Ciudades

Niño de un año muere durante secuestro planeado por su madre

Tragedia. La mujer, su pareja y una prima de ella exigieron un rescate de Bs 25.000

Agresión. Familiares del niño fallecido golpean a Kevin A. A., tras su declaración en la FELCC, ayer.

Agresión. Familiares del niño fallecido golpean a Kevin A. A., tras su declaración en la FELCC, ayer. Daniel Walker.

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

03:46 / 04 de diciembre de 2013

La noticia de que los secuestradores de un niño de un año y cinco meses, por el que exigían Bs 25.000, le quitaron la vida, dio un giro inesperado. Su madre, Ángela A. S., de 20 años, confesó que planificó el secuestro, con su pareja y una prima. En cuestión de horas, la mujer, que quería extorsionar a su  familia para irse a Brasil, pasó a ser imputada por el crimen junto con su novio, Kevin A. A., de 19 años.

El cadáver del pequeño Loan Ch. fue abandonado a las 06.00 de ayer en la puerta de su casa en la Villa Cinco Dedos de la ciudad de La Paz. La pericia forense estableció que el pequeño murió asfixiado cerca de las 05.00.

“Mi prima Angy me llamó a las 21.00 de ayer (lunes), me dijo que estaba bien mi hijo, que estaba comiendo. Les pedí que me lo devuelvan, pero me indicaron que no le iba a pasar nada”, declaró a la red Uno anoche y acusó a su prima de ser la autora intelectual.  Contó que a las 06.20 recibió una llamada telefónica de sus cómplices que le dieron la noticia de la muerte del infante.

El crimen, que se produjo cinco días después del asesinato en Santa Cruz de tres niños, dominó los informativos matinales y meridianos en La Paz.  “Es mi único nieto, mi bebito nada les ha hecho. ¿Acaso podía defenderse? Por amor a Dios pido justicia, la pena máxima”, expresaba entre lágrimas su abuela materna Rosemary S. en el velatorio  efectuado en la Federación de Gremiales, en San Pedro.

Inconsolable, la mujer que se había hecho cargo del pequeño en lugar de su hija, no quería separarse del cadáver vestido de ángel. La trama fue urdida por días y los tres actores de lo que tenía que ser un secuestro amañado se repartieron los papeles.  

Ángela A. S., tenía que convencer a sus propios padres, ambos comerciantes, de que el niño había sido secuestrado. Le contó a su madre que había salido con el menor para comprar pañales de una tienda el lunes.

Le explicó que a las 10.15 un hombre se le aproximó y le colocó un paño empapado en un somnífero sobre la boca y la nariz.  Minutos después contó que despertó en la calle Potosí, cerca del hotel Presidente, y que el infante ya no estaba con ella. Lourdes Coaquira, bisabuela materna de Loan, contó que a las 11.00 la joven madre llegó hasta su puesto de venta de periódicos para contarle lo ocurrido. Entonces ambas corrieron hasta la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y denunciaron lo ocurrido. Como parte del plan, la abuela materna recibió dos mensajes de texto en su celular enviado desde una computadora. 

“O me mandas Bs 25.000 o se muere tu wawa (bebé), tienes hasta el mediodía”, decía. “Todo era un teatro. El móvil era económico”, señaló el coronel Julio Mariscal, director de la FELCC La Paz,  cuando se conoció que Kevin A. A. había confesado la participación de Ángela A. S. en el secuestro de su hijo. La fuerza del orden lo capturó en El Alto y le secuestró una computadora y un teléfono móvil. En sus declaraciones él “refiere que  estaba en combinación con la madre”, manifestó. Kevin A. A. conocía a Ángela A. S. hace más de cinco años y hace tres semanas vía Facebook planificaron todo, según registros de la computadora.

La familia mencionó que él pertenecía a una pandilla de El Alto de nombre Las Tortugas y que por ello su madre la envió a Sao Paulo, Brasil, donde conoció al padre de Loan. “La envié a Brasil para que se aparte de él. A mi nieto me lo traje  a los 15 días de nacido, porque era su primer hijo e iba a sufrir allá, pero ¿para qué lo he traído, para qué? ”, se preguntaba Rosemary, la tarde de ayer.

De acuerdo con el examen forense, el pequeño murió por asfixia mecánica por sofocación. Se presume que el niño se puso a llorar, y que quien lo tenía en su poder quiso hacerle callar y le tapó la nariz y la boca. También tenía moretones en el brazo derecho como comprobó este diario cuando los abuelos lo vestían de ángel.

“Debía haberme dicho que quería dinero. Mi hija está mal de la cabeza para hacer estas cosas. No sé en qué momento se ha encontrado con  ese tipo de nuevo (Kevin A.)”, expresó apenado el abuelo, quien no quiso identificarse. La psiquiatra Claribel Ramírez refirió que personas como Ángela tienen un trastorno de personalidad. “Sobre todo los psicópatas no tienen remordimientos de conciencia, ni sentimientos de culpa”, sostuvo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia