Ciudades

Casa en ruinas en San Pedro pone en peligro a 6 viviendas

Acción. La Subalcaldía Cotahuma notificó a los dueños el jueves

Peligro. La casa en ruinas (arriba) es sostenida por puntales.

Peligro. La casa en ruinas (arriba) es sostenida por puntales. Ángel Illanes.

La Razón (Edición Impresa) / Kattya Valdes / La Paz

03:34 / 12 de septiembre de 2015

“En tiempo de lluvias caen piedras, cae tierra y da miedo, porque esta casa está al aire. ¿Por qué la Alcaldía no notifica a los dueños para que pongan gaviones o hagan trabajar de una vez esa casa?”, cuestiona Delfina Ortuño, quien vive al frente.

Lo que queda del inmueble sostenido por puntales de madera se alza peligrosamente sobre la calle Antonio Paredes Candia, del barrio de San Pedro, en La Paz. Seis moradas aledañas pueden resultar afectadas si aquélla colapsa.  

“En tiempo de lluvias tengo que dejar mi hogar, y le pido a mi hermana que me aloje, porque tengo mucho miedo de que las piedras que caen de este cerro entren a mi casa”, relata la vecina. La Razón visitó el lugar el jueves. Sobre la loma frente al garaje Romero,  se ve lo que queda del inmueble que se mantiene sin cimientos por la erosión de la tierra.

El problema no es reciente, tiene algo más de diez años, recuerda Ortuño, quien dice que vive en esta calle al menos 50 años.  Sin embargo, con el paso del tiempo la vivienda ha perdido la fachada. Un gran hueco deja ver su interior.

Demolición. Cristóbal Pérez, tiene un pequeño taller donde arregla artefactos eléctricos desde hace cinco años. Él considera que la Alcaldía tendría que hacer que echen abajo lo que quedó en pie.  “Es un peligro latente, en tiempo de lluvia harto barro cae, las aguas están (abriendo más canales) en el cerro. A los dueños de la construcción que están levantando arriba, tendrían que pedirles demolerla”, agrega.

Consultado sobre estas demandas, el secretario municipal de Gestión Integral de Riesgos (Semgir), Vladimir Toro, deja en claro que la Alcaldía “no tiene tuición en construcciones privadas”, y que solo interviene cuando hay “riesgo de deslizamiento” y si el sector fuera geológicamente activo. “Intervenimos cuando existe la inminencia de un colapso, pero por intermedio de las subalcaldías se hace notificar a los dueños de las viviendas en cuestión y se hace un proceso técnico-administrativo”.

Este medio consultó a la arquitecta Margot Cuentas, jefa de Fiscalización del Macrodistrito de Cotahuma, si se había notificado a los dueños de la morada en ruinas para que procedan a su demolición controlada. La funcionaria respondió que les entregaron el documento el mismo día en que La Razón visitó la zona. “Se ha notificado a los propietarios de esa vivienda para que se presenten el lunes, esperamos que lo hagan”, asevera.

También se dejó notificaciones a los propietarios de los seis inmuebles que están en la parte alta del farallón. A ellos se les solicitó que observen si hay rajaduras en sus casas, para que las den a conocer también el lunes.  “Esta es solamente una medida preventiva, porque hasta el momento no hay ningún problema, ningún deslizamiento, ya que realizamos la fiscalización el jueves”, aclara la funcionaria edil.

El miércoles 9 de septiembre, tres edificaciones se vieron afectadas en el callejón Calatayud, Macrodistrito Max Paredes, luego de que las excavaciones que efectuaba una empresa para erigir un edificio ocasionara el colapso de las graderías de dicho pasaje y rajaduras a las viviendas citadas.

Conflicto. Pero la vivienda que se alza sobre los pilotes no es el único problema. En el pasaje Arturo Costa de la Torre, excalle Yacuma, hay dos obras en ejecución que están frente a frente.  Amalia F., una ciudadana que dice que vive allí desde que nació, sostiene que una de ellas está dañando su domicilio. En el terreno apareció una grieta.

“Esta casa era de mis abuelos, de mis papás, y ahora es nuestra. Nosotros hemos reclamado a la Alcaldía para que no construyan esta obra, pero igual nomás la han levantado y estaba prohibido, tenemos los documentos que prohíben que se construya aquí”.

El 28 de mayo de 1998, la Unidad de Fiscalización Territorial del Gobierno Municipal de La Paz instruyó, mediante el memorándum 236/98, al señor Dieter M. A —propietario del predio donde se erige la edificación— “paralizar inmediatamente las obras que viene realizando, hasta presentar garantías de seguridad en la construcción y se tomen las medidas necesarias para no afectar las viviendas aledañas”.

Dieter M. A. dice que, efectivamente, tuvo un accidente en la obra ese año, razón por la cual le obligaron a paralizar los trabajos, aunque ahora tiene todos sus documentos al día.  “Tengo —agrega el entrevistado— todos los planos aprobados y presenté todos los papeles a la Unidad de Fiscalización. No hay riesgo de que la construcción afecte a las viviendas vecinas, porque desde hace 18 años que (el área) está consolidada. Lo único que estamos haciendo es continuar con la parte de arriba”.

Vecinos, molestos con la alcaldía

Felipe Cuentas, vecino de San Pedro

Es un peligro incluso caminar por esta calle (Antonio Paredes Candia), porque cualquier rato pueden caer piedras de este cerro o hasta puede caer esa casa vieja. Las autoridades no hacen nada.

María Luisa Saldaña, vecina de San Pedro

Los antisociales vienen a prender fuego a los arbustos en este cerro en las noches, es un peligro. Además, cuando llueve da miedo, caen muchas piedras, deberían levantar gaviones aquí.

Magdalena Alanes, vecina de San Pedro

La Alcaldía no hace nada, como siempre deben estar esperando que se caiga la casa y que haya destrozos para aparecer. Ya deberían notificar a los dueños para que empiecen a demoler esa casa.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia