Ciudades

Investigan a 3 por muerte en el Gran Cuartel

El Ministerio Público convocará a declarar a tres miembros de las Fuerzas Armadas que son sospechosos de la violenta muerte, el 21 de junio, de la enfermera Jhannet Vargas Santos (27) en el Gran Cuartel de Miraflores.

Interior. El Gran Cuartel de Miraflores, escenario de un deceso.

Interior. El Gran Cuartel de Miraflores, escenario de un deceso. Ángel Illanes-Archivo.

La Razón / Micaela Villa / La Paz

02:04 / 28 de junio de 2013

El Ministerio Público convocará  a declarar a tres miembros de las Fuerzas Armadas que son sospechosos de la violenta muerte, el 21 de junio, de la enfermera Jhannet Vargas Santos (27) en el Gran Cuartel de Miraflores.

La víctima no pertenecía a la institución, y su ingreso fue irregular. El fiscal Javier Monasterios informó que convocará al enamorado de la víctima, el subteniente Franklin Ch. Q., quien le franqueó el paso al recinto militar.

Según la investigación preliminar, el novio la condujo a la pieza del capitán Carlos P. V. —quien se halla con detención domiciliaria— donde se embriagaron junto con el subteniente Franz G. S.  Aún se evalúa si el subteniente Boris B., quien estaba como jefe de servicio del Estado Mayor ese día, y el comandante de la Policía Militar serán citados a declarar.

“Por tratarse de un delito contra la vida, se aplicará la Constitución Política del Estado, que establece que no hay privilegios, mucho menos fuero, y que la ley se aplica a todos, en este caso a los presuntos implicados”, dijo el fiscal, reportó la Agencia Boliviana de Informaciones (ABI).

Justicia. El ministro de Defensa, Rubén Saavedra, anunció que “no se protegerá a ningún efectivo del Ejército que resulte implicado” y que se velará que la justicia ordinaria aplique con rigor las sanciones penales que correspondan.

“Ella había sido la enamorada del subteniente Franklin Ch., y le hizo ingresar a los departamentos del capitán con la finalidad de compartir bebidas alcohólicas”, dijo Monasterios.

Vargas Santos, enfermera, fue hallada sin vida a las 20.45 del viernes 21 —feriado nacional por la  celebración del Año Nuevo Aymara— al pie del departamento del capitán, quien fue aprehendido por la Policía.

Ella trabajaba en un centro médico en el municipio orureño de Soracachi como enfermera y había llegado a La Paz el miércoles para averiguar detalles de unos cursos de posgrado.

El sábado se realizó la audiencia cautelar del capitán Carlos P. V., a quien el juez le dio arresto domiciliario, y no la detención preventiva en la cárcel, como pedían los familiares de la joven. Wilson Echave, abogado de la familia Santos Vargas, anunció que apelará la decisión judicial con el objetivo de revertir las medidas sustitutivas concedidas.

En sus declaraciones informativas, el sospechoso admitió que consumió bebidas alcohólicas en compañía de la víctima y de los otros dos oficiales y que ella se marchó a las 17.00. El padre de la joven, Vitalio Vargas, que cree que se cometió homicidio, ya que el cadáver tenía un golpe en la sien derecha, otro en la nuca, hematomas y escoriaciones, demandó justicia. 

El cuerpo de la víctima fue trasladado por sus familiares a Oruro y enterrado el domingo. “Se desconocen las causas de su fallecimiento. De acuerdo al cuaderno de investigaciones, hay bastantes contradicciones. Voy a solicitar el protocolo de la autopsia” para verificar si existen indicios de abuso sexual, precisó.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia