Ciudades

La mazamorra castiga otra vez a Callapa; hay 6 casas afectadas

Causa. El vertido de escombros en el río causó la desgracia, dicen vecinos y Alcaldía

Solitaria. La anciana Justina dormía aquí, cuando el barro perforó su casa el jueves.

Solitaria. La anciana Justina dormía aquí, cuando el barro perforó su casa el jueves. Alejandra Rocabado.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

01:38 / 31 de octubre de 2015

Wilma Mamani perdió su casa en 2011 y luego de cuatro años pudo ahorrar algo de dinero para construir su nueva morada en el Sector 3 de Callapa, pero el jueves una mazamorra hizo pedazos sus sueños, pues inundó su cuarto prefabricado y tumbó la obra. Otros cinco inmuebles están dañados.

Los fantasmas del megadeslizamiento  volvieron a la zona tras la intensa lluvia que cayó el jueves sobre la ciudad, en especial en Callapa. “Estaba con cinco niños, porque mi esposo y mi papá fueron a hacer pan al horno. Cuando a eso de las 11 de la noche la mazamorra nos atacó”, contó Wilma, que pese a llevar un embarazo de seis meses sacó del lugar a los niños para ponerlos a salvo en un camión. 

Dos horas después y a unos 200 metros de la vivienda prefabricada donde vivía Wilma, la anciana Justina Villacuti, de 79 años, saltó de su colchón de paja, cuando el agua y el lodo perforaron su precaria casa. “Todo está bajo el barro, el cuarto ha quedado con un hueco y ahora no sé dónde voy a dormir. Yo solamente era cuidadora de este terreno”, dijo la mujer, que ayer pretendía viajar a Sapahaqui, donde viven sus familiares.

ESCOMBROS. A media mañana, el secretario municipal de Gestión Integral de Riesgos (Semgir), Vladimir Toro, informó que la cuenca del río Canchispata trajo una mazamorra con unos 280 cubos de material, inundando y dañando los muros de cuatro viviendas.  “Hay que aclarar que la mazamorra ha sido generada por causa de los vecinos de la parte alta que lucran con este tema. Y éstos (los escombros) han llegado en forma de mazamorra  a la parte baja”, explicó.

De acuerdo con Semgir, tres casas en el cauce final del río y otra cerca de la cancha sufrieron daños, empero, La Razón pudo constatar en el lugar que en realidad son seis los inmuebles afectados, además de la Unidad Educativa de Callapa, donde entró agua. Hasta el mediodía de ayer, maquinaria de la municipalidad sacaba el material y la limpieza estaba en un 60%. De esa forma, no se tenía prevista la evacuación de ninguna familia, según indicó el secretario municipal.

La desgracia se ensañó otra vez con esta zona ubicada en la parte inferior de Valle de las Flores. El sitio que es atravesado por tres ríos: Chullunkani y Jankopampa, que están embovedados; y el Canchispata, por el que bajó la mazamorra.

Néstor Mamani, dirigente vecinal, apuntó a malos vecinos que permiten que por las noches grandes volquetas descarguen material de construcción en la cabecera del Canchispata, que después se convierte en una amenaza. “Pedimos que la Alcaldía mejore la estructura vial de la zona y que haga cunetas, porque la temporada de lluvias recién está empezando”, precisó.

Ayer, Wilma Mamani y sus familiares aún sacaban el barro del módulo prefabricado donde vivían tras el megadeslizamiento de 2011. Mientras que Justina Villacuti también intentaba recuperar algunos enseres. A unos metros de la casa, las familias Candia y  Reaza evaluaban los daños que el agua provocó en sus viviendas. “La Alcaldía está limpiando el material y dijeron que pondrán gaviones defensivos”, dijo Iver Reaza.

Tres cuadras más abajo, en la parte final del río Canchispata, Gregorio Blanco, que cuidaba un terreno, no sabía dónde iba a dormir. El río dañó severamente la habitación en la que vivía. “La mazamorra vino hasta con llantas, pedazos de ladrillo e incluso cerámica”, contó el hombre cuya casa está a unos cinco metros del lecho del río. Lo que no está permitido por la Alcaldía.  El fenómeno dañó también las paredes de otras dos viviendas en ese sector. En esa zona, el minibús de Germán Mamani, que circulaba por la noche, quedó atrapado en el lodo, pero al final fue rescatado.

Llegaron las lluvias

Intensidad

La lluvia del jueves y las primeras horas de ayer afectaron 12 puntos de la ciudad; según Toro,  el lugar con mayor afectación fue Callapa.

Protección

La Alcaldía invirtió Bs 19 MM en el embovedado del río Jankopampa y Bs 30 MM en Chullunkani. El río Canchispata, que causó la mazamorra, no está embovedado, pero tiene obras preventivas.

El 15 de noviembre se declarará la alerta naranja

La alerta naranja para el municipio de La Paz se activará desde el 15 de noviembre, según anunció ayer el secretario municipal de Gestión Integral de Riesgos (Semgir), Vladimir Toro.  El nivel naranja se refiere a que el riesgo es importante, porque conlleva fenómenos climatológicos no habituales y con cierto grado de peligro. El nivel rojo es riesgo máximo. “Desde noviembre activaremos la alerta naranja. Ahora estamos en la etapa de prevención, pero después entramos en emergencia”, explicó.

En la actualidad, cuadrillas de emergencia trabajan las 24 horas, pero desde el 15 se activará el Comité Operativo de Emergencias (COE). Toro confirmó ayer, tras la mazamorra que se registró en Callapa, que llegó la época de lluvias. “En octubre tenemos 22 milímetros de agua, más bien se ha retrasado, pero según informes oficiales, El Niño (fenómeno climatológico) está llegando con fuerza”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia