Ciudades

Rieles del tren desaparecen gradualmente en El Alto

Al ingreso a El Alto, por la avenida Ballivián, los fierros no son visibles, están enterrados

Trayecto de la línea férrea en El Alto de norte a sur

Trayecto de la línea férrea en El Alto de norte a sur

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

00:00 / 14 de septiembre de 2014

La línea del ferrocarril que cruza El Alto desaparece poco a poco. La gente se roba los rieles o los usa para colocar sus tarimas con mercaderías, o simplemente están enterrados. Enfe señala que todas estas acciones son ilegales y prepara demandas penales.

En el primer tramo de los rieles en El Alto no quedan vestigios de éstos. En el sector de los yatiris, que está a un costado de la avenida anexo Naciones Unidas, no se ve la línea del tren, sino un camino de tierra.

Vecinos comentaron que ésta fue enterrada y otros señalan que fue extraída. Lo cierto es que el hierro que antes conducía a los vagones ya no está más, en una extensión de unos 500 metros lineales, hasta la plaza Ballivián.

En esta área, en el cruce de las vías aparecen los rieles, sobre los cuales cruzan motorizados y camina la gente. Los niños juegan encima tratando de mantener el equilibrio.

En el segundo tramo, en la avenida Panorámica Norte, los carriles están intactos e incluso dividen la carretera asfaltada. Se encuentran a un metro de altura respecto a la calzada.

En este sector llama la atención, sin embargo, que varios de los negocios de herrería exhiben rieles entre sus fierros. Sus dueños aseguraron que las adquirieron de la feria 16 de Julio, donde se venden por metros.

Se ven las vías en un tramo de 800 metros, al cabo de los cuales vuelven a desaparecer. Vecinos señalaron que los comerciantes les echaron tierra para asentarse encima y ofrecer sus productos durante las jornadas de feria, jueves y domingo.

Cuando La Razón estuvo por allí, dos tractores y dos volquetas hacían trabajos de limpieza en el sector donde no se ven los fierros. Vendedores aseguraron que yacen bajo tierra, pues nunca los retiraron.

En este segundo tramo también se encontraba la estación del tren, justo al frente de donde está instalada la terminal de la Línea Roja del teleférico. Pero por allí no se ve nada. Vecinos señalaron que el edificio fue demolido hace tiempo.

En su lugar, ahora se ven viviendas variopintas. Propietarios indicaron que las adquirieron de forma legal. Sin embargo, la presidenta ejecutiva interina de la Empresa Nacional de Ferrocarriles (Enfe), Mirtha Rojas, dijo lo contrario. Sentenció que allí hay un asentamiento ilegal.  

El curso del tren desapareció hasta antes de llegar al Multifuncional de la Ceja. Surge nuevamente en el puente del tren, al lado de este recinto deportivo. Ahora es usado por peatones y vehículos para empalmar la avenida Naciones Unidas con la Panorámica Norte.

Pero no solo es un paso, sino también un mingitorio al aire libre. Es empleado como baño público. El agua, el lodo y el olor a orín son frecuentes. Transeúntes que conversaron con La Razón exigieron una intervención de las autoridades municipales.

El curso de la línea del tren continúa paralelo a las Naciones Unidas hasta el inicio del distribuidor vial de la Ceja. Aproximadamente 150 metros de este curso están protegidos por una malla olímpica sostenida en palos.

Paralelo a este tramo, la Alcaldía inició la semana pasada los trabajos para remozar el atrio del Multifuncional, pero no tiene previsto tocar el curso del tren.

En la intersección con la Naciones Unidas, los rieles están semicubiertos con asfalto para permitir el paso de los automóviles.

Al frente, en el tercer tramo, los fierros continúan por lo que ahora se conoce como Panorámica Sur. En esta vía también se encuentran asentados los yatiris, en una larga hilera de quioscos, principalmente azules, con sahumerios en sus puertas. 

Los rieles están detrás de los quioscos de los curanderos, en una extensión de unos 400 metros. Estos anaqueles no ocupan el espacio del curso del tren.

Al acabar los 400 metros, la ruta de los vagones ingresa a la avenida Panorámica Sur y queda en medio de ella. Actualmente, el gobierno local realiza el asfaltado de cerca de 500 metros lineales de esta avenida.

Aunque la obra quedó paralizada hace más de 20 días, precisamente por los vestigios del tren. La empresa constructora Diseño, Arquitectura, Presupuesto y Construcción  (Daprec) quiere retirar los fierros y las maderas que los sostienen, pero todavía no cuenta con autorización.

El secretario municipal de Infraestructura Pública de la Alcaldía, Salim Yapur, sostuvo que los rieles deben ser retirados, pero esto aún no fue definido. “Lo mejor para la ejecución de la vía es sacar los rieles del tren”.

Antes de llegar a este sitio, detrás de las casetas de los brujos existe como un desvío del tren, pero sin rieles. Lo que sí se observa, en medio de las viviendas, es un vagón antiguo que quedó atrapado por las construcciones.

“Somos adjudicatarios de Enfe. El terreno es nuestro y nos pertenece. Desconocemos por qué al vagón no lo sacaron”, explicó a La Razón una de las vecinas consultadas sobre ese coche.

“No podemos retirar el vagón porque sería afirmar que los terrenos avasallados no le pertenecen a Enfe”, agregó Rojas.

En el quinto tramo, el curso del tren corre en medio de la avenida Arica. En el trayecto, los motorizados cruzan los fierros para pasar de un costado a otro de la vía, que se encuentra adoquinada en un tramo, pero en otros, no.

En este sector no existen asentamientos encima de esta ruta.

Más allá, las antiguas rieles del ferrocarril cruzan la carretera La Paz-Oruro, a un costado del cuartel Ingavi, y prosiguen su trayecto por el sector donde se estacionan los camiones de alto tonelaje que ofrecen sus servicios de transporte de carga.

Por allí, el curso de los vagones tampoco está invadido, sepultado, retirado u ocultado, sino que luce como en antaño.

Enfe impulsa procesos legales por su patrimonio

La Empresa Nacional de Ferrocarriles (Enfe) lleva a cabo procesos legales para rescatar parte de sus bienes o llegar a un acuerdo por la pérdida de éstos.

La presidenta ejecutiva interina de Enfe, Mirtha Rojas, aseguró que el recojo de los rieles fue realizado de forma arbitraria. “Por ese motivo hemos iniciado un proceso judicial, pretendemos llegar al resarcimiento de los daños”, señaló, al referirse a las obras de pavimentación llevadas a cabo en la avenida Panorámica Norte.

Detalló que los fierros que fueron quitados sin permiso en esta amplia avenida están almacenados en la Estación Central de Trenes de La Paz.

Aparte, indicó que se pretende recuperar, económicamente, los predios de la estatal ferroviaria, que ahora están ocupados por vecinos que construyeron viviendas.

Al frente de la estación de la Línea Roja del teleférico, en El Alto, estaba edificada la estación de trenes de esta ciudad. En 2008 fue demolida y el entonces alcalde Fanor Nava permitió asentamientos y construcciones, según la explicación de Rojas.

La Razón consultó a vecinos sobre la presencia del vagón de la zona. Ellos dijeron que son adjudicatarios directos de la empresa Enfe.

Pero Rojas aclaró que la construcción de viviendas no estaba autorizada.

En el sector de la avenida Panorámica Sur, detrás de las casetas de los yatiris, también existen predios de Enfe que fueron ocupados de manera ilegal por los actuales vecinos. Por eso Enfe dejó allí un vagón en medio de las moradas.

“Lo que queremos es que se pague por el terreno que adquirieron, no pretendemos sacarlos, pero sí que se pague lo que es justo a la empresa”, agregó,Rojas anunció  que los procesos penales están en curso, aunque no quiso brindar detalles de los avances de las demandas penales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia