Ciudades

El ‘Pato’ operaba en Palos Blancos desde hace 2 años

Proceso. Hoy será la audiencia cautelar de sus 13 seguidores

La Razón / Micaela Villa / La Paz

03:07 / 30 de agosto de 2013

Edwin Mamani Buendía, el Pato, ajusticiado por una turba en el municipio paceño de Palos Blancos, era un adulto de 44 años; él y su pandilla  operaban desde hace dos años y cometían delitos, reveló ayer el alcalde Nazario Escóbar.

“Robó garrafas, autopartes, (productos) de tiendas. Dos o tres veces estuvo en celdas policiales”, añadió. La mediación del Alcalde de Palos Blancos permitió el rescate de 13 miembros de su banda, tomados como rehenes por los pobladores.

Los menores, nueve hombres y cuatro mujeres, de los cuales uno tiene 18 años, están desde la noche del miércoles a disposición de la Justicia en Caranavi. San Antonio, Sapecho, Inicua y otras comunidades fueron víctimas de la pandilla. Escóbar informó que el Pato comercializaba estupefacientes. Palos Blancos es la cuarta sección municipal de la provincia Sud Yungas y cuenta con unas 16 poblaciones.

Los cómplices y seguidores del Pato, aprehendidos en Caranavi, tienen 14, 15, 16, 17 y 18 años. “Seguramente con dinero los seducía, porque todos son estudiantes que requieren de recursos”, dijo la autoridad edil.

Mamani Buendía fue quemado vivo dentro de su auto pasado el mediodía del miércoles. Una turba enardecida lo arrebató de la Policía por el asesinato de Adhemar V.T., de unos 23 años, violado, mutilado y degollado por cinco miembros de la pandilla por sostener una relación con la exnovia de su líder.

A Adhemar V. T. también “le quitaron  los dientes, los ojos, sus brazos estaban rotos”, contó el Alcalde. La víctima, a la que también le arrancaron la lengua, fue encontrada tras ocho días de búsqueda en el camino que conduce hacia Riberalta, Beni. Según las primeras declaraciones de los aprehendidos, el crimen fue cometido por cuatro integrantes y por el Pato.

Asesinatos. La población de Palos Blancos acusa a la banda  de haber cometido otros dos crímenes en las dos últimas semanas. Un conductor del sindicato Trans Sapecho fue acogotado y herido con un arma punzocortante por delincuentes que le robaron su motorizado, un Ipsum; mientras que a un campesino de un pueblo cercano lo mataron a puñaladas para arrebatarle una motosierra.

El miércoles, mientras linchaban al cabecilla de la banda, los pobladores exigían a gritos la desarticulación de otra pandilla, liderada por el Chucky. La Policía y las autoridades locales investigan su existencia. Ayer, la Fiscalía de Caranavi tomó las declaraciones de los adolescentes. Hoy  se realizará la audiencia  cautelar y luego se definirá si se los envía a La Paz.

Se multiplican las cantinas

Por cada 98 personas hay un bar o cantina en la localidad de Palos Blancos, que tiene 3.800 habitantes y 40 de estos negocios, según datos policiales. Sin embargo, Nazario Escóbar,  alcalde municipal, sostiene que los que tienen permiso no pasan de 16.  “Hay muchos bares, lo malo es que, a veces, los jóvenes consumen en exceso y los propietarios no acatan el horario de funcionamiento”, argumentó.

Estos locales atienden de 19.00 a 05.00 o 06.00 (y más los fines de semana), lo que es ilegal, ya que la Ley del Control al Expendio y Consumo de Bebidas Alcohólicas sólo permite que estén abiertos hasta las 03.00.

Se presume que la pandilla de Edwin  Mamani Buendía (el Pato), quemado vivo dentro de su auto, asistía a las cantinas donde se dice que comercializaba incluso marihuana. La Policía, basada en datos que ofreció la población, informó de que por las noches en los bares hay damas de compañía, un factor  de riesgo. Escóbar anunció  que se reunirá con los dueños para exigirles que cumplan horarios.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia