Ciudades

Rescatan a un pescador que estuvo 5 días varado

Alarma. Es un uru que encalló en el lago Poopó.

Tratamiento. Eulogio Ríos Choque, postrado luego del naufragio. Foto: Juan Mejía

Tratamiento. Eulogio Ríos Choque, postrado luego del naufragio. Foto: Juan Mejía

La Razón (Edición Impresa) / Juan Mejía / Oruro

05:49 / 11 de febrero de 2015

Eulogio Ríos Choque, un pescador del pueblo Uru de Llapallapani de Oruro, fue rescatado ayer con un helicóptero del medio del lago Poopó, luego de cinco días de haber estado atrapado en el lodo, sin alimentos y sin agua.

“Ingresé al lago el jueves a las 11.00 para pescar algo y tener dinero para mis hijos, porque necesitan zapatitos, cuadernos y comida, pero no pesqué nada porque ya no hay peces en el lago y me quedé detenido cinco días, mi barco se ha entrado al lodo”, narró Choque, un hombre de 44 años.

Él fue rescatado a las 11.00 de ayer por los bomberos con ayuda de un helicóptero.

“Pensé que me iba a morir, tenía pena por mi hijitos”, comentó a La Razón desde una cama del hospital San Juan de Dios, adonde fue llevado por los bomberos para su recuperación.

“Los doctores me han dicho que estoy deshidratado y quemado por el sol, será porque no he comido nada desde el viernes ni he tomado agua”, agregó.

A bordo de una embarcación de unos seis metros, hecha de calaminas y madera, Ríos salió desde Tajña a recoger sus herramientas. Debió regresar por el mismo trayecto para evitar problemas, sin embargo decidió tomar un atajo para salir directo a Llapallapani, pero no lo logró porque al medio del río “el agua se ha acabado”, relató el náufrago.

El bote se quedó trabado en el fango. Intentó salir por sus propios medios cargando sus herramientas en una batea, pero la salinidad del fango le dañó los pies. Se quedó estancado hasta ayer.

Luego de ser rescatado, dijo que las familias del pueblo Uru ya no saben qué hacer porque, como no hay peces en el lago, no saben cómo mantener a sus hijos. “Somos pescadores pero jornaleamos cortando alfalfa o fumigando quinua para ganar unos pesos, pero no nos alcanza. Yo tengo siete hijos y, lo peor, mi bicicleta se ha quedado en el barco”, afirmó.

La esposa que le acompaña en el hospital, Lidia Cepeda (31), dijo que gracias a una llamada a su celular se ha rescatado a su esposo. “No hay trabajo, sobrevivimos cazando conejos, lagartos, no tenemos ayuda, nos han olvidado”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia