es una inseguridad para el cliente. A pesar de que se está arreglando el camino, se meten sin medir consecuencias, manejan como en la autopista. A parte que los choferes son muy jóvenes.

Los pasajeros exigen velocidad: Israel Rodríguez, del sindicato Palos Blancos

Manejo a 70 y 80 kilómetros por hora cuando hay asfalto, lo normal es 60 kilómetros.  Nos apura (el cierre del camino por obras), los pasajeros también apuran, es peligroso, pero lo hacemos para no ser trancados. Me multaron ya  tres veces por ello.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia