Ciudades

Muestran el lugar donde mantenían a secuestrados

Campamento. Un bosque, a 30 km de Santa Cruz, era el sitio elegido

Evidencias. En el campamento de los secuestradores se halló este libro escrito por un físico español.

Evidencias. En el campamento de los secuestradores se halló este libro escrito por un físico español. Ministerio de Gobierno.

La Razón / Iván Condori / Santa Cruz

03:34 / 11 de septiembre de 2013

El bosque de la comunidad El Cuchi, situado a 30 kilómetros al oeste de Santa Cruz, era el mudo testigo por donde desfilaban las víctimas de secuestro; en el interior de un campamento permanecían encadenadas al menos durante cuatro días.

El viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, autoridades policiales lideradas por el comandante departamental, general Guido Arroyo, y un grupo de periodistas recorrieron la ruta del secuestro.

El lugar donde mantenían cautivas a sus víctimas es de difícil acceso —por los ríos, la selva alta y la inexistencia de camino—, la organización había abierto sendas que apenas se divisan, en algunos trechos colocaron bolsas de yute a manera de señalización.

El viceministro Pérez detalló que las víctimas permanecían encadenadas en el campamento, metros más allá estaban los vigilantes. Este lugar estaba totalmente cubierto por arbustos. Para dar con el lugar, la Policía recurrió a sobrevuelos de los helicópteros recientemente adquiridos.

En el lugar encontraron víveres, ollas y una cocina a gas, lo que hace presumir que se preparaban sus alimentos. “El objetivo de usar GLP era no generar humo y evitar llamar la atención”, subrayó.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, declaró que el modus operandi tiene características colombianas, porque el procedimiento era casi impecable. “Utilizaron vehículos robados y con volantes perforados para no dejar huellas”, explicó. Los plagiadores utilizaban celulares sólo para comunicarse con los familiares de sus víctimas, luego los apagaban para evitar cualquier rastreo. “La Policía detectó la radio que utilizaban para comunicarse y a esto se añade que uno de los integrantes de la banda habilitó en un solo día seis números diferentes de celulares”, reveló Romero.

Los investigadores señalan que los delincuentes optaban por personas de mediana edad, porque consideraban que niños y mayores se podían enfermar o no aguantarían las altas temperaturas de esa zona.

Según el ministro Romero, la organización delictiva, que operaba en la región desde hace varios meses, cobró alrededor de $us 1,6 millones por los secuestros de tres personas vinculadas con el sector empresarial cruceño.

Niña raptada en Beni vuelve con su madre

Amelia T. J., (6) raptada de su escuela hace 15 días por Julio Yomeye Pinehiro (36) en Trinidad, Beni, se reencontró ayer con su madre Diosi Justiniano luego de ser trasladada desde Riberalta.

El 26 de agosto, la menor —que cursaba el primero de primaria en la escuela Carmen Moreno— fue secuestrada por Yomeye, quien se hizo pasar por su tío para engañar a sus cuidadoras. Luego de realizar varias inspecciones y allanamientos junto al Ministerio Público, la Policía pudo encontrarla el lunes.  El comandante de la Policía en Beni, Wilfredo Montesinos, informó a ABI que la niña fue hallada en una vivienda del barrio Integración, en Riberalta.

Su madre mostró su alegría y satisfacción por el rescate, así como otros parientes y conocidos. El captor también fue trasladado a Trinidad y será sometido a medidas cautelares. La fiscal de Distrito del Beni, Wilma Blazz, manifestó su entusiasmo: “Es un momento muy lindo ver este reencuentro familiar, realmente las palabras no alcanzan por toda esta felicidad”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia