Ciudades

Investigadores identifican métodos de los timadores

Alquilan el inmueble que servirá para estafar y luego lo ofrecen por montos bajos

La Razón / M.V.

00:00 / 03 de febrero de 2013

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y el Ministerio Público identificaron los métodos que utilizan los estafadores inmobiliarios para engañar a sus víctimas. Algunos incluso apelan a las redes sociales y a la publicidad en la internet. El teniente Elvis Núñez, jefe de la división de Delitos Económico-Financieros de la fuerza anticrimen, indicó que se hacen pasar por dueños de los inmuebles, ofreciéndolos en avisos  en medios de comunicación.

“Incluso recurren a Facebook, porque en el caso de la estafa a más de 20 personas por parte de Gloria J. M. (Elizabeth S. e Ignacio D.) por un departamento en la zona Los Pinos, las víctimas indicaron que el inmueble se ofrecía a través de una cuenta”, indicó la fiscal de materia Fabiana Azero, asignada al caso.

Las sumas que ofertan por la vivienda  son “económicas”, por ejemplo, el departamento de Los Pinos era ofrecido desde $us 12 mil hasta $us 35 mil, cuando el monto de mercado por un inmueble de las mismas características pasa de la suma más alta.

Identificada la víctima, tras mostrarle los ambientes, el timador pide un adelanto para no seguirla ofreciendo, por lo general la mitad del monto acordado, y acepta suscribir un contrato privado, para no despertar sospechas. Sin embargo, una vez que tiene el dinero en su poder desaparece.  El teniente Núñez dijo que hay casos en que el estafador alquila un inmueble o se presta uno de un familiar y durante unos días ofrece la vivienda a diferentes personas, se hace dar adelantos y huye.

Hay quienes se hacen pasar por profesionales y tienen documentos de identidad falsos para suscribir los contratos privados y hasta tarjetas de presentación, como Gloria J. M. que tenía una como profesional abogada y las entregaba a sus víctimas. Azero indicó que incluso abren oficinas de bienes inmuebles.

Desde el momento que toman contacto con la víctima se muestran amables y gentiles. “Hasta visten muy bien y nadie pensaría que lo están engañando”, añadió.  Cuando la vivienda debe ser entregada, inventan pretextos para retrasar el momento—la están pintando, olvidó las llaves, el anterior inquilino aún no desocupa, debe arreglar el baño, las conexiones de agua etc.—y después desaparecen.  

Múltiples números

Instrumento

Según el teniente coronel Pedro Ramos, director regional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de la zona Sur, a Gloria J. M, que guarda detención preventiva por estafar a más de 20 anticresistas, se le secuestraron siete chips de teléfonos móviles de diferentes empresas.  Los timadores — explicó— operan con distintos números de teléfono móvil como estrategia para no ser ubicados por las víctimas  tras cometer el delito y seguir operando. 

Se castiga con uno a cinco años de prisión

El Código Penal impone en Bolivia un castigo de entre uno a cinco años de privación de libertad y de 70 a 200 días de multa a las personas que cometan los delitos de estafa y estelionato.

El artículo 335 dispone que: “El que con la intención de obtener para sí o un tercero un beneficio económico indebido, mediante engaños o artificios, provoque o fortalezca error en otro, que motive la realización de un acto de disposición patrimonial en perjuicio del sujeto en error o de un tercero, será sancionado con reclusión de uno a cinco años y con multa de 70 a 200 días”.

Controversia. En el artículo 337, sobre el estelionato, establece que: “El que vendiere o gravare como bienes libres los que fueren litigiosos o estuvieren embargados o gravados y el que vendiere, gravare o arrendare como propios bienes ajenos, será sancionado con privación de libertad de uno a cinco años”.

Para Fabiana Azero, fiscal de materia de la zona Sur,  que investiga delitos de estafa y de corrupción pública, los años de encierro deberían ser incrementados de acuerdo con el  monto que está en juego.

“Creo que la pena para este tipo de delito debería modificarse y señalarse una sanción de acuerdo al monto, porque es diferente  estafar de Bs 500 que $us 100 mil. Podría sacarse un promedio de acuerdo con el monto”, apuntó.

Sin embargo, el teniente Elvis Núñez, jefe de la División de delitos  Económico-Financieros de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, opina que el castigo que impone la norma es correcto, ya que “debe tomarse en cuenta que una persona puede estafar Bs 100 a 500 personas o una sola Bs 100 mil. Es lo mismo, el juez debe tomar en cuenta los agravantes”, indicó.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia