Ciudades

En Bolivia hay cinco puntos en los que tratantes captan a sus víctimas

Ayer se celebró el día internacional y nacional contra la trata y tráfico. De enero a mayo hubo 187 denuncias en Bolivia, pero 80% no tenían que ver con estos dos delitos

Campaña. Como hojas de un árbol, las fotos de desaparecidos fueron colgadas en la Plaza Mayor, ayer.

Campaña. Como hojas de un árbol, las fotos de desaparecidos fueron colgadas en la Plaza Mayor, ayer. Wara Vargas.

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

01:33 / 24 de septiembre de 2014

Los tratantes reclutan a sus víctimas en las regiones de Beni, Santa Cruz, Tarija, valle alto de Cochabamba y El  Alto, informó la Dirección General de Lucha Contra la Trata y Tráfico de Personas en el día nacional e internacional contra ambos delitos.

“Bolivia es país de origen, de tránsito y destino, y los lugares más golpeados son estos cinco: Beni, Santa Cruz, Tarija, el valle alto de Cochabamba y El Alto. Son los cinco lugares de origen”, indicó a La Razón el director general de Lucha Contra la Trata y Tráfico de Personas del Ministerio de Gobierno, Freddy Cayo.

Cada 23 de septiembre se recuerda el Día Internacional Contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños, y en el país, el Día Nacional Contra la Trata y Tráfico de Personas.

Desde las 10.00, en la Plaza Mayor de San Francisco, en La Paz, se realizó una campaña de concientización y sensibilización en la que participaron el Ministerio Público y la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Alcaldía, Gobernación, organizaciones no gubernamentales y otros.

La trata es la captación, transporte, traslado, acogida o recepción de personas, recurriendo a amenazas, fuerza, rapto, engaño, incitación, coacción con fines de explotación (sexual, trabajos o servicios forzados, prácticas análogas a la esclavitud, etc.); y el tráfico es el traslado ilegal de un Estado a otro de individuos.

Datos.“Estamos realizando campañas de socialización de la Ley Integral de Trata y Tráfico de Personas con el objetivo de ver cuáles son sus causas y consecuencias”, señaló el funcionario.

Uno de los principales problemas para establecer la incidencia de ambos delitos en el país es la falta de estadísticas actualizadas y que, a veces, tampoco son coincidentes. Por ejemplo, entre 2008 y 2012, la Fiscalía registró 731 casos, y la Policía,1.605. Un reporte de la fuerza anticrimen da cuenta de que en 2010 se reportaron 335 casos; en 2011, 289; en 2012, 288, y a julio de 2013, 243.

Tampoco hay datos oficiales de enero a agosto o septiembre de este año. Los últimos corresponden al periodo enero-mayo, mes hasta el que se habían denunciado en Bolivia 187 casos, aunque de este total 150 no tenían nada que ver con trata y tráfico.

“El 80% son desapariciones, extravíos, huidas y otros, y más del 60% de las supuestas víctimas retornó a su hogar después de un tiempo. Por ejemplo, conocimos que un señor de 43 años que desapareció el fin de semana, pero apareció esta mañana (ayer). Se había ido con unos amigos”, apuntó. “De los casos registrados entre 2008 y 2012 —añadió— solo tenemos siete sentencias. Hay un abismo grande entre las denuncias y las resoluciones judiciales “.

La jornada de ayer también sirvió para reflexionar sobre los problemas que enfrenta el Estado boliviano para combatir eficientemente a los tratantes y traficantes: falta de capacitación del personal que investiga el delito, escaso equipamiento, pocos recursos humanos y la descoordinación entre las instituciones dedicadas a su prevención.

“Hay varios cuellos de botella, como la falta de especialización. El manejo de este delito no es igual que el asesinato o el hurto, por lo tanto, necesitamos personas capaces que manejen y puedan administrar bien la justicia de tipo penal”, dijo Cayo y anunció que se irá coordinando con el Órgano Judicial para subsanarlos.  

¿Cuánto dinero mueve este delito en Bolivia?, preguntó La Razón, sin embargo, no hay ni siquiera aproximaciones. Solo se conoce que en Latinoamérica mueve $us 12.000 millones y en el mundo, $us 32.000 millones.

De acuerdo con dos entrevistados, para que el Estado pueda combatir la trata y tráfico es indispensable que instituciones públicas y sociedad civil trabajen juntas, y que esta coordinación se extienda a las instancias internacionales.

Debilidades. Según Roberto Álvarez, coordinador del proyecto contra la trata de Visión Mundial Bolivia, hay poca efectividad en las medidas que se aplican, pues se trabaja más en la atención a las víctimas que en la persecución y sanción penal a los delincuentes. 

Para una lucha eficaz, propuso fortalecer las instituciones del Estado. Y en el ámbito de la prevención, “hay que preguntarse qué información se entrega a las personas, ya que los tratantes también se alimentan de esa información”.

El representante de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito, Antonino De Leo,  por su parte, señaló que uno de los principales problemas identificados en el mundo es la impunidad. Entre 2010 y 2012, en el 15% de las naciones no se emitió ni una condena por trata de personas, mientras que el 25% reportó solo de 1 a 10 sentencias. Entre ellas está el país. “Bolivia tiene problemas (al igual) que muchos países, pero el problema grave es la impunidad”, recalcó el representante.

El Centro de Capacitación y Servicio a la Mujer (Cecasem) y el Observatorio de Trata y Tráfico organizan para el 27 de septiembre un festival musical —estarán las agrupaciones Sin Control, Irreversible, Diverso, Bajo Fianza, Código Fher y otros—, desde las 13.00 en el Teatro al Aire Libre.

“El ingreso es gratuito y entre cada presentación vamos a difundir mensajes preventivos, indicó   William Flores, encargado de comunicación del Cecasem.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia