Ciudades

No hay norma en La Paz que regule la seguridad en las piscinas privadas

Para abrir una piscina como negocio, basta cumplir lo dispuesto en el reglamento municipal de Actividades Económicas, que da pautas generales de construcción.

Seguro. Una mujer trata de sujetar un flotador, que es lanzado por un salvavidas en la piscina del COE, que cuenta con medidas de seguridad.

Seguro. Una mujer trata de sujetar un flotador, que es lanzado por un salvavidas en la piscina del COE, que cuenta con medidas de seguridad. Foto: Miguel Carrasco

La Razón / Micaela Villa / La Paz

00:09 / 10 de marzo de 2013

La Paz carece de una norma que establezca los requisitos de seguridad que deben reunir las piscinas abiertas al público por particulares, que ante el vacío aplican sus propias reglas. En la Alcaldía tampoco hay datos centralizados sobre su número.

“No, no existen, por lo menos en lo que yo conozco”, dijo Jannet Ferrufino, responsable de la Dirección Municipal de Deportes.

“En Bolivia no hay ninguna reglamentación, no se ha aprobado nada”, apuntó por su parte Álvaro Bustamante, expresidente de la Federación Boliviana de Natación (Febona) y experto en el tema.

Para abrir una piscina como negocio, basta cumplir lo dispuesto en el reglamento municipal de Actividades Económicas, que da pautas generales de construcción.

Cada subalcaldía, a través de su oficina de Administración y Promoción de Actividades Económicas, otorga la licencia de funcionamiento. Para ello exige 13 requisitos como el Número de Identificación Tributaria, última factura cancelada de energía eléctrica, copia del folio real que acredite el derecho propietario, certificado acústico aprobado por la Dirección de Calidad Ambiental y otros, en originales y fotocopias.

La Razón no pudo obtener datos oficiales del número de piletas abiertas al público y administradas por privados que funcionan en el municipio.

La Dirección Municipal de Deportes dijo que no tenía la información y pidió solicitar los datos a cada una de las nueve subalcaldías en las que está dividida La Paz

Para el profesor de natación, miembro de la Comisión Técnica de la Asociación Departamental de Natación de La Paz (Adenalp), Elías Rodríguez, en Estados Unidos, Brasil y países vecinos existen normas que son aplicadas para todos estos negocios, y el control está a cargo de la Cruz Roja Abel Peña y Lillo, presidente de la Cruz Roja Boliviana, aseveró que no tienen tuición sobre las mismas. “Es un gran defecto (no tener norma), nos acordamos de este tema cuando se muere alguien, es responsabilidad de los administradores de piscinas (la seguridad)”, añadió.

El ahogamiento, el 25 de noviembre de 2012, de Jorge Miranda Quispe (17) en la piscina municipal Luis Lastra destapó el descuido en temas de seguridad.

El adolescente visitó ese domingo la piscina junto con otros dos compañeros para practicar, ya que al día siguiente iba a rendir su última prueba de ingreso al Colegio Militar: natación.  Cuando sonó el timbre de salida, a las 18.00, él aún se encontraba dentro del agua, poco después  sus amigos advirtieron que se ahogaba.

Pidieron auxilio, pero la salvavidas Luzdana R. no se encontraba en el ambiente en el que se halla la pileta. El exdirector municipal de Deportes Walker Paredes informó que mientras el muchacho luchaba contra la muerte, la salvavidas indicaba a otros usuarios que debían retirarse.

Julián Marka, fiscal que lleva el caso, se negó a dar declaraciones sobre los avances de la indagación, además el investigador de la fuerza policial anticrimen fue cambiado. Desde el día del incidente a la fecha la piscina se encuentra cerrada por órdenes de la Fiscalía, informó la Dirección Municipal.

La Policía sostuvo también que a fines del año pasado un anciano perdió la vida ahogado en una piscina bajo administración privada de la Periférica, el caso aún está en investigación.

Normativa. Según Bustamente, las normas peruanas y chilenas obligan a que estos establecimientos cuenten con botiquines de primeros auxilios y trabajen por lo menos con un auxiliar de enfermería para la atención de emergencias.

También que tengan instaladas alarmas de seguridad, mantengan capacitado al personal de primeros auxilios y cuenten con teléfonos de emergencia al alcance. Además, aun si sólo una persona se halla en la piscina, el salvavidas no puede abandonarlo ni por un minuto.

Las piletas en esos países deben contar con al menos dos salvavidas, tener un tanque de oxígeno y una camilla, extintores, salvavidas con cuerdas, flotadores, bastones largos, avisos legibles sobre las normas de cada negocio y tener pisos antideslizantes.

“Los profesores no deben fungir a la vez como salvavidas, obviamente ellos saben auxiliar, pero tiene que existir salvavidas y enfermería. Por lo menos debería haber unos cuatro flotadores  a la mano”, agregó.

La Razón visitó las piscinas del Círculo de Oficiales del Ejército (COE), avenida de la Fuerza Naval; Nápolis, calle Cañada Strongest;  el complejo Aquazul y Atlantis, calle Estados Unidos, entre Guatemala y San Salvador; y Sucre, en la calle del mismo nombre, para conocer sus medidas de seguridad.

Seguridad. La piscina del COE cuenta con todas las medidas mencionadas por Bustamente, a excepción de la camilla y el personal médico. También tienen banderines que evitan el ingreso de particulares hasta la pileta.

“El acceso está prohibido a dos metros, tenemos una piscina pequeña para los niños. En caso de evacuación, contamos con un centro de salud a 500 metros, en el Colegio Militar”, dijo el teniente coronel Rubén Cordero, gerente del COE. En Nápolis, la administradora Florencia Chambi indicó que sus instructores de natación también fungen como salvavidas.

“Tenemos personal de primeros auxilios, que además hacen masajes y vienen dos veces a la semana. Estamos comprando cuatro salvavidas con cuerdas. El calderista también sabe de primeros auxilios”, mencionó.

El 21 de noviembre de 2010, en la sauna-piscina El Arcángel, en villa San Antonio, tres personas resultaron heridas por la explosión de su caldera. Entonces el alcalde Luis Revilla anunció un reglamento específico. 

Jhoselyn Guibarra, de Aquazul, manifestó que cuentan con señales para indicar la altura de las piscinas, cómo actuar en caso de que alguien se esté ahogando, dos salvavidas con cuerdas cerca de la piscina y otros dos en recepción, además de hombres salvavidas. Cuando se le preguntó en qué se basaron para implementar esas medidas, dijo que recurrieron a internet.

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia