Ciudades

La Intendencia detecta al menos dos ‘apivideos’ con pornografía

En la zona Villa Dolores existen nueve ‘apivideos’ que ofrecen películas durante todo el día a un precio de 2,00 a 2,50 bolivianos. Están abarrotados de parejas de adolescentes.

La Razón / Miguel Rivas / El Alto

00:00 / 15 de julio de 2012

La Intendencia de El Alto identificó dos “apivideos” o salas de videos que en lugar de películas para todo público difunden pornografía y admiten el ingreso de menores de edad, entre 15 y 21 años. Estos sitios están camuflados y no permiten el acceso de adultos.

El intendente de El Alto, capitán Rafael Cáceres López, denunció que ninguna persona, mayor de edad, puede acceder a estos sitios porque los administradores los camuflan.  Explicó que ellos saben que la Alcaldía o la Policía envían personal encubierto, es decir vestido de civil, para averiguar sobre esa actividad. De modo que cierran el paso a toda persona mayor de edad que se acerca o simplemente les dicen que no ofrecen pornografía.

Pero la Intendencia se dio modos para verificar que estos sitios sí se dedican al negocio de las películas triple x. “Tenemos ya identificados dos de estos lugares donde se emiten las denominadas películas categoría triple x y se presume que existen otras, pero eso lo determinaremos en una investigación especial”, afirmó Cáceres.

Estos lugares están ubicados en la calle Demetrio Moscoso, la avenida Antofagasta y la calle 3 de Villa Dolores. Son conocidos como “apivideos” porque, según los comerciantes del lugar, antes ofrecían este producto como gancho para atraer clientes, pero ahora ya no lo hacen.

Son nueve y todos tienen licencia de funcionamiento, según la Unidad de Recaudaciones de la Alcaldía alteña. Dos como “apivideos” y siete como salas de video.

OFERTA. Por fuera, tienen una vitrina de un metro de altura donde están colocadas las tapas de los videos que están en cartelera. Por dentro algunos cuentan con hasta cuatro salas donde se proyectan filmes durante todo el día, desde las 09.30 hasta las 22.00.  En ese periodo ofrecen hasta nueve largometrajes de manera continua.

La Razón visitó estas salas y, a diferencia de la Intendencia, no halló exhibición de pornografía, pero descubrió que éstos son sitios de amores ocultos, en los que las parejas son jóvenes de entre 15 y 21 años.

Allí las parejas están tendidas en los sofás, acariciándose, besándose y tocándose mutuamente; pero lo que menos hacen es ver las películas que se proyectan en las pantallas gigantes.

En los salones existen dos filas de sillones a cada lado de la pantalla, pero en cada fila se ubica sólo una pareja, la otra se sienta en la de atrás, y así hasta el final.

El miércoles, a las 20.40, sonó el celular de una jovencita en medio del salón de uno de estos “apivideos”. “Aló, papá le estoy ayudando en la tarea a Marcela, sí vamos a tardar una hora más, creo. No te preocupes, su mamá me va a despachar”, contestó ella y, luego de concluir, le dio un beso a su enamorado, con quien se recostó en el sillón para seguir con su sesión de besos y caricias.

Al minuto, en el sillón de la última fila de ese salón, una adolescente se sentó sobre las piernas de su pareja, lo besó  apasionadamente y éste empezó a tocarle y besarle por todo el cuerpo.

En cada fila de este salón sucede lo mismo, en medio de la oscuridad y el ruido de las películas proyectadas.

Como los muebles son cómodos porque están acolchonados con esponjas, las parejas se recuestan como si fuese una cama. En la sala hay 14 sillones a la derecha y 12 a izquierda de un televisor gigante conectado a parlantes. El ingreso cuesta entre 2,00 a 2,50 bolivianos.

DESCARGOS. Los propietarios de estos negocios dicen no haber visto nada irregular en sus salas, aunque admiten que éstas sirven para que las parejas se encuentren. “Al interior no pasa nada más allá de un beso, si viéramos algo extraño lo diríamos y los sacaríamos, porque incluso entran adolescentes, pero ver una película no es un delito”, dijo un joven administrador de estas salas de video.

En éstas se ofrecen principalmente filmes de comedia, terror, acción y lucha libre.

Una persona parada cerca de la vitrina de la calle se encarga de ofrecer los filmes y atraer la atención de la gente. “Pase, hoy tenemos una película en la sala 1: la Era del Hielo 3, Beethoven, una Rubia virgen y luego otras comedias; en la sala 2: películas de terror, Ojos del Mal, La huérfana, está es la que se está dando en este momento”.

Algunos jóvenes opinaron que el lugar sirve para poder hacer citas con sus parejas ya que en las plazas y en otros lugares son controlados tanto por la Policía como por los vecinos.

“Si uno va a la plaza con su enamorada, los policías se acercan y dicen que estamos haciendo cosas prohibidas, y eso no es cierto o algún vecino nos echa del lugar”, mencionó Carlos, que estaba en inmediaciones de uno de los “apivideos”.

A las 21.45 concluyen las proyecciones, pero no los amores, pues los jóvenes permanecen echados en los sofás acariciándose. Tampoco se enciende la luz del local ni ningún empleado ingresa para echar a los adolescentes.  Una media hora después de concluido el espectáculo, las parejas empiezan a pararse y arreglarse, y se marchan abrazadas rumbo a sus hogares.

La Alcaldía anuncia que hará operativos de control

El nuevo Intendente de El Alto, Capitán Rafael Cáceres, anunció que se reunirá con otras reparticiones ediles para coordinar acciones y realizar operativos de control en los diferentes negocios de difusión de películas, con el propósito de evitar que emitan videos pornográficos y que permitan el acceso de menores de edad.

“Hemos logrado ver ocho actividades económicas de estas características; de ellas, dos identificadas como difusoras de videos pornográficos”, expresó. En estos lugares las salas de video  exhiben películas de drama, comedia, terror, acción, pero también filmes pornográficos. “Si están escondidas, ya es un delito porque no tienen el permiso correspondiente, este tipo de salas no están permitidas”.

En la Dirección de Recaudaciones de la Alcaldía de El Alto existen registradas 97 actividades relacionadas a los servicios de distracción en la urbe alteña: 88 club de videos, 7 cine videos y 2 ‘apivideos’.

“Estos últimos están concentrados en la Ceja y es la Intendencia la que debe encargarse del control de la difusión”, sostuvo el Jefe de la Unidad de Actividades Económicas, René Durán.

Vecinos de la zona 12 de Octubre y Villa Dolores manifestaron su preocupación ante la presencia de este tipo de negocios y pidieron al municipio un mayor control sobre el ingreso de menores de edad y parejas jóvenes. Alberto Andrani, vecino de 12 de Octubre, expresó su inquietud. “Sabemos que en estos lugares no sólo exhiben pornografía, sino que también sirve para que los delincuentes se escondan cuando roban algo y es un lugar de venta de drogas, pero las autoridades nunca han hecho caso a las denuncias.”

La señora Virginia Yana, vecina de Villa Dolores, dijo que los que residen en la zona se organizarán para pedir a los propietarios un mayor control. “De lo contrario hay que echarlos. Si bien es cierto que los jóvenes buscan un lugar secreto, puede pasarles algo”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia