Ciudades

Vecinos piden rompemuelles en la avenida Murillo; hubo 12 accidentes

Peligro. Parece ‘una autopista’  y el problema sobre todo es en horas pico, dicen

Achumani. La avenida Tomasa Murillo, por donde pasan vehículos a gran velocidad. Vecinos piden rompemuelles.

Achumani. La avenida Tomasa Murillo, por donde pasan vehículos a gran velocidad. Vecinos piden rompemuelles. Alejandra Rocabado.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

02:51 / 19 de septiembre de 2015

En los últimos seis meses se produjeron al menos 12 hechos de tránsito en la avenida Tomasa Murillo, de Achumani Bajo. Vecinos piden reductores de velocidad. El subalcalde del Macrodistrito Sur, Óscar Sogliano, dijo que esa demanda es valorada técnicamente. “En seis meses hemos tenido unos 12 accidentes en esta vía. Otros se llevaron postes de luz y árboles, por eso pedimos a la Subalcaldía un rompemuelles”, explicó Wálter Sempértegui, presidente del Control Social del Distrito 18 al que pertenece este vecindario.

Los hechos de tránsito fueron leves, pero hay temor, añadió. Achumani Bajo fue creado hace 50 años. La avenida Tomasa Murillo nace en la intersección de las calle 23 y avenida García Lanza, desde ahí desciende unas diez cuadras —que tiene dos carriles solo de bajada— y termina en el puente Calacoto. 

“La circulación vehicular se incrementó muchísimo en los últimos años y los coches bajan a toda velocidad. Aún estamos esperando la respuesta a la nota que enviamos a la Subalcaldía”, apuntó Armando Peredo, vicepresidente de la junta vecinal de Achumani Bajo.  En esa arteria se halla el kínder Utasawa. “Los papás vienen con sus vehículos, se parquean ahí, mientras los otros siguen corriendo sin importarles nada”, apuntó.

Contrarruta. En agosto, un árbol fue tumbado por un motorizado que descendía a gran velocidad por la avenida. “Chocaron también contra un poste y nos quedamos sin luz toda una tarde. El poste lo arreglaron, pero el árbol no lo han repuesto”, precisó Sempértegui. 

Pese a que la vía es solamente de bajada, ayer un vehículo de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS) circulaba en contrarruta. “Por actitudes como la (del conductor) de este vehículo, tuvimos accidentes, porque tampoco tenemos señalética”, destacó Peredo.

En este sector tampoco hay agentes de Tránsito que ordenen el tráfico vehicular y peatonal. En la esquina de la avenida Murillo y calle 23 tampoco hay alumbrado público, según constató quien escribe esta nota. “No tenemos un poste de luz y por eso es más peligroso para los peatones que quieren cruzar, porque pueden ser sorprendidos por un automóvil”, advirtió.

Según ambos representantes y los vecinos con los que conversó este diario, el problema es mayor en las horas pico, porque después la vía permanece semidesierta.  Sogliano, subalcalde del Macrodistrito Sur, confirmó que recibió la nota de los vecinos de Achumani Bajo y que el problema y sus soluciones están siendo evaluados.

“Hay que hacer una valoración técnica para ver si ponemos un rompemuelles, un paso peatonal o señalética vial, eso lo decidirá la Secretaría  Municipal de Movilidad, Transporte y Vialidad”, agregó. La autoridad edil anticipó que en unos días, máximo una semana, tendrá los resultados de esa valoración. “Hay que considerar una serie de aspectos técnicos y una vez que tengamos el estudio final, les avisaremos”.

Otros problemas del barrio

Escombros

Pese a que está prohibido, algunos vecinos dejan escombros a un costado de la avenida Tomasa Murillo. 

Lavadores

En la intersección de la calle José María Chinchilla y la avenida Tomasa Molina se instaló un negocio de lavado de autos. El agua daña los adoquines y ocasiona que se tape un pequeño sumidero, dijo Wálter Sempértegui. Los vecinos piden a la Subalcaldía que impida que esa actividad continúe, por el daño.

Opinan los habitantes de Bajo Achumani

‘No existe control’: Wálter Sempértegui

La avenida solo es de bajada, pero algunos imprudentemente suben en contrarruta y por eso también se registraron accidentes. No existe control y los coches corren sin temor.

‘Es imposible cruzar’: Armando Peredo

En horas pico es imposible tratar de cruzar de un frente a otro frente, pues al ver que no hay rompemuelles, los conductores corren y los peatones corremos riesgo de que nos atropellen.

‘Verdadera autopista’: Esteban Arispe

Por las mañanas y por las noches, la avenida Tomasa Murillo es una verdadera autopista; es necesario que instalen reductores de velocidad y un semáforo en una de las intersecciones.

‘De las más peligrosas’: Daysi Imaña

Esta avenida es una de las más peligrosas de la zona Sur. Nosotros creemos que deben poner al menos unos dos rompemuelles, por la cantidad de accidentes que se han producido.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia