Ciudades

Nueva morgue judicial, de 3 pisos y para 93 cadáveres

La inversión, de Bs 5,2 millones, no incluye la compra de las cámaras frigoríficas y otros. Se ubicará en el mismo predio del Hospital de Clínicas, ingresando por el del Tórax

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

00:00 / 18 de enero de 2015

La nueva morgue judicial de La Paz tendrá 93 cámaras frigoríficas. El edificio, de tres plantas, contará con áreas administrativas, oficinas de análisis criminal, salas de espera y hasta un horno crematorio. Sin embargo, de momento solo hay fondos para las obras civiles.

“Se ha pensado en darles más bioseguridad a los que trabajan y tratar humanamente a los cadáveres. El Gobernador (César Cocarico) ha firmado el convenio de financiamiento con la Upre (Unidad de Proyectos Especiales) en 2014. Como contraparte,  vamos a supervisar y fiscalizar el proyecto”, informó José Luis Canaviri, fiscal de obras de la Dirección de Infraestructura Productiva y Obras Públicas del gobierno departamental.

La nueva estructura será financiada por el programa gubernamental Bolivia Cambia, Evo Cumple con Bs 5,2 millones; sin embargo, su equipamiento demandará una inversión de Bs 22 millones adicionales que aún no están financiados.

La Paz no cuenta con una morgue judicial, apenas tiene tres ambientes  detrás del Hospital de Clínicas —dos improvisados y uno que empezó a ser adecuado en 2013—, uno de los cuales se usa como depósito de los cuerpos.

El problema saltó a la agenda pública en 2007 debido al hacinamiento de cadáveres en estado de putrefacción; el trato indigno de las víctimas por muerte violenta, apiladas una encima de otra; la proliferación de moscas y otros vectores, y el riesgo sanitario para los enfermos y el personal del mismo nosocomio.

El actual depósito, de seis metros de largo por cuatro de ancho, tiene una puerta metálica y hasta hace poco era de adobe y ladrillo.  

Debido a la falta de cámaras frigoríficas, los cuerpos aún hoy son embolsados y colocados en repisas o amontonados en el piso. El olor fétido que se desprende de los cadáveres golpea el olfato de quienes pasan a metros de distancia. La Cruz Roja Internacional ayudó económicamente al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para su mejoramiento. Las paredes fueron revestidas con azulejos y el piso, con mosaicos. En los próximos días se ambientará el lugar para congelar los cuerpos y evitar su descomposición.

El segundo ambiente, que es contiguo y fue prestado por la Unidad de Epidemiología del hospital, tiene seis metros de largo por cinco de ancho, las paredes tienen azulejos y es usado desde octubre de 2013. Allí los médicos forenses realizan las autopsias.

Y el tercero, que fue edificado en 2013 con la ayuda internacional, es exclusivo para la limpieza y asepsia de esos profesionales.

Antes de octubre de 2013, el depósito de cadáveres tenía habilitado un único ambiente, los médicos forenses efectuaban las autopsias sobre una mesa, rodeados de cuerpos en descomposición.

La insalubridad llegó a tal punto que el 10 de enero de 2012, el Centro de Vigilancia y Control Sanitario del Servicio Departamental de Salud de La Paz (Sedes), de pendiente de la Gobernación, notificó al IDIF con la clausura si no retiraban del lugar 57 cadáveres que estaban en estado de putrefacción. En la inspección se detectó la presencia de ratas, larvas de moscas y hasta gusanos sobre el escritorio en el que los médicos forenses redactaban sus informes. Debido a la humedad se formaron hongos y hasta proliferaron las aves carroñeras.

Durante 2010 y parte de 2013 no se dio solución al tema. El exfiscal de distrito José Ponce señaló que eran corresponsables la Gobernación, el Gobierno nacional y la Alcaldía, y no un tema exclusivo del Ministerio Público, ya que los cuerpos depositados no siempre tuvieron un final violento.

El 15 de agosto de 2013, la municipalidad envió a la Gobernación el proyecto a diseño final de la infraestructura y cedió un predio de 1.239 metros cuadrados detrás del Cementerio General, que tenía acceso directo por la avenida Entre Ríos.

Sin embargo, se dijo que la propiedad no estaba completamente saneada y hubo rechazo vecinal, por lo que se optó por erigir la obra en el complejo miraflorino.

Con la construcción de una morgue judicial, la Gobernación busca dejar de lado la precariedad. El acceso al nuevo predio es por el Hospital del Tórax, que se halla dentro del complejo hospitalario de Miraflores.

Al este colinda con la avenida Zabaleta, al oeste con el Hospital de Clínicas, al norte con viviendas particulares, y al sur con un espacio de lavandería y mantenimiento del nosocomio en desuso.

“Estará en un terreno baldío de propiedad del complejo de Miraflores. La Gobernación tiene tuición sobre el hospital por ser de tercer nivel. La obra no va a interrumpir el flujo y las actividades que desarrolle su personal”, explicó Canaviri. El Upre —dependiente del Ministerio de la Presidencia— invertirá Bs 5,2 millones y se tiene previsto ejecutar la obra en 210 días, es decir cerca de siete meses. Sin embargo, solo están financiadas las obras civiles y no el equipamiento básico.

“Las máquinas son caras, hemos hecho una cotización y con el equipamiento básico, cámaras frigoríficas, mesas de autopsia y otros, salía como Bs 27 millones. Lo que se ha visto con el IDIF es ambientar un frigorífico grande con aire acondicionado y calefacción (en el subsuelo, donde) se van a colocar (los cuerpos) en repisas. El equipamiento básico va a ser sujeto a un posterior financiamiento”, añadió Canaviri.

Julio Dalence, responsable nacional de Seguimiento de Medicina Forense del IDIF,  informó que una vez que se comience la construcción de la morgue, se elaborará un proyecto para adquirir todos los equipos, mobiliario, etc.

Según información del IDIF, la morgue recibe por día aproximadamente cinco cadáveres, en su mayoría por muerte violenta (accidentes de tránsito o asesinatos) y también de gente que falleció por enfriamiento; tres provienen del municipio de El Alto. De los cinco cuerpos, dos a tres no son reclamados a la semana.

La nueva infraestructura, de tres niveles, será edificada sobre  1.914.54 metros cuadrados. Tendrá  45 ambientes. En el semisótano se instalarán 81 cámaras frigoríficas y un montacamilla (elevador) para el transporte de cadáveres.

En la planta baja se habilitará un ambiente para otras 12 cámaras. Contará con un espacio de lavado para tres cuerpos, sala de espera, baños, una sala de autopsia con cuatro mesas, un depósito de desechos y un crematorio.

También “habrá un área de enseñanza para que hasta 20 estudiantes vean a través de un vidrio las autopsias”, dijo el arquitecto.

Y en la planta alta se construirán laboratorios de histología (estudio de los tejidos orgánicos), citología (estudio de las células) y otros, oficinas de los profesionales, sala de juntas, secretaría, un dormitorio destinado al personal de turno, parqueo, etc.

“Se ha proyectado un crematorio de última generación para los cuerpos no reclamados. No va a contaminar porque será ecológico y el humo no será tóxico. Tengo entendido que cuesta Bs 7 millones”, indicó. La obra aún no tiene fecha de inicio. Milton Mendoza, exencargado de La Paz de la Upre, señaló que cuando se haga el primer desembolso a la Gobernación se comenzará con el proceso de contratación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia