Ciudades

En Playa Verde caminan 20 minutos para llegar a sus casas

El Alto. Los vecinos usan 4 autos desde la Ceja antes de peregrinar.

Precariedad. Estudiantes de la unidad educativa Playa Verde, que pasan clases en la sede social de la zona, ubicada en el Distrito 7. Foto: Miguel Rivas

Precariedad. Estudiantes de la unidad educativa Playa Verde, que pasan clases en la sede social de la zona, ubicada en el Distrito 7. Foto: Miguel Rivas

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

02:02 / 13 de febrero de 2015

Los vecinos de Playa Verde, una zona del Distrito 7 de El Alto, peregrinan para llegar a sus viviendas. Desde la Ceja utilizan cuatro motorizados que simplemente los acercan, pues luego deben caminar durante unos 20 minutos para arribar a su destino.

Pastor Callata, presidente de esta urbanización ubicada al sur de la extranca de San Roque, explicó que se ven obligados a tomar cuatro motorizados debido a que los minibuseros realizan “trameajes”.

“Para explicar mejor: abordamos en la Ceja hasta la extranca Río Seco, de allí tenemos que subir a otro motorizado que nos lleva al sector de Lagunas, luego otro para ir a San Roque y desde allí otro a Playa Verde”, indicó.

En San Roque, lo que se puede hallar son carrys o minibuses pequeños, que trasladan a las personas hasta la entrada de la zona Playa Verde, sobre la carretera a Copacabana. Desde allí los vecinos deben caminar hasta 20 minutos rumbo a la parte alta del barrio para llegar a sus moradas.

Periodistas de La Razón caminaron por el lugar y en el trayecto se pudo observar terrenos baldíos y calles de tierra. Vecinos dijeron que por las noches no existe iluminación, lo que les provoca inseguridad. Denunciaron que existen pandillas que rondan el sitio e inclusive que se registraron asaltos a personas que intentaban llegar por la noche a su domicilio.

“Nos dejan donde quieren y a la hora que quieren, luego debemos ver la forma de llegar a casa a salvo, ya que hay mucha delincuencia. Caminamos cerca de 15 cuadras, ya que yo vivo en la parte alta de la zona”, afirmó Eleuteria Mamani, vecina del barrio.

No es el único caso, también Basilia Mamani, que se dedica a la venta de comida en la Ceja, afirmó que llevar sus productos es complicado. “Pero es el mejor lugar para vender, lo sacrificado es salir de la zona y llegar, los choferes del transporte público nos ven con atados y se escapan. Hay días en que tenemos que ir a pie a San Roque y eso demora al menos 30 minutos”.

Una vista del barrio Playa Verde.

La falta de vehículos o el recorrido por tramos sucede, según el presidente de la zona, cuando hay más demanda de la población y por las noches, y sostuvo que los choferes ponen el pretexto de que la carretera hacia ese sector no está en buenas condiciones.

“Por eso queremos que las promesas de los alcaldes y autoridades nacionales de construir la doble vía y extensión de la avenida Juan Pablo II se haga realidad, de lo contrario tendremos que salir en marchas y bloqueos”.

El jefe de la Guardia Municipal de Transporte (GMT), José Luis Vargas, indicó que se desplazarán efectivos para el control de “trameajes” en este sector, pero que no será de inmediato, porque aún están en etapa de contratación de nuevo personal y en proceso de elaboración de un nuevo plan de restricción y control vehiculares.

“Tenemos hasta la fecha 220 guardias contratados y debemos llegar a los 300, estamos aún en ese proceso”, explicó.

Pasan clases en la sede del barrio

Miguel Rivas

Los alumnos de los niveles 4° y 5° de primaria de la unidad educativa Playa Verde, en la zona del mismo nombre, pasan clases en el salón de la sede social del barrio, porque los padres de familia están en plena construcción de las aulas del establecimiento.

El presidente de la zona, Pastor Callata, explicó que el colegio comenzó a funcionar el año pasado desde inicial hasta 2° de primaria; este año se incorporaron los cursos hasta 5° de primaria, pero solamente cuentan con dos aulas, por lo que dos niveles pasan en un mismo ambiente.

Los profesores Eddy Quispe y Orlando Ochoa dan clases sin remuneración alguna y piden que las autoridades den ítems al colegio para que los alumnos tengan más posibilidades de aprendizaje.

“Yo lo hago con mucho cariño. Pasar en la sede es incómodo más para los estudiantes que para mí, y como estamos dos cursos juntos a veces unos distraen a otros, y las mismas condiciones de la infraestructura no permiten que ellos aprendan”, dijo Quispe.

El colegio, que se halla a media cuadra de la sede, no cuenta con muro perimetral y esto provoca inseguridad para padres de familia, profesores y alumnos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia