Ciudades

Llamada delató a quien tenía cautiva a niña marroquí

La madre de Grover M.O. ayudó a esconderlo y se halla detenida. La pequeña fue buscada en Sacaba y poblados del trópico durante cinco meses y vivió un tiempo en Ivirgarzama.

La Razón (Edición Impresa) / Angélica Melgarejo / Cochabamba

00:56 / 12 de marzo de 2014

Se escondió durante siete meses con ayuda de sus familiares. Grover M.O., de 36 años, con detención preventiva por los delitos de trata y abuso sexual de una niña marroquí de nueve años, fue capturado gracias a una llamada telefónica.

“Grover M.O. llamó a su inquilina, lo que ayudó a conocer su paradero” tras 12 operativos sin éxito, develó el director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), coronel Grover Mercado.

La llamada se hizo desde Yungas de Vandiola, municipio de Totora; los investigadores emprendieron viaje, dos horas en vehículo y 11 a pie. Por la crecida de ríos y la dificultad de acceso, la fuerza antidrogas prestó dos helicópteros.

Para evitar la fuga, la FELCC coordinó acciones con autoridades campesinas de Antawaqana y Yungas de Vandiola, quienes el viernes 7 buscaron y retuvieron al sujeto.El sábado 8, efectivos de la fuerza anticrimen y un guardia civil español incursionaron a la zona en los helicópteros y rescataron a la niña, a la que el sujeto trajo desde Barcelona, España, con permiso de sus padres en un viaje de turismo.

La pequeña fue buscada en Sacaba y poblados del trópico durante cinco meses y vivió un tiempo en Ivirgarzama. El detenido —quien estuvo preso por la violación de sus dos hermanas en 2004— la llevó a la Asociación Evangélica Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal  en Entre Ríos, donde fue bautizada y obligada a llevar un velo en la cabeza y vestir túnicas.

En enero, el raptor trasladó a la menor hasta Antawaqana, al interior del parque Carrasco.

Se empleó de peón y la niña fue obligada a convivir como su esposa, no la dejaba salir sola, según relató al Ministerio Publico. Vivían de manera precaria en una choza y dormían en el suelo, según las investigaciones.

Crítica. La madre del acusado, Valentina O., de 85 años, que  le ayudó a ocultar a la víctima,  guarda detención en el penal San Sebastián mujeres desde el 5 de marzo por complicidad.

El sujeto, quien ingresó a Bolivia con una falsa identidad, pretendía casarse con la menor “para purificar su alma”.

Ardif Rabih, representante de los residentes musulmanes en Cochabamba, aseguró que en su religión están prohibidos los matrimonios con menores de 17 años. “Él no se puede casar con una niña; según el islam, está dañando la religión y no puede ser musulmán y judío”. La iglesia Nuevo Pacto Universal profesa las enseñanzas de Jehová, recalcó.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia